lunes 12 de abril de 2021
Algo de nubes 24ºc | Posadas

Informe de la Comisión Provincial de Prevención de la Tortura

Unos 100 presos federales siguen alojados en comisarías locales

Por la superpoblación, el Penal de Candelaria ya no recibe internos. En las unidades misioneras hay otros 53 detenidos nacionales, con gastos costeados por la provincia

martes 06 de abril de 2021 | 6:04hs.
Unos 100 presos federales siguen alojados en comisarías locales

El hacinamiento y la superpoblación carcelaria siguen siendo preocupaciones constantes entre las autoridades encargadas de velar por la seguridad y los derechos humanos en Misiones. Un hecho que se repite y vuelve a ser centro de análisis es la permanencia de detenidos federales en cárceles y comisarías provinciales.

La Comisión Provincial de Prevención de la Tortura presentó un nuevo informe que da cuenta del escenario, donde hay al menos 101 detenidos de orden federal que siguen alojados en calabozos de comisarías, lugares preparados sólo para estadías transitorias.

A esto se suman otros 53 presos, también federales, que están en unidades penales pertenecientes a la provincia, lo que genera un costo económico de logística, alimentación, custodia y seguridad que se afronta con recursos propios de los misioneros, pese a que debería ser cubierto por Nación.

Respecto a esto se refirió Eduardo Magno Scherer, presidente de la Comisión Provincial de Prevención de la Tortura, quien manifestó que “hay unas cien personas en comisarías de la provincia y hay que tener en cuenta en primer lugar, que las comisarías no están hechas para alojar a nadie en forma permanente, es para contraventores que fueron detenidos el fin de semana o quizás a algún detenido que lo requiera el juez porque está cerca del juzgado, pero siempre debería ser de forma excepcional”.

En diálogo con El Territorio, remarcó que “hay detenidos, condenados, procesados, incluso dos o tres años en celdas sin el régimen que hay en las cárceles federales, donde hay acceso al patio, a libros, a la educación, están literalmente encerrados. En la Comisaría Quinta de Garupá –ejemplificó– hay un tipo que está hace tres años encerrado en una celda de 3 por 2, con otros cuatro compañeros”.

Esta situación se da debido a la superpoblación que hay en la Colonia Penal Candelaria, la única en la provincia de carácter federal. En tanto, mediante un convenio de larga data entre Misiones y la Nación, también hay un pabellón preparado especialmente en Loreto, que de la misma manera se encuentra abarrotado. “Desde la Comisión mandamos a funcionarios nacionales varios pedidos para que construyan un nuevo lugar, porque es una unidad penal más que estamos pagando los misioneros y no nos corresponde. Candelaria tiene capacidad para 200, por lo que no recibe a nadie, ni siquiera con oficio judicial, y hay lista de espera, deberían estar en Gendarmería, Prefectura o comisarías federales, pero está todo lleno, por eso los jueces los terminan enviando a comisarías o unidades de la provincia”, determinó Scherer. De acuerdo al informe, 85 (el 55,6%) están imputados y 68 (el 44,4%) tienen condena.

Gastos provinciales

Uno de los problemas principales es el de los recursos misioneros, tanto económicos como humanos, que se asignan a la guarda de estos 154 detenidos federales. “Esto le genera a la Policía de la Provincia un dolor de cabeza porque eso provoca hacinamiento en las unidades provinciales, como también hay que darles de comer, llevarles al médico, utilizar vehículos de la Policía, utilizar los recursos misioneros cuando todo eso debería estar solventado por Nación, si son presos federales. Los misioneros pagamos los presos de todo el país y además estamos pagando con recursos misioneros a otra tanda de presos federales alojados en Misiones”, explicó el presidente de la comisión.

Al tiempo que graficó: “En una comisaría, con cuatro personas que quedan a la noche, si hay 15 detenidos tienen que quedarse tres a cuidar los presos y uno a hacer mesa de entrada. Si ocurre algo en el barrio no pueden salir. Si tienen un solo móvil y hay que trasladar al preso porque lo llamó el juez, esa comisaría se queda sin móvil, si pasa algo no pueden salir o pasa siempre que el policía sale con su propio móvil, utilizando su combustible”.

El informe además determina que el 80,5% de los detenidos son argentinos, 18,2% son paraguayos y el 1,3% de otra nacionalidad. No obstante, entre los argentinos la mayoría son de otras provincias que llegaron a Misiones para traspasar cosas por la frontera y fueron apresados. “Esa gente no tiene nadie acá que le lleve una yerba, un jabón, ¿y quién le da eso? Otro preso misionero o el policía. Esa gente está ahí en la nada”, dijo Scherer.

Y concluyó: “El policía de la provincia de Misiones tiene como finalidad brindar seguridad al vecino y nosotros tenemos al policía brindando seguridad al preso, cuando en realidad para eso tendría que estar el servicio penitenciario”. 

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias