martes 18 de mayo de 2021
Cielo claro 15.7ºc | Posadas

El posadeño fue ultimado a quemarropa el 2 de junio de 1982

El crimen del empresario Siry, casi 40 años de dudas y misterio

El cuerpo de Marcelo Siry (29) fue hallado dentro de su Ford Taunus con un tiro en la nuca, en el barrio Kennedy. Se sospechó de un robo pero la teoría fue descartada

domingo 25 de abril de 2021 | 6:05hs.
El crimen del empresario Siry, casi 40 años de dudas y misterio
El cuerpo del empresario de 29 años fue encontrado en los asientos traseros de su Ford Taunus. Foto: Natalia Guerrero
El cuerpo del empresario de 29 años fue encontrado en los asientos traseros de su Ford Taunus. Foto: Natalia Guerrero

Un identikit confeccionado por la Policía, sumado al cotejo de un puñado de huellas encontradas dentro de su vehículo, fueron algunas de las pruebas más significativas que tuvo en casi 40 años de misterio la investigación por el asesinato del empresario posadeño Marcelo Nicolás Siry (29), cuyo cuerpo fue encontrado el jueves 3 de junio de 1982, dentro de su Ford Taunus rojo con un disparo en la nuca, en cercanías al barrio Kennedy de Posadas.

En torno al caso, autoridades policiales y judiciales que por aquel entonces trabajaron en el hecho, manejaron un puñado de hipótesis respecto al móvil del crimen, aunque nunca quedó bien definida una teoría concreta sobre lo sucedido con el empresario.

Integrante de una conocida familia de Posadas y con un futuro más que prometedor en el ámbito laboral que desarrollaba en la administración del frigorífico Sirpre, propiedad de su familia, Siry siempre manejó un excelente concepto entre sus conocidos y allegados.

Pero, sobre todo, era muy querido en los medios sociales donde se desenvolvía por aquel entonces.

De acuerdo a las crónicas policiales, se sabe que minutos después de las 19.30 del miércoles 2 de junio de 1982, Siry se retiró de las oficinas del frigorífico que administraba, ubicado sobre la avenida Uruguay 1568.

Como era habitual, y según la recolección de datos hecha por los investigadores, aparentemente esa noche tenía previsto visitar amigos y allegados, con quienes solía compartir amenas reuniones.

Pero el correr de las horas sin alguna novedad del empresario despertó la intranquilidad en su familia que durante la mañana del día siguiente decidió radicar una denuncia por desaparición ante la incertidumbre sobre el paradero del joven.

Ejecutado a quemarropa
A varios vecinos de la calle 22, cercana al acceso al barrio Keneddy y paralela a la avenida Tierra del Fuego, le llamó poderosamente la atención la aparición de un Ford Taunus rojo durante la mañana del jueves 3 de junio.

La espesa neblina que esa mañana de invierno se formó en la ciudad no permitió en un primer momento a ningún lugareño advertir el crimen que minutos más tarde sacudiría a toda la comunidad.

Luego se estableció que el cuerpo del empresario fue hallado dentro del vehículo, cubierto con una prenda de vestir y un disparo en la nuca.

Las primeras averiguaciones forenses indicaron que el homicida utilizó un arma calibre 9 milímetros.

Una vaina servida y un proyectil del mismo calibre no tardaron en aparecer dentro del Taunus, junto con algunas pequeñas huellas.

En el lugar se hizo presente el juez de turno, Rubén Langbart, y el subjefe de Policía, el inspector general Juan Bautista Figueredo. Ambos encabezaron las pesquisas y de inmediato establecieron mediante estudios forenses que la víctima fue asesinada a quemarropa, en el interior del Taunus

La primera sospecha que se tuvo en torno al caso indicaba que Siry habría sido atacado por delincuentes al salir de su negocio y que luego fue llevado hasta una zona alejada para su ejecución. Sin embargo, los arqueos contables realizados por allegados a la familia del empresario descartaron esa tesis debido a que no detectaron falta alguna de dinero de la caja fuerte del negocio.

Posteriormente se comenzó a investigar a un personaje misterioso que, según algunos allegados a la víctima, habría sido visto días antes en compañía del empresario, y que tras el hecho no fue ubicado por la Policía.

En torno a la figura de este desconocido, organismos técnicos de la fuerza confeccionaron un identikit del sospechoso, el que hacía referencia a un hombre de unos 40 años, de cutis blanca y cabello negro corto. Sin embargo, jamás se logró dar con algún implicado y el caso se suma a la lista de crímenes irresueltos de Misiones.

 

Crímenes sin respuestas misterios y dilemas Lucía Maidana, un femicidio que marcó y el peligro latente de un violador serial libre La historia del libro bomba que mató a una mujer en 1961 Caso Pauluk: “La causa de mi hermano es el reflejo de la Justicia en Misiones” Resonantes casos sin pistas y sin resolver

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias