jueves 13 de mayo de 2021
Cielo claro 9.9ºc | Posadas

Entrevista a la actriz Yanina Ávila

El sueño de una nueva película y una realidad urgente

En agosto del año pasado vivió una gran exposición mediática por su papel en la película de Netflix, ‘Crímenes de familia’. Con esa repercusión consiguió una beca en actuación pero su economía es delicada

martes 16 de marzo de 2021 | 4:30hs.
El sueño de una nueva película y una realidad urgente
Yanina Ávila se define “como una chica humilde de pueblo, madre, hija, trabajadora, actriz y luchadora”.
Yanina Ávila se define “como una chica humilde de pueblo, madre, hija, trabajadora, actriz y luchadora”.

En agosto del año pasado y en medio del aislamiento social obligatorio se estrenaba en Netflix la película ‘Crímenes de familia’, con la dirección de Sebastián Schindel.El policial inspirado en hechos reales se convirtió rápidamente en lo más visto de la plataforma en Argentina. Las múltiples violencias hacia las mujeres es el tópico que une las historias cruzadas de los protagonistas de la cinta que se realizó con el apoyo de la Organización Internacional del Trabajo y ONU Mujeres.

En ese invierno de pandemia y en un mundo desmoronado, el país se debatía a favor y en contra del acceso a la interrupción voluntaria del embarazo (que hoy ya es ley), y entre las denuncias de desigualdad de género por un lado y la reacción de un beligerante discurso antifeminismos como contrapunto.

El largometraje no podía leerse por fuera de ese escenario, por ello y por la calidad de las actuaciones la prensa salió a buscar a los protagonistas: Cecilia Roth, Miguel Ángel Solá, Benjamín Amadeo, Sofía Gala Castiglione y la misionera Yanina Ávila.

La revista Gente por esos días le dedicaba una portada a Roth con retoques a su fotografía para hacerla ver más joven lo que provocó el reclamo de la actriz.

En tanto, sobre la composición de su personaje y la dureza de la trama señalaba en una entrevista a un diario de Buenos Aires que “sin duda está incorporado el tema de la violencia de género, del sometimiento de la mujer, el silencio de la mujer y de lo que paga la mujer por todo esto”. En ese mismo artículo se expresó que la prestigiosa actriz era la protagonista absoluta del film.

Pronto, por la complejidad de la historia y la multiplicidad de lecturas, todos repararían además en la interpretación de Ávila como Gladys, una empleada doméstica que desembarcó en la capital desde un pueblo del interior y que juega un rol preponderante en la narración.

Así, la chica que nació y vive en la localidad misionera de 25 de Mayo y que en ese momento no tenía un teléfono celular y tampoco podía ver la película, de un minuto a otro se encontró otorgando entrevistas a medio mundo y contando con naturalidad que muchos de los temas que trata la película “yo los conozco porque los viví de cerca o son culturales y algunas situaciones hasta son parte de mi historia”.

Luego de esa exposición en los medios, que no pudo dimensionar del todo porque hablaba por un teléfono prestado y no tenía conexión a internet, Yanina siguió como siempre abocada a la limpieza del Centro Integrador Comunitario, como personal municipal.

Esperanza y preparación
Y dedicada a esa misma tarea la encontró la llamada de El Territorio siete meses después. “Hola, sí, estoy limpiando ahora, yo trabajo en el área de limpieza de la municipalidad y estoy en eso”, contó.

Esta vez, la comunicación se hizo mediante el celular de un compañero, “mi teléfono se descompuso el parlante y no se escucha, sólo sirve para mensajes”.

Yanina durante el año pasado hizo un curso virtual de formación actoral, “fue una beca del Instituto de Artes Audiovisuales de Misiones (Iaavim) y sigue este año desde abril, pero ya les avisé a las profesoras que voy a tener mi teléfono nomás, porque tuve que vender la computadora para pagar el alquiler de mi casa”, se sinceró sobre las dificultades de su presente y la voluntad de no dejar escapar la posibilidad de estudiar y prepararse en la vocación que descubrió casi por casualidad.

Luego de que trascendiera por su papel actoral y por su precaria situación económica, el Estado y la comunidad la ayudaron con un teléfono, una computadora, mercaderías y otras cosas.

Pero el tiempo pasó y la joven se encuentra actualmente en un punto muy vulnerable, tal como el año pasado, igual que casi toda su vida. “Yo tengo un trabajo digno en el CIC, pero me ofrecieron un puesto mejor cuando termine la pandemia, también me llamaron del rubro del cine con algunas propuestas, pero concretamente hoy no estoy llegando a fin de mes. Mis dos nenes Santiago (4) y Kevin (9) no tienen los útiles y la ropa para ir a la escuela. Yo sigo limpiando los baños, sigo en la incertidumbre de que no me alcance para tener mi techo”, dijo.

Gran experiencia
Acerca de su experiencia en el set de rodaje y con sus compañeros de elenco y del equipo técnico tanto de Crímenes de familia (2020) como de Una especie de familia, que marcó su debut en cine en 2017, resaltó: “Yo no me puedo quejar, tuve una gran oportunidad, conocí gente muy buena, muy maravillosa y talentosa son experiencias hermosas que llevó en mi corazón. Aprendí mucho y me sentí valorada”.

Y comparó con tristeza que ese reconocimiento no lo siente de sus compueblanos, “acá en mi pueblo... yo amo mi pueblo la verdad, pero siento que me discriminan, que se burlan de mí, yo no pido nada, pero me duele cuando dicen ‘qué pasó con tu fama’. Me gustaría poder tener el espacio para contar mi experiencia como actriz y alentar a otros, porque no es fácil superarse en nuestro pueblo”.

Elogiada por los realizadores que la dirigieron y por sus compañeros de elenco, premiada por su papel en Una especie de familia, Yanina se anotó en el Registro de Trabajadores Culturales de la provincia, lo que expuso como un logro más. Espera en adelante poder seguir con la capacitación actoral mientras sueña con que se materialice un nuevo proyecto audiovisual, “es con gente de afuera y no está confirmado todavía, tengo muchos sueños como actriz y para dejar en alto a mi pueblo, pero de verdad lo que hoy me preocupa es que mi familia no tengan para comer”.

 

Yanina Ávila, actriz

Yanina Ávila nació en 25 de Mayo, Misiones, el 25 de mayo de 1991, y tiene dos hijos, Kevin y Santiago. Vive en su localidad natal, donde trabaja en el área de limpieza en la Municipalidad. Participó de dos largometrajes. La primera película que la integró a su elenco fue ‘Una especie de familia’ (2017), de Diego Lerman, con Bárbara Lennie, Daniel Aráoz y Claudio Tolcachir. La historia, que fue rodada en parte en la tierra colorada, tiene como eje la maternidad, la adopción y la pobreza. Por su papel Ávila obtuvo el Premio Sur como revelación femenina. Mientras, en ‘Crímenes de familia’, trabajó con la dirección de Sebastián Schindel y su hijo mejor, Santiago, también fue parte del largometraje. Actualmente, realiza un curso de formación actoral.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias