viernes 14 de mayo de 2021
Cielo claro 19ºc | Posadas

La Justicia ordenó ayer la exhumación del cadáver para realizar la autopsia

“Me arrancaron el corazón al no atender como se debe a mi hijita”

Antonella Patiño (23) denunció que su hija de 16 meses murió el viernes por una posible negligencia médica. El médico apuntado es del hospital de San Javier

jueves 22 de abril de 2021 | 3:00hs.
Procedimiento
La exhumación se realizó ayer al mediodía en el cementerio de San Javier.
La exhumación se realizó ayer al mediodía en el cementerio de San Javier.

El cuerpo de una niña de 16 meses cuyo fallecimiento fue denunciado como consecuencia de una posible negligencia médica por parte de un profesional del hospital de San Javier fue exhumado ayer al mediodía y ahora la Justicia aguarda los resultados de la autopsia para analizar los próximos pasos a seguir.

El procedimiento fue realizado por el personal de la comisaría de San Javier y el pequeño cadáver inmediatamente fue trasladado hasta la Morgue Judicial de Posadas, donde un médico forense llevará adelante la correspondiente necropsia tendiente a esclarecer la causal de muerte de beba, entre otros puntos de interés para los investigadores intervinientes.

De acuerdo a lo consignado por fuentes consultadas por El Territorio, la medida fue ordenada por la magistrada Selva Zuetta, titular del Juzgado de Instrucción Cinco de Leandro N. Alem, en virtud de una solicitud efectuada por María Gisela Casafús, fiscal de la misma jurisdicción judicial.

Con esto, las autoridades al frente de la investigación pretenden conocer con exactitud la causal de la muerte de la niña Uma Franchesca, de 16 meses de edad, cuyo fallecimiento se produjo el viernes después de al menos dos consultas con un médico del hospital de San Javier identificado como Fernando T., recibido en Corrientes hace unos dos años y desde ese momento prestando servicios en La Dulce.
A partir de ahí, se evaluarán los próximos pasos a seguir en el marco de la causa que por el momento se tramita bajo la carátula de homicidio culposo.

“Esperamos que no se esconda nada. Queremos justicia y que se sepa toda la verdad sobre lo que pasó y que ese médico deje de trabajar acá y en cualquier otro hospital para que estas cosas nunca más pasen, que este tipo pague y que no dejen que él siga arrebatando la vida de muchas otras personas. Quiero que salga todo a la luz. Me arrancaron el corazón al no atender como se debe a mi hijita, dejándola morir y quiero saber toda la verdad”, dijo entre lágrimas Antonella Patiño (23), madre de la beba fallecida.

El dolor en primera persona
En medio del dolor por lo sucedido, la mujer dialogó ayer con El Territorio y contó en primera persona cómo ocurrieron los hechos que posteriormente denunció ante la Policía, lo que disparó el inicio de las actuaciones judiciales.

“Lo que pasó con mi hija fue que yo me dirigí al hospital para que la viera un doctor y en eso me atiende este señor, el doctor T., el cual me recibió y me preguntó qué le pasaba. Yo le cuento todo, que ella estaba decaída, pálida, que transpiraba frío y no reaccionaba como tenía reaccionar. Entonces él me pregunta si yo le había desparasitado. Yo le dije que no todavía, entonces él me dice que lo que ella tiene son parásitos y se va para otro lado”, narró Antonella.

Antonella pidió justicia y saber la verdad. / FOTO: María Rosa Fernández

La joven recordó que después de eso insistió con el médico y éste le respondió que el cuadro que presentaba la niña era normal, que eran “síntomas” propios de los parásitos, para lo cual le confeccionó un pedido de análisis de materia fecal y en otro recetario le indicó ibuprofeno cada 4 horas. Así, el profesional envió nuevamente a la casa a la beba.

Sin embargo, la situación empeoró. Y Antonella lo recordó así: “Yo salgo del hospital y él sale a buscar algo a su auto. En ese trayecto que iba al auto me dice que si agarra fiebre o vómitos la lleve de nuevo. Yo vuelvo a mi casa y le di el remedio, le di agua y algo para ella que coma, pero no quería. Salgo afuera con ella, pasan 5 minutos y ella empieza a convulsionar y a devolver agua. La llevo urgentemente al hospital de nuevo”.

En esa instancia, la joven madre indicó que al nosocomio llegó el intendente de San Javier, Matías Vilchez, que además es médico, que pide atención para la beba y recomienda su traslado a Posadas.

“El doctor Vilchez llega, salta una ventana y le dice que le pongan suero y oxígeno. Le ponen eso y sale el doctor Vilchez y me dice que ella va a estar bien, que se está reanimando y se va. A los 15 minutos sale mi marido y me dice que le van a llevar a Posadas, que allá la iba a ver un pediatra, pero mi beba nunca llegó a Posadas”, señaló.

Es que durante el traslado en ambulancia, a la altura de la localidad de Gobernador López, la niña entró en paro y el médico apuntado -que iba con ella-, intentó reanimarla pero no lo logró. Debido a la dramática situación, por el camino decidieron ir al Samic de Alem, pero la niña llegó sin vida.

“En la zona de Gobernador López mi marido escucha que el tubo de oxígeno se apaga y se callaron todos y T. le dice: ‘Entrá acá en Alem’. Cuando yo llego me entero por mi marido de que mi hija había fallecido, no nos dieron ningún tipo de explicaciones de por qué había falleció nuestra hijita, nunca dijeron que le iban hacer una autopsia, nada”, agregó Antonella.

Las fuentes consultadas señalaron que en esa instancia el médico firmó un certificado de defunción de la niña alegando como causa de muerte un paro cardiorrespiratorio por intoxicación con un infusión casera por manzanilla.

Con eso, el cuerpo fue entregado luego a la familia y despedido en el cementerio local, pero con el correr de las horas sus padres decidieron acudir ante las autoridades para exigir una investigación. Ellos indican que la beba nunca tuvo problemas de salud, por lo que están desconcertados ante lo sucedido y señalan que el cuadro de la niña no fue tomado con la responsabilidad necesaria.


Exhumación y pesquisa
Una vez notificada de lo sucedido, la fiscal Casafús solicitó que la exhumación del cuerpo para que se realice la autopsia, medida que no había sido ordenada con anterioridad a pesar de que, en principio, el caso configuraba una muerte dudosa.

Tras el pedido, la medida finalmente fue ordenada ayer por la jueza Zuetta y el procedimiento se concretó en horas del mediodía. Ahora se aguarda el resultado del examen para analizar los próximos pasos a seguir.

Previo a eso ya se había solicitado un allanamiento a los hospitales de San Javier y Alem, donde los pesquisas incautaron historias clínicas, datos de guardia y otros documentos considerados de interés para el caso.

“Yo nunca le di nada a mi hija para hacerle mal. A mis hijos los cuido como oro, justamente para no automedicarlos uno los lleva a los médicos, que se supone deben hacer todo para salvar una vida. Así que yo quiero que la verdad salga a la luz y saber realmente por qué la dejaron así descuidada si tuvieron posibilidad de reanimarle y que ella vuelva a estar estable, no dejarla morir así a mi hija y este médico nunca dio la cara, yo lo busqué y él no estaba, se había borrado, nadie me dio explicaciones de por qué murió mi hija. Pido justicia por favor”, culminó Antonella, desmintiendo así versiones que la acusaban de haber estado consumiendo dióxido de cloro en la familia.

Corresponsalía San Javier

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias