miércoles 23 de junio de 2021
Lluvia moderada 21ºc | Posadas

Ayer hubo procesión vehicular, misas y otras actividades

Volver a presenciar la fe en María de Fátima

Con protocolos especiales, se celebró en la Parroquia de Garupá una jornada de unión y devoción. El fin de la pandemia, salud y paz del mundo, los pedidos para este año

lunes 17 de mayo de 2021 | 6:00hs.
Volver a presenciar la fe en María de Fátima
Motos, autos y bicis fueron parte de la multitudinaria caravana que recorrió la costanera. Foto: Marcelo Rodríguez
Motos, autos y bicis fueron parte de la multitudinaria caravana que recorrió la costanera. Foto: Marcelo Rodríguez

Una vez más, la devoción en María de Fátima convocó a cientos de misioneros. Este año, la gran fiesta se vio nuevamente marcada por la pandemia, pero a diferencia del 2020, en el que la figura de la Virgen recorrió sola las calles y capillas de los barrios más cercanos a la parroquia, una multitudinaria caravana acompañó este año la celebración.

En motocicletas, bicicletas y autos, unidos y guiados en la fe de María Madre, la procesión vehicular salió de la Iglesia Catedral de Posadas. Por el camino, los vehículos se unían desde la calle San Martín, para descender por calle Polonia y recorrer la Costanera de la ciudad. A medida que los autos avanzaban –con alabanzas y cantos- más vehículos se iban sumando a la causa.

Como es tradición, la actividad fue transmitida y guiada por la Radio Tupa Mbaé, que marcó los primeros minutos de caravana y oración.

Con globos amarillos, banderas argentinas y papales, aplausos, balizas y cantos, la caravana de fieles devotos de María de Fátima llegó a la Parroquia homónima, en Garupá. Allí, otro numeroso grupo de vecinos aguardaba la procesión con aplausos y cantos de alabanza.

La emoción era doble: por un lado, la alegría de festejar la fe el Día de Nuestra Señora de Fátima –fecha que se conmemoró el pasado 13 de mayo, también con misas y celebraciones ese mismo día-. Y por otro, el regocijo de volver a reunirse de manera presencial en una jornada de alegría y espiritualidad.

bel
Al grito de ‘¡Viva María!’, la comunidad entera se unió en canto y oración con un pedido al unísono: “El fin de la pandemia y la salud del mundo”.

Los que no participaron de la caravana y esperaron a los peregrinos en la parroquia, ocuparon las primeras hileras de asiento. Allí estaba Teresa, de poco más de 70 años, quien fue a Fátima junto a su madre “para alabar juntas a María, para que nos ayude y nos siga dando mucha salud”, según contó, mientras su mamá bailaba y cantaba.

“Estamos muy contentas, el año pasado no pudimos venir porque no hubo muchas celebraciones y teníamos también mucho miedo de salir porque yo ya estoy grande y mamá también. Pero este año, a pesar de la pandemia, decidimos venir, confiadas en Dios y pidiendo la protección de María”, destacó Teresa junto a los suyos. “Estamos felices y bendecidas, hoy es un día de fiesta para todos”, agregó.

Al igual que ella, doña Elvira compartía la misma alegría. Al borde de las lágrimas y emocionada por participar de la Santa Misa, contó que se levantó muy temprano para rezar el Rosario y preparar su vestimenta para esta ocasión especial. “Vengo vestida de paisana porque soy bailarina y porque María me da las fuerzas necesarias para seguir bailando y levantarme todos los días. Ella me protege y bendice”, detalló la devota.

A su fe por la Virgen de Fátima se suma la de Mirtha y Alejandro, quienes participaron de la peregrinación vehicular y llegaron a Fátima en moto. “Venimos por amor a ella (Virgen María), por fe y devoción. Pedimos por la salud y la unión de la familia”, destacaron a este medio.

Por otra parte, entre quienes recibieron a la gran cantidad de peregrinos se encontraban Benjamín (14), Juanma (16) y Juani (17), servidores de la comunidad. “Yo vengo hoy a pedir por más servicio, soy monaguillo y vengo a pedirle a mamá María porque se termine la pandemia y que podamos seguir celebrando como comunidad”, detalló Benjamín. A su lado, Juan Manuel bailaba y alababa a Dios con canciones y alegría, pidiendo por su familia, mientras el otro amigo del grupo, Juani, se unía al pedido comunitario haciendo especial hincapié en la salud de su abuela. “Pido especialmente por ella, por la salud de mi abuelita”, resaltó.

Entre amigos, en pareja o en familia, todos se congregaron –luego de mucho tiempo- para celebrar una de las fechas más convocantes de la iglesia católica en Misiones.

“Venimos desde Candelaria, todos los años participamos. Pero este año llegamos a la casa de María en familia, para agradecer por la salud y por la vida. Traemos a nuestra Olivia, que viene por primera vez a Fátima”, detalló Paula, madre de la pequeña nacida hace tres meses y también de Bautista y Ezequiel, quien participó de la misa junto a su núcleo familiar.

Celebración y cuidados
En la Parroquia, se celebraron misas durante todo el día, además de otras actividades tradicionales como la novena previa, venta de comidas y más. La misa que más fieles congregó fue la que se celebró con los peregrinos.

Bajo el lema ‘Madre del Amor, danos un corazón fiel como el de San José’, el sacerdote Héctor Maldonado, junto al párroco Mario Selvan y otros religiosos de la comunidad, celebraron diferentes misas en acción de gracias, por los enfermos, por las vocaciones religiosas, por la paz en el mundo, la vida, la misericordia; y por los jóvenes.

“Nuestra madre María es fuerza y fe. En medio de la adversidad, de la incertidumbre, ella nos anima a caminar a su lado, nos acompaña para que juntos y unidos en la fe podamos seguir el camino de Dios”, detalló Maldonado.

“María siempre camina con su pueblo, Todos contemplamos la imagen de nuestra preciosa madre. Hoy (por ayer) celebramos la Santa Eucaristía en nuestra Parroquia, desde nuestras casas, desde el hospital, desde nuestros lugares de trabajo. Todos celebramos a María nuestra madre, le pedimos que el Covid-19 se vaya pronto. María, cuídanos y guíanos siempre hacia tu hijo Jesús”, agregó el sacerdote durante la celebración.

En el centro de espiritualidad, los trabajadores de la comunidad acondicionaron el predio de modo que las celebraciones se llevasen a cabo con todos los cuidados pertinentes al contexto sanitario actual. De ese modo, las misas fueron al aire libre, los peregrinos llegaron con barbijo, ocupando hileras valladas y marcadas para que respetar las distancias. Además, al ingreso al predio, voluntarios de la comunidad y efectivos de la Policía de Misiones realizaban la sanitización correspondiente y controlaban el cumplimiento de las medidas de bioseguridad.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias