domingo 16 de mayo de 2021
Cielo claro 25.5ºc | Posadas

Salieron el 7 de enero

En bicicleta, llegaron a Cataratas desde Córdoba

En el camino debieron sortear muchos obstáculos, entre ellos un robo y una fuerte caída, pero lograron cumplir su sueño

martes 27 de abril de 2021 | 6:04hs.
En bicicleta, llegaron a Cataratas desde Córdoba
La pareja llegó en una bicicleta fabricada por ellos mismos, y acá adoptaron una perrita.
La pareja llegó en una bicicleta fabricada por ellos mismos, y acá adoptaron una perrita.

Una verdadera odisea vivió la joven cordobesa Camila Siarczyñski Rodríguez -de 30 años de edad- junto a su pareja, Josué Nicolás, para cumplir el sueño de conocer las Cataratas del Iguazú.

Ante la falta de recursos económicos, porque sobreviven de changas en albañilería, herrería artesanal y fabrican vasos a partir de botellas, decidieron aventurarse y viajar desde Córdoba hasta Iguazú en una bicicleta fabricada por ellos mismos. Durante el recorrido sufrieron una serie de inconvenientes: fueron víctimas de un robo y tuvieron un accidente en la ruta, pero llegaron y Camila pudo concretar su sueño.

Hace dos años, la joven ya lo había intentado. Como sus ahorros no alcanzaban para el pasaje, con un grupo de amigos decidieron venir a Iguazú caminando y a dedo.

“Caminamos más de lo que anduvimos en vehículos, pero no me importaba porque mi sueño era conocer Cataratas. Mi mamá las conoció y me contó, vi videos y fotos y quería vivir esa experiencia”, comentó Camila en diálogo con El Territorio .

Y agregó: “Lamentablemente la primera vez no se pudo porque no me alcanzó para pagar el ticket y me volví sin conocerlas. Con mi compañero decidimos que volveríamos y fabricamos una bicicleta doble, juntamos algo de dinero y salimos de Córdoba en enero”.

La pareja construyó el vehículo con lo que tenían a mano. “Una vez que la armamos decidimos salir, arrancamos la travesía el 7 de enero. Nos pasó de todo, salimos con las herramientas necesarias para mantener la bici en el camino y con la carpa para descansar por las noches. En uno de los tramos rompimos la bici en medio de la nada y de noche, ya no teníamos batería en las luces de emergencia, por suerte un camionero paró y nos llevó al pueblo más cercano, en ese momento sentí miedo”, recordó Camila.

Otro de los infortunios que sufrió la pareja fue un robo, mientras dormían en la carpa, y entre otras circunstancias se les dañó el celular.

“Pedaleamos bajo lluvia, con mucho sol hacíamos un promedio de 60 o 70 kilómetros por día. Una jornada llegamos a recorrer cerca de 110 kilómetros, fue en Corrientes, como es llano es más fácil de avanzar”, comentó la joven.

Durante todo el viaje, que duró casi cuatro meses, la pareja sorteó muchos inconvenientes, pero también se encontraron con gente buena e incluso sumaron un integrante a la familia.

“El trayecto más difícil fue Misiones, las rutas son difíciles, muchas subidas y bajadas. Estuvimos varios días en San Ignacio, optamos por trabajar unos días ahí, conocimos una familia humilde que también sobreviven de changas que nos ayudó, hicimos vasos de botellas para vender y de paso enseñamos cómo hacerlo para que tengan otra salida laboral. Ahí adoptamos una perrita abandonada que tenía un mes y medio aproximadamente, conseguimos un canasto, lo adaptamos a la bici y seguimos viaje hacia Iguazú”, contó.

Al llegar a Caraguatay, sobre la ruta 12 sufrieron un accidente que los obligó a parar en Montecarlo.

“Pasó un camión a alta velocidad y nos tiró, una de las ruedas quedó como una L, nosotros nos lastimamos bastante y nos refugiamos unos días en Montecarlo hasta recuperarnos y conseguir unos pesos para reparar la bicicleta y seguir viaje”, detalló.

Al llegar a Iguazú, fueron a Cataratas en su bicicleta, pero una vez Camila más no logró ingresar. “Nos dijeron que teníamos que comprar el ticket por internet y pagarlo con tarjeta, imaginate que nosotros veníamos con la plata justa en efectivo, vivimos de changas y no tenemos tarjeta de crédito, otra vez se truncó mi sueño”, lamentó en relación a aquel momento.

“En Iguazú estamos en la casa de Adriana Benítez, que la conocí en mi viaje anterior. Ella contactó a una amiga que me ayudó con las gestiones y el domingo logré conocer las Cataratas. Estoy tan feliz, pensé que ya no podría cumplir mi sueño, no salgo del asombro, había poca agua, pero vi muchos animales, la Garganta del Diablo y estoy agradecida porque pese a los escasos recursos económicos y a las trabas que enfrentamos, cumplí mi sueño. Ahora vamos a planificar el regreso a Córdoba”, cerró. 

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias