sábado 24 de julio de 2021
Cielo claro 18ºc | Posadas

Granjas misioneras

La chacra como lugar de trabajo, pero también de descanso

En Misiones existe la posibilidad de visitar huertas, apreciar y conocer los animales por uno o varios días. Otra opción para el turismo en la provincia

domingo 02 de mayo de 2021 | 6:00hs.
La chacra como lugar de trabajo, pero también de descanso

Visitar una granja da la posibilidad de acercarse a costumbres rurales que tal vez son desconocidas para quienes han nacido en zonas urbanas y no han podido experimentar con el trabajo en la chacra. Resulta siempre interesante conversar con quienes llevan adelante estos emprendimientos, en su mayoría familiares. Todos coinciden en la pasión por transmitir el cuidado del entorno natural.

“Las personas que vienen a la granja están buscando una experiencia de contacto con la naturaleza, buscan alimentación saludable. Son personas que buscan tranquilidad, no quieren aglomeraciones. Reciben  un trato personalizado y con mucho contenido.

Son vacaciones que te pueden ayudar a cambiar el estilo de vida en la ciudad. También vienen muchos padres con niños pequeños que sueñan con estar en una granja. Acá todos disfrutan, los niños abandonan las pantallas y la vida sedentaria y se fascinan por la vida de la granja, los animales, estar al aire libre, recorrer y descubrir los arroyos. Se dan cambios de conducta muy positivos”, comentaron desde la Granja La Lechuza.

Para niños y no tan niños, irse de vacaciones a una granja no sólo es posible, sino incluso recomendable, sobre todo para los más urbanistas, que pueden salir del asfalto y la ciudad para adentrarse en el origen de muchos de los alimentos que llegan a nuestras casas, a través de las ferias francas por ejemplo.

Más allá de la casa rural, algunas granjas han encontrado en este tipo de turismo sostenible una nueva fuente de ingresos. Se programan, en algunos casos, actividades en huertas o en granjas, de manera que se da continuidad a la forma de vida tradicional y los turistas tienen nuevas formas de disfrutar del turismo rural y del descanso.

Las opciones son amplias y variadas. Desde levantarse temprano para adoptar el ritmo de la vida animal hasta la posibilidad de ordeñar a las vacas. En algunos casos, también se ofrece la opción de preparar tu propio pan con los ingredientes, o recolectar los tomates o las lechugas con los que preparar una ensalada.

En El Potrero, granja educativa que está a 15 kilómetros de la ciudad de Oberá, reciben a escuelas, y dentro de las actividades que realizan con los niños se encuentran las de alimentar animales e interactuar con ellos, paseo en tractor, taller de huerta, taller de cocina, taller de pintura, paseo en caballo, paseo en bote/canoa, caminata por senderos y arroyos, juegos en la plaza, arenero y para los días que abren a todo público “el predio es para que las familias disfruten de una tarde. Pueden descansar, caminar, tomar su mate, disfrutar de unas ricas tortas fritas que ofrecemos, mirar los animales y también esos días está disponible el paseo en caballo para los niños y el bote o kayak en la laguna”, dijeron desde la granja.

En Misiones muchos tienen acercamientos a chacras porque tienen familiares que trabajan diariamente en ellas, pero para quienes la realidad es diferente, hay más de una opción para conocer. Muy cerca de Posadas, en Parada Leis, el campo Viva la Pepa acerca a grandes y a chicos a los caballos, ovejas, gallinas y demás animales de granja. Otro punto interesante es que cuentan con dos cabañas para seis personas, quincho para 20 personas (siguiendo el protocolo sanitario), pileta, opciones de cabalgatas y caminatas guiadas.

Lo más rico de Misiones

Además de un programa completo con visita guiada por la granja, en el predio de La Lechuza, ubicada a siete kilómetros del centro de Oberá, tienen una gastronomía que se basa en su propia producción agroecológica.

“A este estilo se le suele llamar cocina agroecológica o kilómetro cero , porque tratamos que el menú esté definido por lo que estamos produciendo en la granja. La comida es muy colorida y diversa , reflejando la gran biodiversidad agrícola que cultivamos en la granja. También incluimos en los platos elementos silvestres, como frutos nativos, hongos, flores. En este sentido es una experiencia educativa para el paladar, los platos suelen tener carne pero incorporamos muchas recetas de la comida vegetariana, vegana o medicinal. Nos da mucho placer ver cómo las personas disfrutan descubriendo nuevos sabores en nuestros platos”, indicaron.

En Cerro Corá, la granja Pajarito ofrece pasar un día de campo comiendo asado de cordero a la estaca y otras comidas típicas. Se dedican a la crianza de chivos y ovejas como así también de otros animales de granja. Se pueden realizar caminatas por el campo en donde además hay estanques donde se realizó la siembra de alevines de carpa y tilapia. Y lo que no puede faltar es el avistaje de aves, que es un atractivo que vienen pisando fuerte.

Aprender es la clave

En el caso de la granja El Potrero, que trabaja con escolares, los talleres son parte de su programa de actividades. Pero los grandes también tienen su espacio en La Lechuza, donde “es frecuente que hagamos un taller de cocina saludable o de cosmética natural. También hemos tenido un taller con las recetas típicas de la granja y un taller de panadería para los niños. Los talleres son generalmente los sábados e incluyen comida y tiempo para disfrutar en el arroyo”.

Un pedido de todas las granjas hacia las familias es que si deciden pasar su tarde en estos espacios, lo mejor es acercarse con ropa cómoda, para poder realizar todas las actividades que ofrecen.

Caso contrario es el del hospedaje, ya que cada una tiene distintos programas, por ejemplo en El Potrero abren el domingo para pasar la tarde, las escuelas pasan todo el día en el predio y tienen una cabaña para alquilar y, en granja La Lechuza “pueden hospedarse todo lo que quieran. Muchas veces los padres tienen problemas para que los chicos quieran dejar la granja. Muchos niños dicen que se quieren quedar a vivir”.

Decidirse por unas vacaciones en la granja es estar en contacto con diferentes animales. Y, en esto, existen una multitud de beneficios, sobre todo para los más pequeños. Tocar a los animales y observarlos les ayudará a entender cómo es su comportamiento y cuál es el valor que tienen para la sociedad en general. Es importante enseñarles de antemano que hay que respetarlos y no lastimarlos, para que en la interacción ambos, animal y niño salgan beneficiados, los niños con aprendizajes y los animales con mimos y cariños. 

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias