sábado 17 de abril de 2021
Cielo claro 21ºc | Posadas

El juicio contra policía Rael Muller culminará el lunes con el dictado de la sentencia

Piden hasta 25 años de prisión para acusado de doble intento de homicidio

La querella encabezada por Mario Durán, una de las víctimas, pidió 25 años de cárcel, mientras que la fiscalía solicitó 16. Para la defensa no hubo intención de matar

jueves 08 de abril de 2021 | 6:03hs.
Piden hasta 25 años de prisión para acusado de doble intento de homicidio
Muller oyó los alegatos repasando la biblia y se arrodilló a rezar en un cuarto intermedio. Fotos: Matías Bordón
Muller oyó los alegatos repasando la biblia y se arrodilló a rezar en un cuarto intermedio. Fotos: Matías Bordón

El policía Rael Muller (37) oyó ayer los duros pedidos de prisión solicitados tanto por la fiscalía como por la querella y, de esta forma, pasará el fin de semana a sabiendas de que el próximo lunes, cuando regrese al Tribunal Penal Uno de Eldorado, podría ser condenado a una pena de hasta 25 años de cárcel en caso de ser declarado culpable.

Ese es el escenario en el que quedó sumido el hombre imputado por doble intento de homicidio -entre otros delitos-, tras la ronda de alegatos desarrollada por las partes ayer a la mañana, instancia en la cual la querella solicitó una pena de 25 años de prisión, mientras que la fiscalía pidió 16 y la defensa consideró que Muller no tuvo intención de matar, por lo cual solamente debería ser juzgado por abuso de arma de fuego y amenazas.

Ahora, será el turno del tribunal presidido por la magistrada Teresa Ramos e integrado por sus pares Lyda Gallardo y Atilio León, de analizar lo desarrollado en el juicio, como así también las conclusiones y las solicitudes de las partes para decidir.

La próxima audiencia fue programada para el lunes, instancia en la cual Muller tendrá la oportunidad de brindar sus últimas palabras ante el tribunal y luego se comunicará la sentencia.

Alegato en primera persona

El primero en exponer sus conclusiones fue el letrado Mario Durán, en carácter de querellante particular. Su exposición fue en primera persona, dado que él fue una las víctimas que del hecho que se le endilga a Muller.

“En estos días de debate quedó suficientemente acreditado el hecho, la intención y la capacidad de obrar de Muller, como así también los daños. Las declaraciones de las víctimas y de los testigos fueron coincidentes en cómo ocurrieron los hechos”, expresó al comienzo de su breve, pero contundente alegato.

Durán hizo un resumido relato del hecho ocurrido el 23 de octubre de 2017, desde que pasó a buscar con su camioneta Chevrolet S-10 a Vanesa Peralta -ex pareja de Muller y segunda víctima del caso- hasta el momento en que fueron perseguidos, interceptados y baleados por el policía mientras circulaban por la ruta provincial 17 desde Bernardo de Irigoyen hasta Eldorado para una audiencia judicial por la cuota alimentaria de una niña que sería hija de imputado.

Pero el letrado hizo especial en hincapié en la intención de matar que observó en Muller al cometer el hecho. Al respecto, sostuvo que “la intención de matar del suboficial Muller quedó acreditada. Él sabía perfectamente a quién quería matar ya que en la oportunidad en la que señora Peralta sube a mi camioneta él ve perfectamente quiénes están dentro de la camioneta, identifica bien el rodado y después, con una trama sorprendente, se pone detrás del rodado, hace como que me va a sobrepasar en el camino y se queda a la par del rodado, baja el vidrio y comienza a disparar. La intención es matar porque si bien no pudo lograr su cometido, no fue por falta de intención ni por experiencia en disparar, ya que dispara cuatro disparos, dos a la puerta delantera y dos a la puerta trasera, buscando como blanco a mí y a la señora Peralta”.

También consideró que durante el ataque Muller actuó en pleno uso de sus facultades y con total conciencia. Para ello puso sobre relieve que en el expediente no se pudo acreditar que el imputado haya estado siquiera alcoholizado, como había declarado al comienzo del juicio.

“Es una tentativa sí, pero el daño que produjo es mucho. El daño es físico, material, psicológico y económico. Yo creo que la condena tiene que ser ejemplar porque hoy me desempeño frente a una defensoría y veo que la violencia contra la mujer crece día a día, de todas las formas (...) yo creo que tendríamos que mandarle un mensaje a la sociedad para decirle que ese tipo de violencia se castiga y se castiga con el mayor rigor de la ley”, lanzó al cierre de su alegato.  En consecuencia, pidió 25 años de prisión para el acusado.

Acusación fiscal

A su turno expuso el fiscal Federico Rodríguez, quien también consideró los hechos como “acabadamente probados”, además de argumentar que el imputado tuvo intención de matar y que actuó con plena conciencia.

“Según los testigos, (Muller) les siguió durante 40 kilómetros, buscó el lugar indicado para realizar los disparos con un arma de fuego en perjuicio de sus víctimas. Los impactos y la trayectoria hablan por sí solos. Es indiscutible que hubo una intención directa de lograr el resultado muerte”, sostuvo Rodríguez, al tiempo que atribuyó la supervivencia de Durán y Peralta como “un milagro de Dios”.

El fiscal también consideró que no hubo pruebas de que el imputado estuviera alcoholizado ni con alguna alteración de su conciencia.

Por último, tras una serie de análisis y consideraciones sobre calificaciones legales respecto al concurso de los delitos atribuidos, señaló que “el rango de pena natal para el presente caso, de acuerdo al Artículo 55, es de 10 a 51 años. Esa es la escala penal en abstracto que estableció el legislador nacional dentro de la cual debemos escoger una pena que refleje la culpabilidad. Es un delito gravísimo”.

Como epílogo, entonces, solicitó la pena de 16 años de prisión para el acusado, quien oyó toda la audiencia repasando hojas de una biblia y durante un cuarto intermedio se arrodilló para rezar en la sala.


“Nunca tuvo intenciones de matar”

El último en exponer sus conclusiones fue José Reyes, defensor de Rael Muller.

Reyes quedó a cargo de la defensa del policía tras el tercer cambio de abogado solicitado por el imputado el 29 de marzo, minutos antes del inicio del debate.

Al comienzo de su alocución, el letrado indicó que “anticipo cuál es mi teoría del caso, solamente pido que se califique la conducta de mi defendido como autor del delito de abuso de arma de fuego con lesiones leves a Durán y Peralta y amenazas en grado de tentativa”.

Para Reyes, su defendido no  tuvo intención de matar, sino que los disparos fueron para detener la marcha del rodado en el que viajaban las víctimas.

“Ni el sumario ni el debate se pudo determinar certeramente la intención de matar. Respeto la apreciación de ambos colegas (por Durán y el fiscal Rodríguez), pero hubieron unos disparos que, a modo de ver de esta defensa, habían sido para intentar detenerlos a Durán y a la señora Vanesa (Peralta) que, presumía mi defendido, iban en la camioneta porque los habían visto antes. Y que los disparos que habrían sido efectuados por mi defendido serían para intentar detenerlos. Resalto que en este relato estimo que hubo imposibilidad física de direccionar Muller los disparos desde adentro de su vehículo”, expresó.

Y luego agregó que “él (por Muller) sí había ingerido bebidas alcohólicas esa noche, nunca tuvo intenciones de matar e incluso le pidió disculpas por las lesiones y daños, aunque fuera insuficiente, él pidió disculpas. Es para tenerlo en cuenta. No es una persona alterada, evidentemente era un buen personal policial, simplemente, como ser humano, creo que se ha descontrolado y ha sido imprudente y no tenía que haber utilizado su arma reglamentaria”.

Por ello, solicitó lo que ya había anticipado y se dio por cerrado el debate hasta el lunes, cuando las partes regresen al tribunal y se dicte sentencia. 

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias