sábado 17 de abril de 2021
Cielo claro 21ºc | Posadas

Hernán Soto, herrero artístico

Forjar el arte

Catamarqueño radicado en Capioví, desde 2011 se dedica -con estilo propio- a fabricar piezas de arte hechas en hierro. Divide su tiempo entre la familia, la docencia, la música y la herrería, a las que considera “sus grandes pasiones”

martes 30 de marzo de 2021 | 2:30hs.
Forjar el arte
Desde el 2011, Hernán Soto se dedica a fabricar piezas de arte en hierro. Foto: Esteban González
Desde el 2011, Hernán Soto se dedica a fabricar piezas de arte en hierro. Foto: Esteban González

Hernán Roberto Soto (39) vive en Capioví y desde el 2011 se dedica a la herrería artística, un oficio maravilloso y cada vez más difícil de encontrar.

Pero el herrero no sólo es artista de su oficio sino que también es músico y forma parte de un grupo de folclore y un conjunto de música infantil. Es así como divide su tiempo entre la docencia, la música, la herrería y su familia y asegura que son “sus grandes pasiones”.

Nació en Catamarca y por cuestiones del trabajo de su padre, vivió en distintas provincias del país. “Soy catamarqueño pero viví en La Pampa, un tiempo también en Córdoba y desde 2001 estoy en Misiones”, comenzó relatando a El Territorio. Ya en la tierra colorada, se enamoró no sólo del paisaje, sino también de una mujer misionera, Patricia Hippler (36), con quien se casó hace once años y formó una familia. Al día de hoy tienen dos hijos, Mara y Augusto.

El herrero recuerda que desde niño mostró interés por armar cosas y cantar. Se recibió de profesor en música en La Pampa, comenzó a estudiar en Córdoba diseño industrial pero no pudo terminar. “Tuve que dejar la carrera, mis padres ya estaban en Misiones y yo vine a vivir junto con ellos y mis hermanos”, relató sobre su llegada a la provincia.

“Estando en Misiones vivimos un tiempo en Puerto Rico. Mis hermanos juntaban piedritas que encontraban en la calle y me las daban. Con ese elemento y alambre de cobre comencé a armar árboles de la vida. Así arranqué con esto”, comentó al tiempo que reflexionó que para él, “el arte es la expresión del alma. Aunque en mi caso también es la expresión de las manos”, agregó riendo.

Asegura que no tiene fin de semanas o feriados para descansar. En los días hábiles dicta clases de música en escuelas de Capioví. Mientras que, en tiempos que no asiste a clases, se dedica a trabajar en su herrería. Refleja así el compromiso y amor a su trabajo, sin desatender a su familia, y como él mismo dice “se gana el pan con esfuerzo y dedicación”.

En Capioví, ya es costumbre ver en cada temporada de verano los adornos navideños que construye para embellecer la ciudad. En la última fiesta, “ayudé con las estructuras del trineo, con los renos, y además realicé una misma estructura -pero más pequeña- que me solicitó la Municipalidad de Montecarlo. Todo en hierro”, detalló, haciendo referencia a uno de sus tantos trabajos artísticos forjados.

El oficio que hoy desempeña como arte lo aprendió gracias a un amigo. “En un principio, mi amigo me enseño muchas cosas. Yo fui agregando técnicas propias, en cuanto a diseño y estilo, que son las que le dan mi sello propio a mis trabajos. Con el tiempo y bastante práctica, me fui perfeccionando. Me gusta diseñar y hacer algo distinto de lo que se suele ver”, dijo explicando además que por eso fabrica sus propios moldes para trabajar.

“Todos los días estoy por lo menos un rato en el taller. A veces cuesta dejar algunas cosas de lado para hacerme un tiempo, pero disfruto mucho esto que hago, por eso siempre le dedico algo de tiempo”, contó, haciendo hincapié en su artesanal oficio como una terapia.

Multiplicidad artística

Además de su pasión por hacer arte con el hierro, Hernán también practica, enseña y comparte amor por la música. Además de ser docente especializado en ello, también forma parte del ‘Grupo Sonkoy’ de folclore, en el que canta y hace percusión. También forma parte de una agrupación de canto infantil, ‘Malumabru’. De esa manera, “canto e interactúo con los niños y padres, a través de las canciones y el baile”, dijo, dejando entrever otra de sus grandes facetas de artista.

Hernán reparte su tiempo entre su familia, su trabajo como docente, el taller de herrería y los grupos de música. Y asegura que, aunque todo es importante en su vida, la familia que logró formar junto a su esposa “es el motor que me impulsa a desarrollar diferentes mecanismos de proyección. Trato de dedicar el mayor tiempo que puedo a ellos, incluso hay días que cuando estoy en mi taller y me falta inspiración, me siento a tomar tereré con mi esposa y hasta mejora la forma de un diseño que estoy armando”. Así, su familia es su más grande e importante proyecto: “No hay una noche que no rece con mis hijos el ángel de la guarda o les lea la Biblia. Tanto para mí como ellos eso es fundamental. Además de eso, compartimos también cuentos de fantasía que inventamos en familia”, agrego refiriendo que lo que más le gusta es compartir tiempo con los suyos.

Con su labor y talento, busca inculcar valores como la responsabilidad y la entrega, inspirando a otros a “seguir sus sueños y proyectos, por más obstáculos que se atraviesen en el camino”.

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias