domingo 13 de junio de 2021
Cielo claro 20.7ºc | Posadas

Resaltan el progreso logrado con la comercialización de productos

domingo 30 de mayo de 2021 | 6:04hs.
Resaltan el progreso logrado con la comercialización de productos
Luisa y Waldemar venden sus productos en la feria. Foto: Carina Martínez
Luisa y Waldemar venden sus productos en la feria. Foto: Carina Martínez

En los últimos años, una de las fuertes tendencias agrícolas que se empezó a observar tiene que ver con la diversificación de las chacras.

Se trata de una alternativa que trae consigo un mayor esfuerzo, dedicación e inversión, y que obliga también a las familias a organizarse a fin de llevar adelante varios proyectos productivos en simultáneo.

De hecho, muchas familias ven los frutos de ese esfuerzo en la implementación de maquinarias, cuentas al día y hasta algunos gustos, mediante la renta obtenida de la diversificación de cultivos.

Esta diversificación productiva se divide básicamente en tres tipos de prácticas agrícolas: cultivos perennes como la yerba mate y el té, cultivos anuales y cría de ganado, aves y cerdo como así también apicultura y piscicultura, todos emplazados en una misma chacra.

Pensar en lo que representa para un colono dividirse para llevar adelante tareas tan distintas en el mismo día, pareciera ser algo hasta imposible, más cuando en muchas de las alternativas el trabajo es manual; sin embargo, los productores saben organizarse a fin de lograr los mejores resultados.

“Hay días que no sobra tiempo para nada, voy de la cocina al vivero y así. Es mucho el trabajo pero la satisfacción de vivir hace más de 40 años en este lugar y disfrutar cada progreso alcanzado, no tiene precio”, contó el matrimonio conformado por Waldemar de Moraes Brites de 71 años y Luisa Pereyra de 64, haciendo referencia a la forzada labor diaria que se tiene en una chacra diversificada.

En este caso puntual, cuentan con diez hectáreas de yerba mate, cinco hectáreas de té, además de cría de ganado, aves, cerdo, cultivos anuales y el invernáculo donde cultivan las hortalizas, que junto a los demás productos, los comercializan una vez por semana en la feria de productos naturales.

“Nosotros durante 25 años sacábamos fiado la mercadería. Desde que sumamos la diversificación y comenzamos a comercializar nuestros productos en la feria, no sacamos más fiado. El ingreso no es para tirar manteca al techo, pero solventa muchos costos”, indicó Waldemar.

Al mismo  tiempo que manifestó: “La chacra lo es todo para nosotros, criamos a nuestros doce hijos, tres de ellos hoy son los que llevan adelante las labores más pesadas”.

Y seguidamente evaluó el impacto positivo que trajo esta diversificación de las actividades en la calidad de vida de toda la familia.

Tareas de todos los días

La familia hizo referencia a cada una de las tareas que deben realizar todos los años sucesivamente, así se trate de cultivos anuales o perennes, que requieren constante limpieza y cuidado del suelo.

 “En los yerbales limpiamos con motoguadañas y macheteadoras con tractores, el suelo lo cuidamos con subsoladores. En cuanto al té, la cosecha lo realizamos en familia así como la tarefa de la yerba”, explicó Waldemar.

Mientras que manifestó que “los cultivos anuales requieren preparación de los suelos con rastras y así la siembra y limpieza de las hortalizas, mandioca, maíz, eso todo es más manual con azadas”.

“Mi señora está más con la huerta y yo ayudo a los muchachos manejando el tractor porque a mi edad ya me cuesta hacer los trabajos pesados”, puntualizó Waldemar.

La motivación es seguir diversificando la chacra e incentivar a los jóvenes para que sientan mayor interés y apuesten a la agricultura.

La finalidad es además disminuir el éxodo de la zona rural.

Para ello, la familia de Waldemar  no se basa sólo en palabra. También constituye un claro ejemplo de quienes llegaron al lugar donde sólo había monte, y lograron hoy contar con un lote que es su propiedad. Tienen cultivos y animales diversos, servicios básicos -incluso internet inalámbrico - además de herramientas propias que ayudan al rendimiento y mejoran la situación laboral y económica.

Estas herramientas son fruto del sudor diario, de sol a sol, desafiando obstáculos como la escasez de agua, que en la agricultura juega un papel preponderante.

 En el mencionado ejemplo, la principal limitación tiene que ver con el acceso al agua, pues dependen de una vertiente cuyo caudal disminuye notablemente en los meses de sequía. Una situación que vivieron todo el año pasado, retrasando los cultivos de hortalizas.

A esa problemática frecuente, la familia le hace frente buscando el vital líquido de otros sitios en la misma chacra, por lo que uno de los proyectos pendientes es construir un reservorio de agua mediante una protección de vertiente.

“Es importante que los jóvenes puedan seguir en la chacra, ayudar a los padres, formarse para  mejorar las técnicas de producción porque la chacra es sinónimo de pan en la mesa todos los días”, reflexionó el matrimonio de productores conformado por  Waldemar y Luisa.

En tanto, resaltaron: “Nosotros sentimos un orgullo de lo que logramos, los años pesan no logrando vencer a las fuerzas, unión y amor que tenemos en la familia, por los beneficios que tenemos todos los días incentivamos a la diversificación, cuando un producto no vale el otro sí”. 

 

Nota relacinada

La diversificación productiva se erige como un distintivo cultural en Misiones

Productores destacan el esfuerzo y satisfacción del trabajo en la colonia

Apuesta a la granja para la producción y el turismo

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias