miércoles 12 de mayo de 2021
Cielo claro 19.2ºc | Posadas

Reencuentro virtual entre un estudiante posadeño y la mujer que lo puso a salvo en Oberá

jueves 04 de marzo de 2021 | 16:05hs.
Reencuentro virtual entre un estudiante posadeño y la mujer que lo puso a salvo en Oberá
El punto donde Matías se desvaneció, sobre avenida Andresito, una de las más transitadas de Oberá.
El punto donde Matías se desvaneció, sobre avenida Andresito, una de las más transitadas de Oberá.

"Ayer al mediodía me desmayé y convulsioné, más o menos enfrente de la Celo (en Oberá). Si la persona que llamó a la ambulancia ve esta publicación quiero darle las gracias de todo corazón por su buena voluntad de haberme socorrido en el momento que lo necesité".

El posteo del estudiante posadeño Matías Gabriel Betancur (26) en un grupo público de Facebook que nuclea a casi 38 mil usuarios de Oberá, generó reacciones inmediatas.

Cientos de contactos de la red social no solo destacaron el gesto de la -hasta ese momento- misteriosa persona sino que en paralelo se mostraron interesados en conocerla, sobre todo para felicitar a quien no se desentendió de la situación y puso a salvo al joven que se desvaneció en una de las avenidas más transitadas.

Después de algunas horas de búsquedas y compartidos se reveló que es mujer, que se llama María Inés Mombach y contó con la ayuda de dos compañeros de trabajo y un señor que al observar la escena también se acercó para dar una mano.

"Qué bueno que te hayas recuperado. Fuimos nosotros, con un compañero, los que llamamos a la policía y a la ambulancia. Justo veníamos y caíste unos metros adelante. Le pedí a un señor que te ponga de costado. Desde ese momento esperamos a que lleguen (ambulancia y policía) y nos fuimos", detalló la mujer respondiendo al estudiante en el mismo posteo.

El reencuentro virtual entre el estudiante y la mujer que lo puso a salvo, finalmente sucedió.

"Es lo mínimo que podemos hacer"

"Circulábamos con el auto por la avenida Andresito -no Italia- junto a dos compañeros. En determinado momento, a unos 100 metros adelante nuestro un muchacho se cayó en el medio de la calzada y empezó a convulsionar. Estaba boca abajo. Paré el auto de inmediato, bajamos y empezamos a llamar a la Policía. En eso vino otro señor, creo que de un negocio cercano, le dije que lo ponga de costado para que no se ahogue porque babeaba muchísimo, era una convulsión muy fuerte, y mientras seguíamos llamando también a la ambulancia", rememoró María Inés en diálogo con El Territorio.

Destacó que un patrullero del Comando Radioeléctrico "llegó muy rápido" y aclaró que decidió comentar la publicación de agradecimiento del joven siendo consciente de que "es lo mínimo que podemos hacer. Eran las 11 de la mañana, un calor hacía y el muchacho estaba convulsionando en el medio del asfalto".

"Nos puede pasar a cualquiera, de estar en medio de una situación de riesgo y lo mínimo que debemos hacer es asistir, sea quien sea. Creo que todos haríamos lo mismo y espero que se encuentre bien", apuntó.

"Se merece un gran reconocimiento"

De su lado, el estudiante no encuentra palabras para agradecer a la mujer que lo puso a salvo.

"Estoy eternamente agradecido por su buena voluntad y predisposición de ayudarme cuando más lo necesité. El mundo sería un lugar mejor si todos fueran como ella", dijo Matías desde su casa, donde se recupera.

Y en esa línea acotó que "me pude comunicar y le dije que se merece un gran reconocimiento porque las personas que padecemos estos cuadros (de epilepsia), cuando nos despertamos nos acordamos de muy pocas cosas. Soy estudiante, pero si tuviera millones de dólares te juro que uno sería para ella".

Epilepsia como secuela

Matías le contó a este matutino que hace pocos meses está en Oberá, estudiando en la Facultad de Ingeniería la Licenciatura en Seguridad e Higiene.

No conoce a mucha gente, y el contacto más estrecho que tiene es su hermano (que estudia en la misma facultad), su novia y algunos compañeros que conoció en el ámbito de estudio. Por eso valora tanto el gesto de María Inés.

"Mi novia se enteró a las tres horas de lo que me había pasado, porque una persona del hospital me prestó su celular para que pueda avisarle. Yo salí a comprar a la carnicería y no volvía. Estaba re preocupada", recordó el joven y en ese contexto contó que tiene "un hermano más chico que también vive en Oberá y se entero después que mi novia, ya que a él fue la primera persona a la que ella avisó".

Sobre el episodio que puso en riesgo vida, Matías detalló que "es la cuarta vez que tengo una convulsión ya que no tengo un grado tan grave de epilepsia, es decir, estuve un año sin convulsionar que es un montón para una persona que padece esta enfermedad. La última vez fue hace dos meses y ésta, es la vez que más cerca estuve del último episodio. Por eso mañana voy a ver al neurólogo y seguro que va a aumentar la dosis de medicación. Generalmente no convulsiono de seguido, pero ahora pasó así que seguro me va a dar más pastillas, es lo que me toca".

Situándose en lo sucedido, el estudiante posadeño dijo que "me podría haber chocado un auto o cuando dejaba de convulsionar podría despertarme y no entender nada, porque después de un episodio quien lo padece pierde el conocimiento por largos minutos".

"Yo soy epiléptico post encefalitis, es decir, no nací con la enfermedad pero la tengo como secuela después de la encefalitis, que es como la meningitis pero más jodida", explicó Matías y casi al final de la charla volvió a subrayar su agradecimiento a la mujer que "es un ejemplo para la comunidad".

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias