sábado 17 de abril de 2021
Cielo claro 20ºc | Posadas

La víctima fue apuñalada en el cuello hace una semana en el barrio San Francisco de Asís

La familia de Fernando Barrios pidió justicia por la muerte del adolescente

Carolina Barrios, madre del menor asesinado, encabezó ayer una protesta pacífica frente al Palacio de Justicia capitalino. “Esto no fue en legítima defensa”, reclamó la mujer

martes 06 de abril de 2021 | 6:03hs.
La familia de Fernando Barrios pidió justicia por la muerte del adolescente
Los presentes se manifestaron frente a la entrada al Juzgado de Menores, sobre avenida Centenario. Fotos: Nicolás Oliynek
Los presentes se manifestaron frente a la entrada al Juzgado de Menores, sobre avenida Centenario. Fotos: Nicolás Oliynek

“No murió, lo asesinaron” y “Justicia por Fernando” son algunos de los mensajes que lucieron las pancartas que un importante número de vecinos, amigos y familiares de Fernando Nicolás Barrios (16) exhibieron durante la mañana de ayer en medio de una pacífica movilización que hicieron frente al Palacio de Justicia en reclamo del esclarecimiento de la muerte del menor, quien fue apuñalado en el cuello hace exactamente una semana en el barrio San Francisco de Asís, de la capital provincial.

A media mañana, y bajo un amenazante cielo gris, el puñado de allegados que acompañó a Carolina Barrios, madre del menor, comenzó a hacer ruido frente al edificio judicial con una sola misión: pedir justicia por lo sucedido.

Uno de los reclamos más enérgicos que expuso la madre apuntó a lo que consideran desde el lado de la familia Barrios como el poco tiempo que estuvo detenido el único sospechoso que tiene el caso: otro adolescente de 15 años que vivía en el mismo barrio de la víctima.

Justamente en relación a los dichos que dio el menor durante las horas que estuvo demorado en averiguación de lo sucedido, en las que expresó que se defendió porque la víctima intentó robarle el celular, Carolina salió al cruce de esta declaración y no dudó en defender la memoria y la imagen de su hijo. 

Durante una entrevista que brindó al programa Acá te lo contamos, por Radioactiva 100.7, la mujer sostuvo: “Después de que me entero de la primera versión que circuló por todos lados de que Fernando le quiso robar al asesino, yo como mamá, y como cada padre que conoce a su hijo, salí a hablar porque estoy segurísima de que eso no fue así y doy mi vida si es mentira. Fernando no tenía necesidad de robar”.

A su vez recordó que ese martes por la noche fue atacado cuando regresaba a su hogar, en donde la madre y su hermano de 9 años lo esperaban para cenar. 

“Fernando fue asesinado a una cuadra de mi casa. Ustedes no vieron el cuerpo de mi hijo cómo me lo entregaron, a los diez dedos de la mano les faltan pedazos, la cabeza toda destrozada, con varios hematomas. El asesino no estuvo ni 24 horas y la jueza (Marcela ) Leiva le soltó porque no tiene antecedentes y porque es menor”, reclamó efusivamente y entre lágrimas la entrevistada. 

“Yo como mamá no tengo palabras, no voy a encontrar consuelo jamás, yo como mamá pido justicia y que la jueza Leiva tome las medidas que correspondan. Esto no fue en legítima defensa, él (por el presunto agresor) tenía que seguir demorado hasta que se esclarezca esto, él no estuvo ni 24 horas detenido y la jueza lo dio a resguardo de los padres. A mí me devolvieron a mi hijo en un cajón y yo la vida de mi hijo no la voy a recuperar. La jueza estudió y me tiene que dar una solución, tiene que darme justicia por mi hijo. Nosotros hicimos esta marcha para que mi hijo pueda descansar en paz, que su muerte no quede impune como la de tantos chicos que fueron asesinados”, añadió la madre. 

Vecinos y conocidos

Al ser consultada sobre si Fernando conocía a su agresor, la entrevistada mencionó que después de lo ocurrido “me enteré que vive a tres cuadras de mi casa”.

A lo que agregó: “Yo nunca le pude ver en mi casa, pero hay testigos que ya declararon que el menor, que el asesino, iba a mi casa y tomaba tereré con mi hijo. Lo vieron en la esquina, charlando y tomando tereré”. 

 En una parte de su relato, la madre hizo hincapié en una cámara de seguridad que se encuentra según ella de “adorno”, a pocos metros de su vivienda. 

Sobre hechos graves en el vecindario comentó que “no es la primera vez que pasan cosas en esa cuadra. Tengo vecinitas que se criaron con mi hijo que fueron asaltadas, violentadas. Los chicos no pueden estudiar porque corren peligro porque la cámara sigue sin funcionar. ¿A quién hay que pedirle para que arreglen esa cámara? Porque si esa cámara andaba esto se iba a esclarecer desde un principio”. 

Por último, Carolina recordó a su hijo como una persona que siempre se caracterizó a pesar de su corta edad por ser un muchacho muy optimista. Un joven que tenía muchas ganas de progresar en la vida y que siempre fue su compañero y sostén ante diversas dificultades.

Y agregó que en muchas oportunidades, “cuando yo me estaba por derrumbar, él me decía ‘dale, mami, dale, mami’. Él quería recibirse, tenía sueños, me dijo que quería ser policía, que no me preocupe que él me iba a cuidar, que él quería trabajar para darme lo mejor para devolverme todo lo que yo hice por él, porque yo soy mamá soltera. ¿Y ahora cómo hago con todos los sueños que tenía él? Con los besos, los mimos, los abrazos. ¿Cómo hago para abrir la puerta de mi casa y no verle a él diciéndome ‘buen día, mami, ¿cómo amaneciste?’”. 

Pesquisa

Según indicaron voceros consultados por este matutino, por el momento el sumario policial realizado por efectivos de la comisaría jurisdiccional no llegó a manos de las autoridades del Juzgado Correccional y de Menores Uno, que interviene en la investigación del hecho. 

Una vez que suceda esto, se espera que sean llamados a declarar varios testigos que dieron un primer panorama de lo ocurrido ante la Policía. 

Uno de los testimonios clave en el caso podría ser  el del vecino que vive sobre calle Domínguez al 3.500, en cercanías de la zona de las avenidas Uruguay y Quaranta y que encontró a la víctima agonizando en la vereda de su casa. Este hombre relató que en primera instancia pensó que el muchacho estaba recostado por el automóvil con intenciones de robar algo del vehículo, pero al salir se encontró con que el chico le pedía ayuda.

En esa instancia, aparentemente el testigo pudo dialogar brevemente con el adolescente, quien le aseguró que le habían agredido por que le quisieron robar. De acuerdo a la reconstrucción que se tiene del caso, se sabe que el ataque se produjo cerca de las 21.30 del martes pasado.

Un rato más tarde de la asistencia médica a Barrios, efectivos policiales encontraron en inmediaciones de la avenida Jesús de Nazaret y la calle Facundo Quiroga al presunto agresor, de 15 años.

En su poder los pesquisas secuestraron un arma blanca, tipo sevillana. Y además advirtieron que su remera presentaba manchas presumiblemente de sangre. 

A partir de esto el adolescente quedó demorado y durante su estadía en la comisaría afirmó que en realidad fue Barrios quien le quiso robar su celular y que él se defendió del ataque, tras lo cual corrió unas cuadras en busca de ayuda. Fue en la dependencia donde el chico entregó el arma blanca utilizada y un celular marca Motorola, que ahora también deberá ser sometido a pericias técnicas.

El adolescente también fue examinado médicamente, instancia en la que se concluyó que presentaba excoriaciones en codo, hombro y omóplato izquierdo, además de múltiples manchas de sangre seca en el rostro, miembros superiores y en su remera. 

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias