domingo 18 de abril de 2021
Cielo claro 29ºc | Posadas

Casamiento pintoresco

domingo 28 de marzo de 2021 | 6:00hs.
Aída Ofelia Giménez
Casamiento pintoresco

Cuando nos mudamos a la chacra, pasado un tiempo, empezamos a conocer a la gente de la colonia.

Así fue que, no sólo nos invitaron a un casamiento, sino que pidieron que aportáramos alguna ayuda (transporte, arreglo de mesas, etc.).

Como los novios eran personas queridas por nosotros, ella por ser vecina, y él por trabajar en nuestra casa, aceptamos gustosos.

Se fijó la fecha y comenzaron los preparativos. La unión civil se realizó cuatro días antes de la ceremonia religiosa. Como se pretendía que la novia llegara casta y pura al día que se unieran ante Dios y a pesar que ya estaban casados por civil, se redoblaron los cuidados para que los contrayentes no tuvieran oportunidad alguna de estar a solas.

La novia iba a todos lados con un séquito de cuatro hermanos menores, que no la dejaban ni a sol ni a sombra, cuidados intensificados, si por razones de los preparativos, tenía que venir a casa donde el novio estaba trabajando.

Llegó el gran día de la boda. Se celebraba por la mañana en la capilla de la colonia, previa Santa Misa.

Llevamos al novio y al padre de la novia. Luego irían ella y su séquito de hermanos.

Mientras se realizaba la unión, me quedé preparando el patio. Se colocaron largas mesas hechas con tablones, y debajo de un árbol, una más pequeña para la torta. Algunos parientes preparaban el asado y hervían la mandioca.

Como a las once y media llegaron los novios, quienes fueron recibidos por un bullicioso grupo de chicos y una tía vieja. Los cocineros ni se inmutaron. Comenzaron a llegar los invitados. Venían en carros, camionetas y a pie, y todos sin excepción, para acceder al patio, tenían que batirse a duelo con un montón de gansos que, con sus estridentes gritos y picotazos corrían a los recién llegados.

Pasada la prueba de este “averno” de plumas, escudriñaban la larga mesa dándose besos y apretones de manos, buscando el mejor lugar.

La cabecera de la mesa no estaba ocupada por los novios como se estila, sino por el padre de la novia por derecho jerárquico, quien daba todo tipo de órdenes incluyendo al recién “estrenado” yerno.

Comenzó el almuerzo y con él, las situaciones pintorescas. A la orden del padre, aparecieron los cocineros con el asado, la mandioca, los choclos y la ensalada.

En la mesa no se admitía a los chicos, los que entre mocos y tirones de mangas, lograban un pedazo de asado acompañado por la sentencia, con la singular expresión lugareña: ¡… vaye a jugá que usté ya comió…!”

Dos chicos de guardia cerca de la torta, a escobazos espantaban a las gallinas que, en continuos asaltos, estaban empeñadas en picotearla.

Mientras, las damajuanas de tinto, pasaban de mano en mano entre los comensales, y los gritos de “¡Viva los novios!” se hacían más continuos; algunos los acompañaban con sapucay.

Debajo de la mesa, tres perros flacos, que entre patadas y “¡juiiiira perro!”, esperaban el milagro que, como maná del cielo, cayera algo de los platos.

En pleno almuerzo, el “director” del evento (padre de la novia) ordenó a dos de sus hijos: “¡Vayan al piquete que es hora de tomar agua los caballos!”. Entre rezongos y maldiciones dejaron la fiesta. ¡Pobres! El piquete quedaba un kilómetro cerro arriba.

Se cortó la torta para alivio de los que la custodiaban y  a eso de las cuatro de la tarde, los novios anunciaron que iban a retirarse. Como si hubieran anunciado un sacrilegio, se dejaron oír los encolerizados gritos de la madre de la novia: “¡Cómo se van a ir si ahora vienen los Ayala a tomar tereré!”.

Resignaron un tiempo más los deseos de estar a solas. Terminada la ronda de tereré, por fin pudieron retirarse a su nuevo hogar, y como despedida de la madre de la novia, sonó en el patio la ríspida acotación

-¿No sé qué apuro tienen?

                            

..........................................................

La vincha de Pirincho

Si conseguir a alguien para mantener el parque es toda una odisea, lo es más, lidiar con semejante personaje como mi nuevo ayudante, apodado Pirincho. Vive a unos dos kilómetros de la chacra.

Cuando lo contraté, arreglamos que debía ayudar a desmalezar y mantener prolijo el parque, pocas horas y no todos los días. El primer mes, haciendo justicia al viejo dicho: “escoba nueva, barre bien”, se afanaba para que todo estuviera prolijo. Al terminar el día, decía si podía adelantarle “alguito”. Se fueron sucediendo los días y alargándose su ausencia. El pasto crecía el doble con cada lluvia. Cuando por fin aparecía, le preguntaba:

-¿Por qué no vino?-

A lo que me contestaba:

-¡Porque “lluvió”!-

Pasaba otro tiempo sin que apareciera y cuando lo hacía, contestaba frotándose las manos:

-Es que no “lluvió”, ta’ duro el pasto-

Otro día le pedí ayuda para trasplantar unos arbolitos. El día estaba totalmente despejado y hacía mucho calor, él frotándose las manos e inclinando la cabeza hacia un costado y mirando lejos, anunció:

-Va a “lluvé”, escuche los truenos-

Juro que no había una sola nube, pero él no trasplantaba porque según dijo:

-Si cae agua se pone cascote la tierra-

Entre “lluvió” y no “lluvió”, logramos mantener el pasto. Pasó casi un mes y como no venía, fui a verlo, pensando que estaba enfermo. Cuando llegué no podía creer lo que estaba viendo. Creo que tampoco podré describirlo cabalmente. Pirincho se encontraba sentado en la puerta de su casita, a pleno sol. En la cabeza tenía puesta una vincha de trapo, al estilo de los indios pampas; de aspecto grasiento, moscas que se posaban y que él las espantaba con una rama de escobadura.

Me recibió con una enorme sonrisa desdentada y sin levantarse del lugar, dijo:

-Perdóneme doñita, no puedo ir a trabajar porque estoy enfermo-

Sacando la vincha, su aspecto era de alguien saludable.

-¿Qué tiene usted Pirincho?- pregunté.

-¡Un daño!- respondió. –Me duele la cabeza y “la médica” me mandó atarme la cabeza con un trapo embadurnado con grasa de pecho de chancho, por cuatro viernes-.

Pensé que si seguía así y al sol, se enfermaría en serio, ya que las moscas aumentaban y también el olor de la grasa de su vincha. Le propuse llevarlo al hospital para que lo examinara un doctor, pero se negó rotundamente.

-¡No doñita! Va “lluvé” y no vamos a poder volver por el barrial.

-La “médica” me dijo que no vaya a ningún lugar, porque el “payé” me lo hicieron cuando “lluvió” y usaron agua, con “orín” (orina) de sapo-.

¡Pobre Pirincho!, no vino más a casa. A veces lo encuentro y me dice:

-Si no va a “lluvé”, en cualquier momentito la voy a visitar.

Del libro “Teyú Cuaré : Sonata en Sol Mayor y Verde Intenso”. La autora reside en esa zona de San Ignacio. Ha publicado varios libros.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias