sábado 19 de junio de 2021
Nubes 10.7ºc | Posadas

Chico ventana también quisiera tener un submarino

Una película hipnótica

En entrevista con Télam, el realizador uruguayo Alex Piperno habló sobre su ópera prima en cine, la historia de un chico que encuentra una puerta en un barco en la Patagonia y terminará uniendo tres mundos tan distantes como diferentes

viernes 11 de junio de 2021 | 6:00hs.
Una película hipnótica

Chico ventana ahora quisiera ser submarino, ópera prima de Alex Piperno que se estrenó anoche en salas y en Cine.ar Play, trae una hipnótica historia de fantasía en la que, a través de una puerta en un barco, se puede acceder a diferentes lugares del mundo.

“En el origen de la película estaba la sensación de que el barco que une a Montevideo y Buenos Aires - ciudad en donde vivo hace más de 15 años - podía unir infinitos mundos por vías fantásticas. Si podía conectar la vida que dejaba en Uruguay y la vida que empezaba en Argentina, ¿Por qué no podría unir cualquier otra cosa?”, dijo el realizador.

Chico es un marinero que trabaja limpiando un crucero en la Patagonia. Inmerso en el sopor y tedio del trabajo, sueña con escapar de allí mientras mira las montañas, los glaciares, los lagos y a los turistas disfrutando de lo que él solo puede mirar. Hasta que descubre una puerta oculta en el barco que lo deposita en el departamento de una chica.Esta chica vive del trabajo a la casa y de la casa al trabajo. El único placer que parece darse es el de una copa de vino, en soledad, mientras mira televisión. El cruce de ambos más que sorprenderla, le da cierto regocijo.

En Filipinas, a su vez, un grupo de campesinos encuentra una caseta perdida en medio de la montaña. A pesar de que parece ser una construcción vieja, ninguna recuerda haberla visto. Tras varias noches de guardia en su vigilancia, invocan espíritus, cuyos mensajes no son muy positivos.

Los tres mundos terminan por converger en un mismo punto, uniendo los personajes de este proyecto que comenzó en 2011 y que llegó a reunir fondos y apoyos de Argentina, Uruguay, Brasil, Países Bajos y Filipinas.

“Los fondos se fueron devaluando en algunos casos por arriba del 70 por ciento. La película pudo concretarse con el ingreso de la productora filipina Armi Rae Cacanindin (Cinematografica) al equipo de coproducción y con un esfuerzo muy importante en tiempo y dinero de todas las compañías productoras, a las cuales les estoy eternamente agradecido”, señaló Piperno.

¿Cómo fue el rodaje en tres lugares tan distantes?

El hecho de filmar en lugares radicalmente distintos entre sí resulta estimulante porque todo el tiempo me mantiene en una situación de atención y de novedad. Siempre estamos empezando, siempre no sabemos cómo se filma ese lugar. Y a la vez todos forman parte de un mismo lugar en la película y hay que tratarlos de la misma forma como si fueran hermanos. Las tensiones de los encuadres tienen que funcionar parecido. Desde el principio estaba claro que la segunda parte del filme ocurriría en las antípodas de donde se encontraba el barco y que sería un escenario rural, porque me interesaba que los personajes estuvieran por afuera de la lógica capitalista del crucero y de la ciudad.

¿Por qué elegiste que los personajes casi ni dialoguen y se maneje todo en torno al silencio?

En algún punto creo que se trata, más que de una elección, de una posibilidad. Uno se acerca a sus materiales como puede y lo que la película termina siendo es la consecuencia de esos encuentros. En el cine prefiero el silencio al bullicio, me gustan los personajes que no saben qué hacer y que se avergüenzan de sí mismos y son empujados por las circunstancias. Odio la idea del trabajo y me conmueve la función poética del lenguaje, es decir, la impertinencia, el humor, la sorpresa, las diagonales, los cuadros dentro del cuadro. Todo eso hará aparecer un tipo de imagen en lugar de otro, un tipo de tono en lugar de otro.

¿Cuánto creés que la soledad puede impulsar a dar pasos hacia lo desconocido?

La soledad de la que yo puedo dar cuenta tiene que ver con el tedio y con la búsqueda desesperada de la novedad. Siempre en tensión con un afuera, nunca adentro de un pozo. Si me siento solo me aburro y si me aburro intento prolongarme en libros o en películas o en cualquier otra cosa, o bien celebro el quiebre del tiempo ordinario y tomo caminos que solo en el tiempo denso de la soledad se hacen visibles. Allí sí la soledad puede impulsar a uno a dar pasos hacia lo desconocido.

Quedó una puerta abierta para una segunda parte del filme...

 Ya bastante tiempo me llevó la película como para que encima quiera hacer una segunda parte. Lo que sí no puedo evitar es darme cuenta que necesito incluir derivas fantásticas en la escritura, ligadas a la construcción de espacios imposibles y documentales a la vez. Algo de eso viene apareciendo en el desarrollo de la siguiente película, que lleva como título “Astarsa” y en la que el dispositivo fantástico se centra en el planeta nave psíquica que da título al filme. 

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias