martes 18 de mayo de 2021
Cielo claro 13.7ºc | Posadas

Hacen posta y venden sus artesanías en El Brete, en la Costanera

Andariega experiencia en combi

Lola Laleu y Leónidas Zaghis tienen el sueño de unir Ushuaia con Alaska. Por la pandemia postergaron temporalmente la travesía y se largaron a conocer el país

lunes 12 de abril de 2021 | 6:00hs.
Andariega experiencia en combi
Lola es francesa, Leónidas es cordobés; se conocieron en un viaje como mochileros hace ocho años. El nuevo proyecto es unir en combi Ushuaia con Alaska. Fotos: Natalia Guerrero
Lola es francesa, Leónidas es cordobés; se conocieron en un viaje como mochileros hace ocho años. El nuevo proyecto es unir en combi Ushuaia con Alaska. Fotos: Natalia Guerrero

“No hace falta tener mucho dinero para viajar. Si uno está decidido y tiene claras las prioridades y la meta, viajar se vuelve un modo de vida hermoso. Te vas dando cuenta andando de que no son tantas las cosas que necesitás tener realmente, lo material tiene una función importante, claro, pero te vas despojando de esas presiones de acumular cosas y la vida se vuelve más libre, más sencilla y la mente está más abierta a dejarse sorprender”, dijo Leónidas Zaghis (36), que viaja en combi por Argentina junto a su compañera Lola Laleu (30).

Por estos días hacen posta en la zona del balneario El Brete, en la costanera posadeña, desde donde además de conocer lugares y gente, producen y venden sus artesanías en hilo y cuero y, esperan que un mecánico local ponga a punto el icónico vehículo andariego Volkswagen Kombi modelo 83.

“No hay que ponerse límites”, señaló a su vez Lola, sobre la empresa de emprender un viaje autogestionado y agregó que “es bueno tener un ahorro que te respalde o para situaciones puntuales, pero si no tenés dinero suficiente vas a encontrar mucha solidaridad en el camino entre otros viajeros y hay que procurarse la fuente laboral. Hoy hay muchas opciones para financiarse día a día, se puede hacer voluntariado, muchos viajeros hacen malabares, música, artesanías y también está la herramienta del digital nomad, que te permite trabajar online de tu profesión, dar clases, generar contenidos y viajar”.

Él es cordobés y ella es parisina, se conocieron en 2013, cuando vacacionaban en las playas de Barú en Colombia y ambos estaban de mochileros. “Lola venía por su camino desde Francia y yo venía viajando desde Bolivia, Perú, Ecuador hasta que llegué a Colombia y unificamos camino”, recordó Leónidas. Y Lola aportó: “Empezamos a viajar juntos y nunca más nos separamos, desde ahí hicimos una página de Facebook que se llama @unificandocaminos, hace poco también abrimos el Instagram, es un espacio para mostrar nuestro recorrido y compartir nuestras experiencias, que esperamos puedan ayudar a otros viajeros, como también a nosotros nos ayuda mucha gente”.

A dedo y con las mochilas al hombro recorrieron Sudamérica, después desembarcaron en Francia, quedaron en varias ciudades europeas y cruzaron a Asia.

“Como viajeros es muy bueno haber experimentado la mochila. La mochila te da ciertas cosas muy lindas, por ejemplo la desmaterialización que uno vive a través de la mochila no se puede experimentar de otra forma que no sea haciendo ese viaje”, contaron.

Con el tiempo proyectaron tener la combi, y una vez que la compraron, trabajaron en acondicionarla para salir a la ruta. Antes de convertirse en una casa era un transporte escolar municipal. Tiene un gran portaequipaje en el techo y en el interior, una cocina, un sillón, guirnaldas y un cactus.

Bosquejaron un mapa que une Ushuaia con Alaska. Una aventura terrestre por el continente de sur a norte para imbuirse en primera persona de paisajes, historias y culturas, de rostros y voces.

Lola es socióloga, da clases virtuales de francés y teje a mano pulseras, aros y collares con la técnica del macramé. Sostuvo que estar en movimiento, “te hace valorar las cosas, los afectos, ves muchas realidades, nos gusta mucho conocer a la gente, las culturas, la gastronomía, la naturaleza. Andando por tantos lugares uno ve que hay muchas formas de vivir, pero hay valores que se comparten como la solidaridad, las ganas de ayudar, de conversar con otros”.

“Para mí -continuó- es un aprendizaje, y lo lindo de Sudamérica es que comparten el idioma, se habla en general español y portugués en Brasil, pero podés ir de país en país hablando la misma lengua y eso te permite un vínculo diferente, más familiar. También vas a ver que cuando se viaja, aunque no se hable el mismo idioma las personas hacemos todo lo posible por entendernos y eso es algo muy llamativo y muy hermoso”.

De sur a norte

La combi la adquirieron hace un año y medio, y la primera salida fue a Ushuaia, por un desperfecto mecánico la estadía se extendió un poco más y allí los encontró la declaración de la emergencia sanitaria por coronavirus y la cuarentena.

“Nos quedamos de enero a junio de 2020, se venía el invierno y hacía mucho frío, volvimos a Córdoba, trabajamos un poco más en la combi y volvimos a salir, fuimos por varias provincias, llegamos a Salta y queríamos cruzar la frontera pero estaba cerrada. Ahí nos decidimos a viajar por Argentina, hasta que se pueda retomar el proyecto del viaje por toda América”, explicaron.

Escala en Misiones

Buscando un clima cálido arribaron a Posadas hace una semana y en unos días más continuarán su travesía por la provincia.

La furgoneta celeste con un ala extendida para procurar sombra, la bandera wiphala colgando de una de las puertas, la mesa que exhibe sahumerios artesanales y coloridos accesorios llaman la atención de quienes pasean por el lugar, que se acercan a dar la bienvenida a los visitantes.

“La pandemia no nos está dejando proyectarnos en el largo plazo y, hasta que podamos retomar nuestro proyecto original, la idea ahora es ir tranquilos por Argentina, haciendo voluntariado para conocer más de proyectos de desarrollo sustentable, sumando y compartiendo experiencias’’, detallaron. ‘‘En unos días vamos para Oberá, y luego iremos subiendo hasta Iguazú, y en el camino estamos abiertos a todo lo que nos encontremos. Conocimos personas muy cálidas acá y queremos seguir conociendo”, expuso Lola sobre la hoja de ruta para los días venideros.

Mientras, Leónidas reflexionó: “Cuando empezamos esta aventura con Lola y le dimos nombre al proyecto como ‘Unificando caminos’, fue porque cada uno venía en lo suyo y coincidimos y seguimos viaje juntos. Y son muchas las personas que se suman, que se unen, aunque sea en un trayecto pequeño, los amigos que hacemos, la gente que nos da una mano, los que nos compran una artesanía. Hay una conexión y una energía muy linda entre la gente que une caminos. Ojalá que contando esto podamos inspirar a alguien a salir a recorrer el mundo”. 

Más del proyecto
La combi en Posadas
Los viajeros están estos días en El Brete, en la costanera, donde se los reconoce por la combi celeste. Para saber más del viaje o comprar artesanías buscar en FB e IG @unificandocaminos.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias