lunes 19 de abril de 2021
Cielo claro 22ºc | Posadas

La presunta víctima de abuso sexual tiene 8 años

Testimonio de niño que acusó a su niñera no habría sido concluyente

La denuncia fue radicada en julio del 2020 en Oberá. La Cámara Gesell “no arrojó ningún elemento para corroborar o descartar el supuesto abuso”, dijo una fuente

lunes 05 de abril de 2021 | 3:30hs.
Testimonio de niño que acusó a su niñera no habría sido concluyente
El hecho está siendo investigado por el Juzgado de Instrucción Uno de Oberá.
El hecho está siendo investigado por el Juzgado de Instrucción Uno de Oberá.

La semana pasada un niño de 8 años fue evaluado en Cámara Gesell en el marco del expediente por presunto abuso sexual en el cual está sospechada la ex niñera del menor, una mujer de 60 años que fue denunciada hace ocho meses.

Precisamente, en su edición del pasado 9 de febrero, El Territorio publicó detalles exclusivos del caso y el reclamo de la madre del pequeño, quien cuestionó la falta de avances significativos en la causa.

El nene arrastra un grave problema de visión y las secuelas del presunto abuso sexual padecido a manos de quien lo cuidó desde los 3 hasta los 6 años, según consta en la denuncia radicada en julio del año pasado ante la Comisaría de Mujer de Oberá.

Finalmente, tras la difusión del caso se fijó fecha para la realización de la Cámara Gesell, considerado un elemento de prueba clave en delitos contra la integridad sexual de niños y adolescentes.

El pequeño fue entrevistado por una psicóloga del Cuerpo Médico Forense, quien a través de juegos y técnicas especiales trató de indagar sobre los pormenores del hecho que se investiga.

Al respecto, fuentes del caso reconocieron que “no estuvieron dadas las condiciones porque se trata de un nene con un grave problema de visión, lo que dificulta su relación con extraños. Estuvo muy inquieto y disperso, y en un momento se levantó y pidió para irse. Por eso su aporte no fue concluyente. No arrojó ningún elemento para corroborar o descartar el supuesto abuso”.

En consecuencia, el Juzgado de Instrucción Uno de Oberá solicitará nuevas pericias para avanzar en la posible imputación o dictar el sobreseimiento de la mujer denunciada.

Grave acusación

La trama del presunto abuso salió a la luz a mediados del año pasado, cuando el nene comenzó a evidenciar indicios de abuso y contó lo que le hacía la “tía Margarita”, como le decía a la mujer que estaba a su cargo.

“Para mí era la niñera soñada, pero violó a mi nene desde los 3 añitos. Nunca imaginé que podría hacer algo así porque es una mujer mayor, es madre y abuela. Pero mi hijo siempre cuenta los mismos detalles de las cosas que le hacía, dónde y cómo. Hoy estamos tratando las secuelas que tiene, además de su problema de visión que podría estar relacionado al abuso”, comentó la madre en una entrevista previa con este matutino.

La sospechosa comenzó a la trabajar como niñera cuando el pequeño tenía 3 años, hasta entonces el único hijo de la pareja. La citada es del mismo barrio y madre de una colega de la denunciante, por lo que gozaba de la mayor confianza. 

“Yo estaba feliz con ella, nos íbamos de viaje y le dejábamos la casa. Le teníamos toda la confianza del mundo”, graficó.

Pero al poco tiempo el menor comenzó a evidenciar ciertos síntomas que luego cobraron relevancia, como estar muy apegado a la madre, le costaba conciliar el sueño y golpeaba sus juguetes.

Ya con 4 años empezó a tartamudear y estaba siempre nervioso. Además padecía un constante estreñimiento, contó la progenitora.

Al respecto, indicó que “primero pensamos que se ponía nervioso porque tartamudeaba y le costaba comunicarse. Le hicimos estudios médicos y todos salieron bien”.

Actitudes sospechosas

Al año siguiente el nene comenzó con problemas oculares, por lo que recurrieron a un especialista de Posadas y luego lo derivaron con un alergista.

“Cuando empezó primer grado se cerró más. Nunca me contaba nada de la escuela. En paralelo empezó la rehabilitación por el problema ocular y pedí licencia en mi trabajo, por lo que la señora que trabajaba en casa dejó de ir. Hasta ahí no sospechaba nada. Incluso lloré cuando se fue porque le tenía mucho aprecio”, subrayó.

Al compartir más tiempo con el pequeño se hizo evidente que algo pasaba, ya que empezó a notar actitudes que antes no veía. En paralelo, el niño mostraba problemas de conducta en la escuela, se lo notaba enojado y tenía pesadillas.

Fue entonces que intervino un profesor del Centro de Rehabilitación del Ciego Santa Rosa de Lima, de Posadas, quien recomendó que consulten con un especialista porque notaba síntomas de abuso sexual en el pequeño. 

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias