sábado 15 de mayo de 2021
Cielo claro 12.6ºc | Posadas

Brenda (27) dio detalles del ataque que sufrió junto a su pareja el sábado en Alem

“Tuvo que pasar esto para que me crean, tuvo que sufrir mi novio”

Nicolás Burgos (24) permanece internado en grave estado luego de ser apuñalado por el ex de su novia. La joven ya había denunciado un intento de femicidio en 2019

miércoles 05 de mayo de 2021 | 5:15hs.
“Tuvo que pasar esto para que  me crean, tuvo que sufrir mi novio”

La vida de Nicolás Burgos (24) pende de un hilo. Está internado en el hospital Madariaga de Posadas en coma, con respirador artificial y serios daños internos a causa de las puñaladas que recibió en la espalda (al menos tres), el torso y el brazo. Los órganos no le responden y su corazón entró en paro en cuatro ocasiones, según reportaron los médicos que lo atienden a la familia.

El joven fue atacado en la casa de su novia Brenda (27), en Leandro N. Alem, el último sábado a la madrugada. El agresor es la ex pareja de la chica y, según las investigaciones, la verdadera destinataria de semejante saña. Incluso, la muchacha no sabe si va a recuperar el movimiento de una de sus manos, ya que en un intento de defender a su concubino también resultó herida.

Los hechos que avalan esta hipótesis de un intento de femicidio vinculado son muchos e incluso hay antecedentes que fueron publicados por este medio. En octubre del 2019 la muchacha brindó una entrevista a El Territorio luego de denunciar que el acusado, ahora detenido, se había metido a su casa en la noche y había intentado asesinarla tomándola del cuello.

Se trata del mismo modus operandi del fin de semana, sólo que en esa oportunidad el violento -según la denuncia- había entrado con guantes de látex a la morada, lo que hizo que no se hallaran huellas. La joven mostró las marcas en su cuerpo y publicó varias conversaciones donde se reflejaba el acoso y las amenazas que sufría.

Ese acoso había empezado ese año cuando terminó la relación y seguía hasta la actualidad, a tal punto que la convivencia de dos meses con Nico se mantenía en secreto “para protegerlo”, según detalló Brenda y coincidieron sus familiares. Más allá de que llevaban una vida normal, no estaba reflejado en las redes, porque sabían que Fabricio S. (24) podría verlo y volver a atacar.

“¿La Justicia va a hacer algo cuándo esté muerta?”, reclamó la joven ante el primer ataque. Es que las investigaciones llevadas adelante por la Policía de Misiones por ese hecho derivaron en la liberación del acusado. Según detallaron entonces fuentes policiales, había presentado una coartada firme, con testigos e incluso algunas filmaciones avalaron ese relato.
Por ambos hechos interviene el Juzgado de Instrucción Cinco de Leandro N. Alem.

Por la espalda

A la luz de los hechos, este antecedente toma otro peso. “Estoy en shock, tuvo que pasar esto para que me crean, tuvo que sufrir mi novio y tuve que sufrir yo para que me crean”, dijo ayer Brenda en diálogo con El Territorio. Sus palabras coinciden con su voz tenue al teléfono.

Contó que con la víctima había llegado a la casa en el barrio Humberto Pérez luego de una cena con conocidos. Ambos fueron al segundo piso y se disponían a cambiarse para acostarse a dormir cuando escucharon el ladrido de los perros. Ella dijo que bajaría luego de salir del baño, pero Nico expresó que aprovecharía para tomar agua.

“Bajó, le quiso agarrar a la perra y se ve que ahí le atacó. Entró -el agresor- por la cocina, porque los peritos encontraron huellas y una silla con las huellas del zapato”, detalló la entrevistada. Al escuchar los ruidos bajó corriendo “y lo encontré a Nico tirado en el piso y él apuñalándolo y me abalancé sobre él y agarré el cuchillo del filo”. En el forcejeo ambos fueron hasta el sillón, donde ella también pudo haber sido herida de muerte.

“Él me quiso apuñalar a mí y Nico con la poca fuerza que tenía se levantó y lo agarró del brazo. Yo lo agarré del otro”. En ese momento, sin poder dejar de retener al acusado, ambos empezaron a gritar hasta que los vecinos tumbaron la puerta y le brindaron ayuda para impedir que se escape.

Ante la presencia de los vecinos, el agresor señaló que la pareja lo había atacado y obligado a entrar a la casa, siendo que él era el único de los tres que no estaba lastimado. La Policía llevó a todos al hospital local, donde -contó la entrevistada- Fabricio S. (24) otra vez intentó atacar a Nicolás. Entonces los efectivos lo esposaron, ya que hasta el momento no lo habían hecho.

“Yo tengo toda la mano destruida, no sé si voy a recuperar el movimiento de la mano izquierda porque me cortó todos los nervios y los tendones”, detalló Brenda. Y contó además que el arma que utilizó en un cuchillo de caza “para degollar animales” que se había comprado cuando ellos estaban juntos.

Hoy, días después de lo sucedido, Brenda está segura que el agresor fue a matarla a ella. Que sabía que iba a bajar a ver a los perros y utilizó esa debilidad para completar lo que ya había querido hacer tiempo atrás. Y el dolor es doble, porque hoy su novio pelea por vivir. 

El Ejército y los sueños de vivir de la música

Burgos es oriundo de Puerto Libertad y hace poco tiempo vive en Leandro N. Alem, donde trabajaba a la espera de su ingreso al Ejército Argentino en la localidad de San Javier. Ya había hecho todos los papeles y esperaba el llamado.

Quería entrar a la banda de la fuerza, ya que toca la trompeta. Formó parte de los Grillitos Sinfónicos y llevó su arte a muchas partes del país. Incluso, recibió una beca y se fue a estudiar a Buenos Aires con el sueño de vivir de su arte.

No pudo y por eso volvió a Misiones. Ahora familiares y amigos rezan, piden donaciones de sangre y están a la expectativa de su evolución. Quieren despertar de esta pesadilla inmerecida.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias