martes 07 de diciembre de 2021
Cielo claro 21.7ºc | Posadas

Asamblea del año 13, San Martín y Artigas

miércoles 27 de enero de 2021 | 6:00hs.
Asamblea del año 13, San Martín y Artigas

El 31 de enero cumple años la asamblea del año XIII, proclamada constituyente y soberana. Allí asistieron parte de los diputados de las Provincias Unidas del Río de la Plata, convocados por el Segundo Triunvirato, y sesionó en Buenos Aires hasta enero de 1815. La parte no asistente fueron los rechazados diputados federales de Artigas. Estaba cantado que Carlos María de Alvear fuera elegido presidente y su tío, Gervasio Posadas, sería designado en el cargo de director supremo. Ellos, y los adherentes porteños, les pusieron bolilla negra a los de la Banda Oriental para que no participen, pues tenían la idea fija de descentralizar políticamente al país y redactar una constitución.

No obstante, la historia contará que la asamblea eliminó los excesos implantado en las colonias por España, los títulos nobiliarios, la inquisición, la tortura, la servidumbre de los indios, la esclavitud y la ley de mayorazgo. Asimismo, proclamó la libertad de prensa, la libertad de vientres, la esclavitud; institucionalizó el 25 de mayo como fiesta cívica, el escudo, la escarapela e instó a la creación del himno nacional. Y por supuesto, la parte poco difundida de la historia revelará que el general José de San Martín nucleó a un sector reducido de diputados, entre ellos Bernardo Monteagudo, que lucharon en proclamar la independencia y redactar la Constitución, coincidente al ideario de Artigas. En contraste, el general Alvear agrupó en torno suyo al mayor número de diputados que postergaron todo lo referente a la propuesta federal, cuya consecuencia fue la construcción de un país central de concepción hegemónica, y otro periférico que por desgracia perdura hasta hoy día.

 En confesión, Artigas, en su destierro, diferenció el gobierno centralista del unitario al decir que a aquellos trató de combatirlos Manuel Dorrego, el más esclarecido federal que surgió en la década del 20. Y aunque Manuel supo combatirnos en nuestro propio territorio por orden del Directorio, ya empezaba a madurar su ideología inspirada en la forma de gobierno de los Estados Unidos, sistema que asimiló con convicción cuando vivió allí. “Si no hubieran cometido la felonía de fusilarlo en forma tan incivilizada, otra hubiera sido la organización de nuestra república. Su muerte significó que vinieran centralistas disfrazados de federales, y por eso digo que una cosa son los Estados unitarios como filosofía política, modelo que intentó aplicarse al principio de la revolución francesa (aplicado en Uruguay), y otra cosa es el centralismo porteño que intenta quedarse con las rentas nacionales, manejar el puerto, la aduana, los gobernadores y defenestran a quienes no sean de su palo. Ellos buscan dominar los congresos y que el Poder Judicial les sea siempre afín a sus intereses. A ese estado de falsos derechos nos opusimos tercamente y por eso les dimos pelea, pues se entiende que nuestras propuestas eran totalmente opuestas y las vociferaba en cuanta oportunidad tuviese. Y aunque me regocija que mis hermanos de la Banda Oriental hayan logrado su independencia, fueron más que desgraciadas las circunstancias que los obligaron a separarse de la Patria Grande. Dicho suceso partió por ello mi corazón en dos, puesto que siempre propicié la unidad de los estados formalmente federados; y he aquí, por qué en este punto, no hice otra cosa que responder con la guerra a los manejos tenebrosos de los directoriales, y a la guerra que ellos nos hacían por considerarnos enemigos del centralismo.

Sin misterios respecto de mis ideales, y tomando por modelo a los Estados Unidos, yo quería la autonomía de cada Provincia y su gobierno propio, su Constitución y el derecho indelegable de elegir sus representantes, sus jueces y sus gobernantes entre los ciudadanos. Esto era lo que yo había pretendido para mi provincia y para los que me habían proclamado su protector. Hacerlo así habría sido darle a cada uno lo suyo. Pero los directores y sus acólitos querían hacer de Buenos Aires una nueva Roma imperial, mandando sus propretores a cada provincia, y esto era intolerable. Nunca habrá estado federal genuino por más que se lo propongan, si las rentas nacionales las maneja un gobierno central a su medida. Así, las provincias jamás serán autónomas económicamente”.

En síntesis, definió Artigas, que el federalismo como el unitarismo bien entendido, está basado en que dentro de la diversidad de las ideas se busca lograr, en primer lugar, la unidad de la nación y luego entender que el activista de un partido político debe ser considerado adversario, no enemigo. Recién a partir de allí cada grupo estudiará las formas de lograr la unidad de concepción, seguido de la unidad de ejecución y, por último, la descentralización de la ejecución, como alternativa válida para dar respuesta a las necesidades de cada región y de cada provincia.

Con estas ideas en el año 1813 coincidían Artigas y San Martín. ¿Por qué no, nuestro Andrés Guacurarí?

Nuestra actualidad nacional demuestra que el gran problema no es la apoteótica y gran ciudad de Buenos Aires. El problema radica en que es la capital del país, donde se asienta el gobierno nacional central dominando a las provincias periféricas, como sucedía en Brasil. Por tal razón, los brasileños trasladaron la sede del gobierno en Río de Janeiro a la nueva capital, Brasilia, construida con ese fin.

El traslado de la capital a Viedma es lo que quiso hacer Raúl Alfonsín, pensando, tal vez, que en tiempos de la Confederación Argentina la Capital estaba en Paraná y, como tal, las decisiones se tomaban lejos de la influencia de la ciudad-puerto. Habrá pensado también, el viejo caudillo radical que Paraná como Viedma era y sigue siendo austera; por esa razón, los embajadores de países extranjeros preferían residir en Buenos Aires y visitar en forma protocolar al presidente Urquiza, luego volver a la gran ciudad porteña atraídos ya, en aquel entonces, por las luces del centro. Da para pensar.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias