lunes 17 de mayo de 2021
Cielo claro 18ºc | Posadas

La ilimitada fuente de arte

Es posible hacer obras con casi cualquier tipo de objeto y elemento. Aquí sólo algunos ejemplos locales de los tantos que abundan bajo la superficie y lejos del ‘spotlight’

domingo 28 de marzo de 2021 | 6:05hs.
La ilimitada fuente de arte
Marcos Chaparro realiza todo tipo de retratos con cintas de cassette. Artistas, paisajes y mascotas dan vida a los cuadros que elabora desde hace diez años.
Marcos Chaparro realiza todo tipo de retratos con cintas de cassette. Artistas, paisajes y mascotas dan vida a los cuadros que elabora desde hace diez años.

Algunas veces efímero, otras eterno, el arte es siempre intransigente. Encuentra el curso, abre un hueco para sobresalir.

Asimismo, usa exposición para sostener distintos axiomas, en especial en tiempos donde la conciencia ecológica es mayor, el arte se nutre de plásticos, de residuos, de desperdicios para crear impactantes visiones. La naturaleza puede ser fuente de inspiración para distintas disciplinas, pero cuando se convierte también en el eje y cambia la materia prima, la magnitud es mayor. Así como la japonesa Sayaka Ganz (esculturas con plásticos), el holandés Diet Wiegman (esculturas de luz y sombras con elementos reciclados), el portugués Artur Bordalo y sus  animales a base de basura industrial o el mismísimo ícono nacional Carlos Regazzoni que nos dejó hace casi un año, artistas locales encuentran en objetos inusuales material de obra.

Además de la conciencia ecológica que traen por ejemplo los títeres de Sakados del Tacho, los juguetes de Nada que Perder Recicla, los collages urbanos de Sandra Gularte, que ya han sido parte de las páginas de este diario en varias oportunidades, hay quienes en un elemento cotidiano encuentran la necesidad de expresarse.

Metales, plásticos, chatarra, arena, hielo, lápices, cepillos, basura, incluso la comida y bebida fueron útiles como componentes de piezas increíbles. Evidentemente solo es una cuestión de dejar volar la imaginación pensar ‘fuera de la caja’ y asirse de lo que haya cerca, para crear arte. Incluso el papel donde se leen estas líneas puede obrar para mucho más que el fueguito del asado. Salirse de lo convencional, cruzar los límites es la característica de quienes protagonizan estas crónicas.

La mayoría de las veces la labor comienza de manera informal, como un ocioso escape y se consolida más tarde en el profesionalismo y la perfección de la técnica.

Cintas de cassette hechas retrato (página 8) latas y plástico que emiten sonido (página 6), cables de teléfono creando seres entrañables (páginas 4 y 5) y bicicletas dispuestas como nuevos portones (página 7) son algunas de las historias que cobran relevancia hoy y que alientan a seguir la línea de la innovación. Tachos, globos, bolsas, todo puede ser un instrumento musical, dicen desde Late (página  6), fuera de la esfera del arte plástico.

Precisamente esta semana, hace dos días, Marta Minujín presentó su última obra denominada  Pandemia. Fue hecha con 22.600 tiras de paño teñido en escala de grises, a modo de retratar los tiempos del coronavirus.  Hace unos meses, en plena preparación de este proyecto, la reconocida artista argentina refería su intención de continuar generando ‘chispa’ con su trabajo, de ‘‘seguir acostando mitos”, como una de sus metas.

En esa línea, por un lado, buscará montar una gigantesca pelota de 15 metros de diámetro toda recubierta de dulce de leche y por otro, pretende acostar a la Estatua de la Libertad, tal como hizo con otros hitos y cubrirla de hamburguesas de plástico.

“Todo es posible’’, dice la imparable y casi octogenaria artista. Qué mensaje más esperanzador que ese, que todo es posible, que se pueden hacer cosas magníficas incluso con la basura, con un descarte, con un elemento que creemos inservible,  invisible o insignificante. A agudizar las mentes y abrirse cada día más al universo donde todo es arte. 

 

Informe de domingo

La ilimitada fuente de arte

Un universo monstruoso detrás de las líneas tangibles del teléfono

Chatarra convertida en paseo turístico en Iguazú

Una exploración por la sonoridad del mundo y sus cosas

La cinta de cassette como eje de la máquina del tiempo

Monchito fabrica portones y cestos con bicicletas viejas

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias