sábado 24 de julio de 2021
Cielo claro 24ºc | Posadas

Se pidió que un testigo sea investigado por falso testimonio

Caso Madeiros: tras una jornada con pocas certezas, hoy habrá sentencia

El Tribunal Penal Uno de Eldorado dará a conocer hoy el veredicto por el homicidio de Leandro Madeiros (19), asesinado en 2014 en Iguazú. Ayer declararon cuatro personas

jueves 17 de junio de 2021 | 6:03hs.
Caso Madeiros: tras una jornada con pocas certezas, hoy habrá sentencia
La defensa marcó las contradicciones de Sergio Da Silva. Fotos: Matías Bordón
La defensa marcó las contradicciones de Sergio Da Silva. Fotos: Matías Bordón

El juicio por el asesinato de Leandro Madeiros (19) en Puerto Iguazú entra hoy en su etapa definitoria y se espera que luego de la declaración de los últimos testigos y los alegatos de las partes se conozca la sentencia por parte del Tribunal.

Como viene informando este medio, el joven fue asesinado de un disparo en enero de 2014 en el barrio 2.000 Hectáreas. En el lugar se vivió una supuesta disputa por terrenos intrusados.

En la víspera declararon cuatro testigos, una de ellas llevada por la fuerza pública ante los estrados, ya que no había comparecido el lunes. También lo hizo el hermano de la víctima, aunque ninguno aportó datos de relevancia. 

A lo largo del debate ninguno de los comparecientes brindó certezas sobre la secuencia que acabo con la vida de la víctima, sobre todo nadie pudo señalar directamente a los acusados. Incluso el arma nunca pudo ser hallada en la pesquisa.

Es que el contexto era totalmente adverso, ya que la mencionada disputa se desarrolló en un descampado, de noche y sin luz artificial, puesto que en el lugar no había conexión eléctrica. Las partes insistieron en esta cuestión y los testigos entraron incongruencias, olvidos y variaciones respecto a sus declaraciones en otras instancias del proceso.  

La primera en declarar fue una mujer llamada Hilda Leguizamón, quien contó que estuvo en el lugar por la invitación de un hombre a la toma de terrenos. Señaló que se mantuvo allí entre cuatro o cinco días, hasta que “vinieron 40 patoteros a explotarnos a nosotros”.

Estas personas, aseguró, llevaban “bombas caseras”, refiriéndose al parecer a bombas molotov.

Sin embargo, después de eso no pudo aportar mayores precisiones. En este sentido la defensa de uno de los acusados marcó que en sede policial la mujer había dicho que en el lugar había un reflector, pero ayer la testigo afirmó que no había nada que ilumine.

Finalmente la mujer dijo que en sede policial mintió, remarcando que no sabe leer ni escribir y que cuando le leyeron su declaración no entendió nada. “Este testimonio me parece inconducente”, remató el defensor. 

Luego llegó el turno de Sergio Madeiros, hermano de la víctima, quien también puntualizó su relató en la llegada de la presunta patota que sacó a los usurpadores del lugar. El hombre describió que el grupo tenía un reflector que hacía que ellos no podían verlos, narró que empezaron los disparos y que en determinado momento vio cómo cayó al piso su hermano. Luego lo asistieron y llevaron al hospital en moto. “Yo le dije que paren -de disparar - por favor y cuando vieron que cayó, pararon”, añadió el hombre. 

Con el correr de su declaración las partes marcaron algunas contradicciones en su testimonios con respecto a lo que había declarado en sede judicial. El testigo fue consultado si conocía a los acusados y si los había visto disparar, portar un machete o un palo, expresando que sí los conocía y que no los había visto portar un arma.

También declaró un amigo de la víctima, llamado Sergio Da Silva. El joven  fue en quien más contradicciones entró, al punto que la defensa pidió que se lo investigue por falso testimonio. Puntualmente se remarcó que dio tres versiones diferentes del hecho, una ante la Policía, otra ante el juez la otra en la víspera, ante el Tribunal.

Los magistrados estuvieron de acuerdo y remitirán los elementos a la fiscalía en turno. De esta manera será el titular quien defina si están dados los elementos para iniciar una investigación por el delito que contempla penas de un mes a cuatro años.

El debate tiene sentados en el banquillo de los acusados a Ángel Ruiz Díaz y Fernando Martiñuk, ambos como coautores de homicidio simple, figura que contempla penas que van desde los 8 a los 25 años de prisión. Ambos llegaron a esta instancia en libertad, ya que en su momento fueron beneficiados con un auto de soltura dispuesto por el ex juez Juan Pablo Fernández Rissi, a cargo en aquel entonces del Juzgado de Instrucción Tres de Puerto Iguazú.

El tribunal que hoy podría dar a conocer su veredicto está compuesto por los magistrados Atilio León -presidente-, Lyda Gallardo y Eduardo Javier Jourdan. En representación del Ministerio Público Fiscal, en tanto, se encuentra el fiscal de Puerto Iguazú, Horacio Paniagua, debido a que Federico Rodríguez no compartía el requerimiento de elevación a juicio. 

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias