lunes 17 de mayo de 2021
Cielo claro 19ºc | Posadas

Especialistas advierten sobre desinformaciones virales

La segunda ola de las fake news, el otro peligro en pandemia

martes 27 de abril de 2021 | 6:06hs.
La segunda ola de las	fake news, el otro peligro en pandemia
WhatsApp, la red de mayor circulación de fake news. Foto: imagen recreada/Nicolás Oliynek
WhatsApp, la red de mayor circulación de fake news. Foto: imagen recreada/Nicolás Oliynek

La Argentina transita por estas semanas la segunda ola de la pandemia del Covid-19, ante el aumento de casos. De igual manera ocurre con la viralización de fake news (noticias falsas) y de desinformación, que se intensificaron por estos días. Este tipo de contenidos maliciosos se convirtieron en uno de los principales riesgos que afrontan las sociedades actualmente.

Si bien la cantidad de información falsa no mermó en ningún momento desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró al coronavirus como una pandemia, en los últimos días recobraron protagonismo debido a la exposición de opiniones mezcladas con datos tergiversados respecto de la coyuntura y por la difusión de audios o videos fuera de contexto. Esto, en el afán de generar confusión en la ciudadanía.

Y este 2021 es particular, no sólo por la continuidad de la emergencia sanitaria sino también porque es un año electoral en el plano provincial (en Misiones el 6 de junio) y nacional, en el segundo semestre. En este sentido, insisten en el consumo de información chequeada, con consulta constante a fuentes especializadas y que se base en datos para la narración de los acontecimientos, con el objetivo de llevar certezas y evitar la polarización (ver La importancia...).

Ante esta situación, El Territorio dialogó con Sebastián Di Domenica, quien es magister en Periodismo por la Universidad Nacional de La Plata y profesor de Periodismo Digital en la Universidad Nacional de Avellaneda (Undav), quien analizó la problemática de la información falsa en estos tiempos de pandemia y los tipos de contenidos mentirosos que circularon en los últimos meses, como así también cómo la verificación de datos (fact check) cobró un notable protagonismo para llevar certezas en medio de un contexto que sigue siendo tan complejo como desde el primer día.

Estado de situación

Desde marzo del 2020 a lo que va del 2021 pasó de todo, un largo trecho. De la aparición y expansión del virus, para luego a los confinamientos estrictos y después, la carrera para lograr poner fin a la pandemia con las vacunas. En el medio, muchos países del Viejo Continente afrontaron la tercera y cuarta ola de la enfermedad. A mediados de marzo, el país ingresó en la segunda ola.

“Hoy estamos un poco más preparados, tenemos más información sobre el Covid-19 pero aún siguen presentes las noticias falsas o las falsas apreciaciones respecto de lo que ocurre”, comenzó con su explicación Di Domenica.

Luego, el investigador indicó que en el último período proliferaron las falsas apreciaciones “generando confusión entre la opinión y las noticias basadas en hechos, que constituyen otra forma de distorsión de la realidad, tal vez deliberada para influir en la opinión pública”. Citó para ello dos ejemplos de reciente ocurrencia: uno con Viviana Canosa y otro con Jorge Lanata, quienes en base a falsas creencias divulgaron información errónea respecto de los testeos y el plan de vacunación que se lleva adelante.

“La ciencia ya comprobó y ratificó muchos procedimientos, pero aún persiste cierta resistencia. Cuando ocurre la divulgación de noticias falsas o noticias con opiniones sin tener presente lo que dice la ciencia, uno se pregunta si esas personas creen que eso es cierto o si hay una deliberación para exponer tal comentario para generar pánico u odio, que son los efectos que se generan al comunicar una información inexacta, falsa”, añadió.

Recordó que, en esta línea, “la desinformación toma la parte emocional porque la persona está saturada, y eso genera consecuencias peligrosas, exacerbando el enojo. Una discusión así se vio con lo que ocurrió con las clases presenciales en Capital Federal, con opiniones sin base científica y que causó una división tremenda”.

Similar discusión se produjo en torno a las vacunas, principalmente con la Sputnik V, y su efectividad. “Todavía se siguen escuchando diversas voces en contra de las vacunas. Ahí se mezcló la opinión y lo ubicaron por encima de la información confirmada con hechos de carácter científico”, subrayó. Y en este sentido, sostuvo: “Si no se da una información con lectura detallada de lo que significa y datos sobre el proceso, estará incompleto. Por eso el periodismo científico es importante y cobró mucha relevancia, los papers y la divulgación de los procedimientos. Nunca la opinión puede determinar el análisis de una vacuna. La documentación y el dato certero siempre están por encima”.

En el contexto electoral

Este año, los argentinos nuevamente acudirán a las urnas para la elección de nuevos legisladores, a nivel provincial y nacional. Por ello, Di Domenica insiste en prestar más atención en el tipo de información que se consume.

“Este año es electoral,  se suma la pandemia, y es muy delicado. Estamos en una situación de mucho nerviosismo por el coronavirus, tanto por la salud y la economía. En un año y un mes, la gente se estresó, está en una situación de vulnerabilidad, y generar dudas con información falsa o tendenciosa es delicado y peligroso. Pero con las elecciones nos vamos a encontrar con gente que se aprovechará de eso. Es un tiempo en el que hay que estar unidos, y no dividir y polarizar”, remarcó.

Y en este contexto, continúan quienes niegan la pandemia. “Las teorías conspirativas quedaron de lado ya que la OMS dijo que el virus no salió de un laboratorio. También los falsos remedios. Lo que aún persiste y son muy riesgosos son los negacionistas, y de aquellos que mezclan la opinión sin información. Esos terminan generando un combo de desinformación, y juegan con la dimensión emocional”, explicó.

De esta manera, será el segundo proceso electoral atravesado por las redes sociales. “Nos encontraremos nuevamente con una catarata de información y audios falsos, como también de videos confusos. Es por eso que hay que tener una mirada crítica de lo que uno recibe, de poner en duda todo y, ante eso, chequear, acudir a los sitios tradicionales, de mayor consumo o en los medios especializados”, aseveró.

El papel de las redes sociales

“Todas las redes sociales contribuyen a la desinformación. La gente se informa más a través de ellas y, básicamente, son plataformas publicitarias que lo único que les interesa es que el usuario permanezca en la red y no que se informe. En base a los algoritmos, van a aparecer noticias según los intereses particulares, aunque sean falsas”, dijo Di Domenica, que por eso insistió en el consumo de información de medios tradicionales, de calidad,  y referentes en el chequeo de los contenidos y de los acontecimientos..

Mencionó a Facebook y Twitter como los principales sitios de difusión de noticias falsas, aunque hizo hincapié en WhatsApp, red que el investigador lo catalogó como la más peligrosa.

Y ahondó: “Ahí es más difícil, porque hay una información uno a uno, hay grupos cerrados y circulan fotos y audios falsos, no hay nadie que indique que eso no es verdadero. Si bien Facebook y Twitter son cámaras de eco, los algoritmos hacen que tengas más llegada a la gente que piense igual que uno. Pero en WhatsApp no se puede ejercer un retruco y brindar la información real”.

“Más que nunca hay que ser críticos con lo que uno recibe y estar atados a la información confiable”, finalizó.


La importancia de la buena información

El Territorio cumplirá este año 96 años como diario impreso y 22 años con presencia en la red. Desde sus inicios, una de sus máximas virtudes es la credibilidad. En los últimos años, las redes sociales y las aplicaciones de mensajería potenciaron el poder de las noticias falsas. Por ello, día

a día, los medios de comunicación buscamos la manera de asegurarle a los lectores el acceso a noticias veraces.

En ese sentido, en El Territorio se han creado estrategias como una presencia en las redes sociales más utilizadas por los misioneros, Facebook y Twitter, con cuentas institucionales que avalan el contenido compartido. También se crearon grupos de noticias por WhatsApp, a través de los cuales se puede acceder de forma directa a las noticias más importantes del día, las que se pueden compartir con la seguridad de que son un reflejo de la realidad. Estas son herramientas empleadas por los medios con el objetivo de asegurarle a los lectores el acceso a información responsable, para que a la hora de tomar decisiones se tenga la seguridad de estar bien informado. De la otra parte, la de los lectores, también se pueden tomar medidas que tiendan a frenar la proliferación de noticias falsas. La principal es compartir solamente aquellas que provengan de sitios webs de medios que trabajen la noticia con la responsabilidad que la profesión periodística lo exige.

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias