miércoles 23 de junio de 2021
Muy nuboso 16.7ºc | Posadas

A una semana del intento de femicidio en el barrio La Colina de Garupá

“Cuando vi que iba por mi hijo le pegué una patada y voló contra el ventilador”

Fátima Rocío Páez (20) revivió la secuencia del brutal ataque del que fue víctima junto a sus dos pequeños hijos. “Mi nena se levantó cuando yo grité ‘no, Ñeri, no, Ñeri’”, recordó

martes 26 de enero de 2021 | 6:06hs.
“Cuando vi que iba por mi hijo le pegué una patada y voló contra el ventilador”
Además del corte en el pecho, la joven sufrió dos puntazos en la costilla izquierda.
Además del corte en el pecho, la joven sufrió dos puntazos en la costilla izquierda.

Los puntos de sutura que a simple vista se pueden advertir en medio de su pecho, sumado a otros dos importantes cortes que sufrió en la costilla izquierda durante el intento de femicidio del que fue víctima hace exactamente una semana dentro de su humilde vivienda en Garupá, y en donde además resultó gravemente herida su hija de 3 años, son apenas algunas de las marcas de lo que dejó el sangriento ataque en el cuerpo de Fátima Rocío Páez (20).

La reconstrucción del caso indica que la muchacha fue sorprendida por su pareja, Ernesto “Ñeri” Rodríguez (24), en el momento en que descansaba en la habitación que la pareja compartía desde hacía más de un año en el barrio La Colina, del paraje Santa Inés. Allí además estaban Triana, hija mayor de la mujer, de 3 años y Santino, de 6 meses.

Las ganas de aclarar algunas versiones falsas sobre las circunstancias de lo sucedido, pero por sobre todo el pedido de castigo para el agresor, movilizaron a la sobreviviente a dialogar en exclusiva con El Territorio.

Acompañada por una amiga y dos de sus nueve hermanos, Rocío no ocultó su alivio tras la favorable recuperación que tuvo su hija tras la severa puñalada que recibió en la clavícula. Al respecto, reconoció que lo sucedido con ella fue un milagro al que se llegó gracias a la rápida asistencia de un hermano, su madrastra y de los galenos del Hospital Fernando Barreyro.

“Me siento mal por lo que pasó, por qué tuvo que pagar mi hija por eso. Yo digo que si él quería hacerme eso, ¿por qué no me hizo a mí? ¿Por qué se metió con mis chicos? Yo a mi hijo le salvé de pedo porque no sé cómo saqué fuerzas para empujarlo, si tenía tres puñaladas. Yo creo que ahí él reaccionó y se asustó. Vio la sangre y corrió. Porque cuando me estaba hincando él no era él. Era otro”, inició su relato la muchacha, quien deberá continuar con un estricto tratamiento y diagnóstico de rayos X para seguir de cerca las dos lesiones que presenta en cercanías de su pulmón izquierdo.

Sostuvo que con el detenido jamás tuvo alguna pelea o episodio que se asemeje a lo ocurrido hace una semana. “Él era buenito con mi hija, con mi hijo yo le dejaba sólo con él. Mi papá le mezquinaba, él decía ‘ese chico es bueno, no le levanta la mano a Rocío’. ¿Por qué te pensás que mi papá le daba trabajo? Nunca habíamos tenido peleas así porque yo me dije que lo de mi pareja anterior yo no iba a volver a repetir. Porque mis hijos sufren y yo no quería eso para mi bebé. Nunca me esperé que pase algo así”, reconoció Rocío, quien padeció hechos de violencia por parte del padre de Triana hace varios años, motivo por el cual incluso le impuso una orden de restricción de acercamiento.

“Estaba raro”
Sobre las horas previas a la agresión, Rocío comentó que Ñeri estuvo consumiendo alcohol junto a un vecino que vive frente a su domicilio, pero que a las 21 regresó a su casa junto a su familia para cenar.

“Nos sentamos a comer y él me hablaba y me preguntaba si yo moría, dónde me iba ir, y yo le decía ‘yo de morir no te hablo porque tengo mucho por vivir’, y me dice ‘nos vamos a encontrar en el infierno’, y me pasa la mano. Ahí ya lo noté más raro aún. Pero pensé que él estaba muy alcoholizado porque cuando toma empieza a decir muchas cosas, siempre fue cargoso, pero ese día empezó a delirar”, recordó.

También contó que esa misma noche vio que el cuchillo con el que la atacó su pareja estaba en una latona donde se lavaban los platos. Incluso narró que un rato antes de la agresión, Ñeri tomó un arma de aire comprimido que tenía en la casa y efectuó disparos al aire. Por eso tuvo que salir de la casa y arrebatarle el arma para luego quitarle las balas.

Por otro lado, ya al referirse al ataque en sí, narró: “Yo le estaba dando la teta a mi nene y cuando él salta me da la primera puñalada. Yo no siento nada. Y ya me da la segunda y cuando me quiero dar cuenta ya me emboca acá (en el pecho). Mi nena se levanta porque yo grité ‘no, Ñeri, no, Ñeri’. A mí no me dolía, pero creo que mi nena se asustó por cómo me salía la sangre. Cuando me dijo ‘mami, mami’, ahí él le atacó. Pero cuando vi que iba por mi hijo le pegué una patada y voló contra el ventilador chico”.

La entrevista manifestó que al ver a su atacante huir del lugar, lo único a lo que atinó fue a poner a salvo a su nena, quien para esa altura ya presentaba abundante pérdida de sangre.

Reconoció que fue de vital ayuda la presencia de su madrastra, quien al ver que la nena había perdido el conocimiento tras ahogarse con su propia sangre, la sentó en la cama y la hizo vomitar.

Por otra parte, Rocío contó que recién al llegar al Hospital Ramón Madariaga perdió el conocimiento: “Mi papá me fue hablar, pero yo no podía decir mucho porque se me fueron cortando las ganas de hablar. La sangre se escuchaba cómo salía y por mis costillas podía sentir que me entraba el aire”.

Consultada por el estado de salud de la pequeña, comentó que continúa mostrando una franca mejoría, aunque todavía tiene por delante varios días de internación. Comentó que tras recibir el alta deberá empezar un largo tratamiento de kinesiología para ir recuperando la fuerza en su brazo lastimado.

Por otro lado, la entrevistada remarcó el pedido para que su pareja reciba el castigo que se merece y que la Justicia “no tenga en cuenta la excusa de que el joven estaba bajo los efectos del alcohol y las drogas y que por ello no era consciente de lo que pasaba”.

A su vez aprovechó para desmentir la versión que indicaba que la pequeña había sido víctima de abusos por parte de padrastro, remarcando que hasta el momento todos estos estudios arrojaron resultados negativos, tal y como viene informando este medio.

“Doy gracias a Dios que me dio fuerzas, porque a mi bebé le iba a pegar en la cabeza y mi bebé tiene 6 meses. La verdad que fue un milagro lo que pasó”, cerró Rocío.

 

A la espera de ser llevada a declarar

Fátima Rocío Páez (20) será llevada en los próximos días al edificio del Juzgado de Instrucción Seis de Posadas para declarar como testigo en la causa que investiga el intento de femicidio. Por el momento, su pareja, Ernesto “Ñeri” Rodríguez (24), permanece detenido e imputado por tentativa de femicidio y tentativa de homicidio. Aunque no se descarta que tras la toma de varias testimoniales pueda concretarse una ampliación en su indagatoria.

El grave suceso se produjo cerca de la medianoche del martes 19 de diciembre en la casa que la pareja compartía en el barrio La Colina, en Garupá. En el lugar, los investigadores incautaron un cuchillo de 27 centímetros y un arma de aire comprimido, ademas de prendas con manchas de sangre.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias