domingo 16 de mayo de 2021
Nubes dispersas 25.5ºc | Posadas

En medio del auge del sector de la construcción

De un año al otro se duplicó el precio de ladrillos en Misiones

La suba según el producto osciló entre el 57 y 100% por el aumento de las naftas y de los insumos. Las olerías apuestan a seguir incrementando la producción

viernes 30 de abril de 2021 | 5:00hs.
De un año al otro se duplicó el precio de ladrillos en Misiones
La demanda de ladrillos crece de manera consecutiva desde abril del año pasado. / Fotos: Federico Gross.
La demanda de ladrillos crece de manera consecutiva desde abril del año pasado. / Fotos: Federico Gross.

La construcción representa sin dudas uno de los motores para la reactivación económica del país. Desde el año pasado, el sector en Misiones registró un fuerte boom debido a la gran demanda de materiales y de obras para refacciones hogareñas, en medio del contexto de la pandemia, hecho que lo ubicó como uno de los rubros que prontamente se recuperó de los efectos que dejó el Covid-19 en la economía nacional y mundial.

Sin embargo, sufrió una fuerte disparada en los precios, puntualmente en los ladrillos. Es que de un año a otro, el valor se duplicó, al pasar de 11 a 25 pesos en el caso del ladrillo común, y de 19 a 38 pesos para el ladrillo cerámico en Posadas.

En Iguazú, el valor es aún mayor y actualmente se consigue hasta 44 pesos por unidad. El alza en el aserrín y los chips, la dificultad para conseguir insumos (que rigen bajo valor del dólar) y los recientes aumentos consecutivos en el precio de los combustibles incidió en el precio final de la materia prima para los cimientos de cualquier obra. En enero, incluso, el valor por unidad llegó a 30 pesos para el ladrillo común y hasta 50 pesos para el caso del cerámico, fruto del faltante en el mercado.

En medio de este contexto, la demanda se mantiene y la reposición se normalizó. Es que en medio del auge, que se notó entre julio y noviembre, las olerías tenían demoras de hasta tres meses de entrega de los ladrillos, ya que se vieron sobrepasadas por la gran cantidad de pedidos.


Valor por duplicado
A mediados de abril del año pasado, la Provincia habilitó bajo protocolos el retorno de la construcción de las obras privadas, ya que la construcción pública fue declarada esencial desde el inicio de la pandemia. Desde ese entonces, el rubro comenzó a recuperarse rápidamente y la demanda de materiales y los pedidos de obras fueron creciendo a niveles incluso superiores a prepandemia.

Empero, el precio de los ladrillos sufrieron una fuerte suba en el último año.
Luis Gottschalk, empresario de la firma Don Emilio, manifestó a El Territorio que “actualmente el ladrillo cerámico de 12 centímetros de ancho, 18 de alto y 25 centímetros de largo cuesta 38 pesos por unidad, y hace un año el mismo producto estaba 19 pesos. Mientras que el precio del común pasó de 11 a 22 pesos”. Indicó que este producto fue uno de los que más se encareció en el último año.
Esto significó un incremento del 100 por ciento en el caso de los ladrillos huecos, igual porcentaje para el caso de los ladrillos comunes que se emplean en las edificaciones.

“La logística impactó en el valor del ladrillo, por la suba del combustible. Anteriormente, el aumento en el importe tenía que ver con la escasez, porque había mucha demanda y la producción no alcanzaba, lo que llevó a un valor mucho más alto, de 50 pesos por unidad. Pero con la normalización del stock, el precio bajó un poco”, señaló.

En su caso, la firma normalizó el abastecimiento de ladrillos, aunque persiste el faltante en otros productos, como las cerámicas y el hierro.

“Cada vez que entra al corralón una carga de ladrillos, automáticamente se llevan. La reposición es de una semana aproximadamente. Hace un año empezamos con un período de mucha demanda y poca oferta, de hasta tres meses. Ahora, hace tres meses que volvimos a la normalidad en cuanto a la demanda”, sostuvo Gottschalk, al referirse que entre enero y abril el caudal de pedidos es menor frente a otros meses de temporada alta.

Por su parte Ernesto Ríos, presidente de la cooperativa de trabajo Ladrilleros Unidos Nuestra Señora de Itatí Limitada, que actualmente opera en el Parque Olero de Posadas (en Nemesio Parma), contó que desde principio de año trabajan en el nuevo predio; anteriormente tenían un espacio en el barrio El Porvenir II.

“Hoy estamos teniendo mucha demanda y vendiendo mucho principalmente para las viviendas que se están construyendo en el barrio Itaembé Guazú, y también estamos registrando muchos pedidos para otros puntos de Posadas. Todo lo que estamos produciendo se vende automáticamente”, manifestó a este medio.
En la nueva sede de la cooperativa se producen unos 7.000 ladrillos por semana y se llega hasta 40.000 al mes, entre la elaboración y la quema, cuyos hornos tienen una capacidad de 12.000 ladrillos para ese proceso.

“Los precios variaron mucho en el último año. En abril estábamos vendiendo los ladrillos huecos a 19 pesos por unidad. Luego, hacia octubre, 25 pesos cada uno, y actualmente se vende a 30 pesos si se retira en fábrica o 32 pesos cada uno si se le lleva a la casa, para el caso del ladrillo de 12 por 18 y 25 centímetros”, precisó. Es decir, de un año a otro, el valor se encareció casi un 58%

En esta línea, Ríos comentó que “todo subió, lo más evidente es el combustible que eso influyó en el traslado para la búsqueda de la tierra y para el flete. Lo mismo también en el aserrín, la viruta y los chips que están muy caros, pero tratamos de aguantar para no trasladar el aumento al producto, sobre todo, porque es un producto que se necesita. Hay mucha demanda”.

Respecto de la demanda, comentó que la cooperativa abastece mayoritariamente a la zona de Itaembé Guazú, donde se concentra actualmente el grueso de las obras, aunque registran pedidos desde otros puntos del país. “Un cargamento de 10.000 ladrillos ya tenemos reservado para la venta, tenemos pocos para la venta. La demanda se normalizó luego de meses en los que teníamos tres meses de retraso.

Por ejemplo, en agosto, teníamos muchos pedidos. Los clientes hacían las compras anticipadas. Ni producíamos y ya nos compraban para asegurarse el ladrillo y, sobre todo, evitar una suba. Ahora el ladrillo se encareció bastante”, precisó.
Incluso, durante enero, el precio por unidad pasó a costar 50 pesos dada la gran demanda y poca oferta. Pero el precio se estacionó y ubicó en 20 pesos, comentó Ríos.

Con la nueva instalación, la cooperativa avanza en el proceso de maquinización en el afán de aumentar la capacidad de producción y llegar a los 50.000 ladrillos mensuales.

Desde el corralón Gabriel explicaron a este medio que la demanda de ladrillos se sostiene y que “los más solicitados son los ladrillos huecos porque en medida equivalen a tres de los comunes” y que “en general, los precios se duplicaron. Estaban 11 pesos y ahora 22, y de 19 a 35 pesos”. En este caso, los valores incrementaron un 100 y 84 por ciento, respectivamente.

La suba de valores en el precio de los materiales se da en un contexto de auge en la actividad. Según datos de la consultora Politikon Chaco, a partir de datos de la Ieric, la actividad de la construcción durante febrero registró un incremento del 8,8% frente a enero, aunque comparado con febrero de 2020, el mes previo a la pandemia, registró una merma del 2,6%, uno de los valores más bajos del último lustro.


Un faltante que persiste
En Jardín América se agudizó la falta de ladrillos, tanto en ferreterías como en puestos de fabricación.

Juana, encargada de la casa comercial Ferramat, comentó que “hay faltante de ladrillos por el momento y se siente la merma en cuanto a ventas”. Además, puntualizó que los precios incrementaron mucho en el último tiempo como consecuencia del alza en el transporte y la dolarización de diversos insumos. En este sentido, actualmente comercializa el ladrillo común a 16 pesos, más IVA puesto en obra. En tanto Juan Gauto, quien es olero desde hace 25 años contó:

“Actualmente paró muchísimo la venta. Además los precios suben y lo que más incrementó fue la materia prima”. Producto de la baja en la demanda, muchos de los oleros decidieron abocarse a la tarefa en el afán de sostener los ingresos.
En cuanto al incremento de los precios puntualizó: “Los mil ladrillos en abril del año pasado lo tenía a 5.000 pesos y ahora la misma cantidad de ladrillos tengo a 11.500 pesos”, por lo que hizo referencia a que se vende menos por el aumento de precios por unidad.

En términos reales, el aumento de precios para los mil ladrillos fue del 100 por ciento entre abril de 2020 y de este año.

Con la información de corresponsalía Jardín América


Disparidad de valores en corralones de Puerto Iguazú
En Puerto Iguazú se observa una disparidad en los valores de los ladrillos, según el origen del producto o de la reventa.

En los corralones de la zona industrial, el precio del ladrillo varía entre los 35 y 44 pesos por unidad. No obstante, antes del inicio de la pandemia el precio del mismo artículo para la construcción se comercializaba entre los 11 y 25 pesos dependiendo de la medida y la calidad. Los propietarios de los corralones consultados por El Territorio indicaron que el aumento excesivo de los ladrillos se dio durante la pandemia, en el medio de una gran demanda de los productos ya que muchas personas decidieron invertir el dinero, que en muchos casos se destinaba para las vacaciones, y apostaron para la refacción o construcción de viviendas en la ciudad, una de las más afectadas por la falta del turismo.

“Cuando el gobierno provincial autorizó que se retomen las obras, comenzaron primeramente los faltantes y después cada vez que bajamos ladrillos el pallet venía con aumento”, explicó César Benítez, propietario. Y agregó: “El precio del ladrillo fue el que mayor incremento sufrió desde el inicio de la pandemia. Hoy está estable nuevamente, pero es increíble el aumento del costo. Los demás materiales como la arena y la piedra triturada sufrieron aumentos también pero acompañaron a la inflación. Creemos que por la escasez que se registró el año pasado el producto subió muchísimo, además de los aumentos de combustible que eso también influyó”.

En cambio, en las olerías de la zona de rural del paraje 2.000 Hectáreas, el precio se mantiene ya que no deben afrontar un gran costo de traslado. Sin embargo, la venta del producto se redujo este año. Según explico Ángel Ruiz, “mil ladrillos puestos en obra salen 22.000 pesos. Es decir, cada ladrillo sale 22 pesos. El costo es muy similar al del año pasado pero la demanda es menor”.

Por su parte, los consumidores notaron el incremento y hubo varios reclamos. “El año pasado compramos antes de julio tres veces y el precio siempre era diferente, nos quedamos cortos y este año compramos nuevamente y llegamos a pagar 44 pesos cada ladrillo. Compramos demás por las dudas ya que no sabemos si el precio continuará subiendo”, explicó Luana Yrala quien está ampliando su casa.

Corresponsalía Puerto Iguazú

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias