miércoles 27 de octubre de 2021
Cielo claro 20ºc | Posadas

Luego del hallazgo de $1,7 millones en el cuartel

Robo millonario en Posadas: quién es quién y los interrogantes por resolver

Los investigadores ya tienen identificados a dos prófugos y creen que tarde o temprano van a caer, pero temen perderle el rastro al resto del botín que tendrían

miércoles 31 de marzo de 2021 | 3:30hs.
Robo millonario en Posadas: quién es quién y los interrogantes por resolver
Las instalaciones del Ejército Argentino en Posadas fueron allanadas el lunes. Fotos: Nicolás Oliynek
Las instalaciones del Ejército Argentino en Posadas fueron allanadas el lunes. Fotos: Nicolás Oliynek

Respecto del millonario robo concretado por motochorros en el microcentro hace casi una semana, puertas adentro de la Policía de Misiones conviven dos sentimientos. Uno es la satisfacción por la rápida investigación que permitió identificar a los autores y recuperar parte del dinero; el otro es la ansiedad por llegar a los otros actores, lo que los llevaría a la otra parte del botín.

En relación a lo segundo, las pesquisas no cesan porque las diferentes dependencias de la Unidad Regional I creen que trabajan contrarreloj. Saben que los dos prófugos -ya identificados- caerán tarde o temprano, pero lo que les preocupa es perder el rastro del dinero, que en las sombras se puede diluir y sobre todo esconder.

De todas formas, las operaciones avanzan sin las certezas de lo que se pueden encontrar. Es que el denunciante Aldo Ariel A. (46), dijo al principio que le habían robado poco más de un millón de pesos y cambió la versión en más de una oportunidad, señalando finalmente que la mochila contenía 5,6 millones en diferentes valores.

Incluso hay especulaciones sobre si esa plata entraría en el bolso que describió, más después del operativo del lunes. El dinero secuestrado fue cargado en varias bolsas y no están seguros si había espacio para mucho más. Todo eso está en grises.

Según lo que arrojó la pesquisa coordinada por el Juzgado de Instrucción Uno, quienes faltan por detener son los autores materiales del atraco. Uno de ellos es un hombre robusto que le golpeó la cabeza de la víctima con una culata para extraerle la mochila y luego amenazó al custodio con un “si te movés te quemo”, mientras que el otro es quien manejaba una Motomel 110 vestido de negro y esperó con el motor encendido para huir a toda velocidad.

Por otro lado se encuentran los custodios, Gustavo G. (41) y Cristian P. (37), señalados por ser los entregadores. A uno de ellos se le reprocha la inacción ante el robo, mientras que el otro aludió que estaba retrasado y ni había llegado aún al lugar. De todas formas, la Justicia deberá corroborar su participación con la instrucción y, entre otras cosas, se espera el análisis de los teléfonos celulares para relacionarlos con los demás actores.

Como se dijo, son dos efectivos de la Policía de Misiones. Ayer un investigador del caso reafirmó que fueron sus antecedentes lo que hizo que se ponga la lupa sobre ellos, además que entraron en contradicciones y se resistieron a entregar sus móviles.

Gustavo pidió la baja hace 15 años, luego del homicidio de Iván Mercol en un boliche posadeño, en marzo del 2006. Estuvo esa noche en el lugar y declaró como testigo en el juicio -nunca fue sospechoso ni imputado-. Cristian fue trasladado hace poco a una comisaría capitalina, pero nunca se presentó y está en disponibilidad, por lo que en los papeles aún pertenece a la fuerza.

El cerebro

El último en ser detenido fue Emanuel S. A. (30), cabo primero del Ejército Argentino. Al él la pesquisa lo señala como el autor intelectual del golpe y tiene en contra una prueba tan contundente como sorprendente: en su lugar de trabajo, en la Compañía de Comunicaciones Monte 12, fue hallado lo que sería parte del botín.

Se tratan de 1,7 millones de pesos al cambio oficial, aunque algunas fuentes dieron un monto mayor. Se especula que es dinero que fue dividido del monto total, con la particularidad que da 5,1 millones si se multiplica por tres. Las preguntas que surgen son -además de cuánto es el monto sustraído- cómo y entre cuántos se dividió.

Como informó en la víspera El Territorio, el dinero estaba en un lugar al que solamente el detenido tenía acceso con sus llaves. Señalaron que se trata de una radioestación, que es un cuarto pequeño desde donde se establecen enlaces con otras unidades.

El soldado, además de sus funciones como militar, se dedicaba a la instalación de cámaras y equipos de seguridad. Había hecho varios trabajos para la víctima, que tiene diferentes locales, por lo que sabía el flujo de dinero que manejaba diariamente. Tenía información -tal vez también imágenes - privilegiada y la habría aprovechado para hacer el mal. 

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%