miércoles 23 de junio de 2021
Lluvia ligera 22ºc | Posadas

Emprendedor de Oberá

Por la pandemia empezó a vender pan casero y gana más que tarefeando

“Lo más lindo es cuando la gente te vuelve a comprar porque le gusta el pan”, comentó Gabriel Cabral, padre de siete hijos. Vende 25 unidades por día en un semáforo

viernes 11 de junio de 2021 | 15:37hs.
Por la pandemia empezó a vender pan casero y gana más que tarefeando
Gabriel Cabral vende los panes que elabora su esposa en uno de los semáforos de las calles céntricas de Oberá. / Foto: Daniel Villamea
Gabriel Cabral vende los panes que elabora su esposa en uno de los semáforos de las calles céntricas de Oberá. / Foto: Daniel Villamea

El semáforo de avenida Sarmiento, frente al monumento del Cincuentenario, da rojo y Gabriel Cabral (35) emprende el enésimo recorrido de la mañana ofreciendo pan casero entre los autos, el trabajo que se inventó en pandemia para alimentar a su familia.

Y le va muy bien y está contento, al punto que reconoció que gana más que en la tarefa, oficio que domina desde que era un niño.

“Gracias a Dios a la gente le gusta el pan que hace mi señora y con esto vamos tirando. Hasta el año pasado trabajaba con un contratista de yerba, pero con los compañeros le hicimos un reclamo, él se molestó y nos echó a todos. Entonces tuve que buscar algo para hacer y empezamos con el pan casero. Primero para probar, pero nos fue bien y seguimos”, precisó Cabral.

Su familia reside en el barrio Sapucay de Oberá y se completa con siete hijos, todos menores. Incluso, a partir del ejemplo de este emprendedor otras familias del barrio también empezaron a vender pan casero.

En diálogo con El Territorio, Cabral precisó que “mi señora hace 25 panes por día y vendemos todos, la mitad de mañana y el resto a la tarde. Ella hace y yo vendo a 130 pesos cada uno. De ahí descuento los gastos y nos queda para vivir. Con esto estoy ganando mejor que en la tarefa”.

Además de la calidad y la presentación del producto, Cabral se destaca por el respeto con que afronta su tarea cotidiana.

“Lo más lindo es cuando la gente te vuelve a comprar porque le gusta el pan. Muchos compran para ayudarte, pero prueban y les gusta. Aparte no es por nada, pero sale rico”, remarcó con una sonrisa y volvió a su faena.

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias