sábado 15 de mayo de 2021
Algo de nubes 25ºc | Posadas

Gana adeptos en la Tierra Colorada

Slackline: una disciplina que combina equilibrio físico y mental

Un deporte extremo que ejercita coordinación, estabilidad, concentración y destreza. Se trata de un práctica versátil, con variedad de estilos y que se adapta al entorno

domingo 02 de mayo de 2021 | 6:05hs.
Slackline: una disciplina que combina equilibrio físico y mental
Matías Ocampo, practicando piruetas sobre la cinta. Fotos: Natalia Guerrero
Matías Ocampo, practicando piruetas sobre la cinta. Fotos: Natalia Guerrero

Equilibrio físico y mental. Destreza, coordinación, estabilidad y respiración tranquila se combinan con la concentración absoluta y el desafío que se propone uno mismo para desbloquear sus propios miedos y superarse.

“Cuando estás ahí arriba, sólo sos vos y la cinta, no hay nada más”, resumió Gonzalo Ortega (26), de Slackline Misiones, al describir el deporte en diálogo con El Territorio.

El slackline surgió en las montañas y poco a poco comenzó a adaptarse en los contextos urbanos. Actualmente es una disciplina tendencia en la provincia y va ganando cada vez más adeptos.

Al aire libre o en espacios cerrados, en el agua o a grandes alturas, entre árboles o estructuras de hierro o cemento; practicar esta disciplina sólo requiere de unir dos extremos y tensar la cinta.  “Podés hacer slack en la playa, sobre el agua, en la montaña o sobre el pasto, en la plaza o en la Costanera. Usar cintas largas o más cortas, con o sin tensión. Podés pararte, caminar al frente, hacia atrás, hacer figuras, acrobacias, sentarte, hacer piruetas; todo se puede hacer en el slack y sólo requiere de equilibrio y constancia. Es cuestión de curtirse con la cinta”, detalló por su parte Matías Ocampo (28), integrante del grupo misionero que cuenta con 7 integrantes. (@slakelinemisiones en Instagram)

Se trata de una destreza totalmente distinta al funambulismo, que es ese cable de acero por el que pasan los equilibristas con la vara. En el slack, la fuerza que emplee el cuerpo en ejecutar un movimiento regresa a la persona y se trabaja sólo con el peso corporal.

“La parte abdominal es la que más se utiliza, el centro del cuerpo,  uno trabaja con su propio peso para mantener el equilibrio y estar firme. Esta disciplina te ayuda a fortalecer la parte abdominal”, destacó Ortega, quien comenzó en la disciplina gracias a un amigo -quien trajo de Nueva Zelanda la cinta- hace unos tres años.

“Al principio de la práctica duelen los brazos, las piernas, los hombros, el abdomen, porque trabaja todo el cuerpo. Sin darte cuenta, usás todo el cuerpo. Es muy divertido y aunque requiere de mucho cuidado y seguridad- para evitar lastimarse- se disfruta mucho. Cuanto más tranquila y calmada está la persona, más  fácil será moverse en el slack”, agregó Ocampo.

Además, ayuda también a mejorar la postura y brinda estabilidad, fuerza y propiocepción.

Es un deporte extremo que requiere de mucha concentración e introspección: “El slack sirve para derrotar todas aquellas barreras y limitaciones que uno mismo se impone. Es una disciplina que te ayuda a abrir la cabeza, a desbloquear miedos y superarse. Te ayuda a conocerte a vos mismo, a tus límites y aspiraciones a alcanzar”, agregaron los jóvenes.   

El deporte cuenta con varias modalidades. Actualmente hay competencias, torneos y festivales en los que se reúnen los practicantes de slack a compartir la misma pasión por la cinta.

Entre los estilos que se practican se encuentran: trickline (buscan la dificultad y perfección de acrobacias y piruetas sobre la cinta); longline (tiene una anchura de entre 2,5 y 3 centímetros y mide mas de 30 metros de largo. El desafío está en hacer el recorrido); freestyleline y rodeoline (la cinta está poco tensa, se busca balanceo); yogaline (yoga sobre la cinta); windline (slackline realizado en condiciones de mucho viento); y highline (a alturas superiores a los 100 metros).

Un arte diferente

En el slackline el eje es el equilibrio. A diferencia del funambulismo, en el que se camina sobre un cable metálico totalmente tenso o de la cinta floja en el que se usa una cuerda, en el slackline se camina sobre una cinta plana de nailon o poliéster y no se usa ninguna herramienta para ayudarse a mantener el equilibrio.

Surgió en los 80 en el Valle de Yosemite cuando los escaladores Jeff Ellington y Adán Grosowky comenzaron a caminar sobre las cadenas de los parques y cuerdas flojas como una alternativa de entrenamiento en la que usaban los mismo elementos que empleaban en la montaña.

Beneficios de practicar slackline
Propiocepción
Debido a su inestabilidad, la cinta pone a trabajar el sistema propioceptivo al máximo. La propiocepción es el sentido y capacidad que informa al organismo de la posición de los músculos.

Equilibrio
Participa del control del equilibrio, la coordinación de ambos lados del cuerpo, el mantenimiento del nivel de alerta del sistema nervioso y la influencia en el desarrollo emocional.

Estabilidad y fuerza
Obliga a poner en acción todos los mecanismos del cuerpo para mantener el equilibrio  necesario y exige una gran participación de la zona central y la parte inferior del cuerpo.

Concentración
Es clave controlar el cuerpo y los pensamientos. Mediante la respiración, se intenta no estar en tensión encima de la cinta. Respiración relajada, concentración y enfoque. 

 

Informe de domingo

La destreza de moverse libremente

Tela, pallets, piso para desplegar arte y deporte

Una comunidad que se desplaza con gracia y espíritu solidario

Interpretación del vuelo

Slackline: una disciplina que combina equilibrio físico y mental

Diversión, piruetas y trabajo en equipo de la mano del aerodance

La tela como elemento que impulsa para volar bien alto

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias