jueves 25 de febrero de 2021
Cielo claro 18.4ºc | Posadas

Un abuso contra fotógrafos y turistas

domingo 24 de enero de 2021 | 11:50hs.
Un abuso contra fotógrafos y turistas

 

La situación vivida por el reportero gráfico Sixto Fariña en el Parque Nacional Iguazú el viernes pasado deja claramente en evidencia los privilegios y arbitrariedades que desde hace algunos años se registran en el lugar más emblemático de Misiones a instancias de sus funcionarios responsables.

Arbitrariedades y abusos que a su vez son un flagrante afectación de la libertad de prensa, y en este caso concreto, incluyen acciones cuasi represivas.

La decisión de retirarle y retenerle la cámara a Fariña y borrar las fotos de su tarjeta de memoria, sin orden judicial ni nada similar que lo ampare, son una práctica inadmisible en tiempos de democracia, que nos llevan al recuerdo de épocas felizmente ya superadas hace mucho tiempo y a las que se debe poner fin de inmediato.

Y esa acción supone además los posibles delitos de abuso de autoridad, retención indebida y daño al haberle borrado las fotos. Nada puede justificar la continuidad de esta situación.

La absurda reglamentación que obliga a los reporteros gráficos a pedir autorización a Parques para sacar fotos fue aprobada durante el anterior gobierno nacional, en el año 2018, sin fundamentos que la justifiquen en función de lo que realmente importa, que es la preservación del patrimonio natural.

Tomar fotos en el lugar obviamente no conlleva ningún daño ambiental, independientemente de quien las haga. Así, la aplicación de esta más que cuestionable normativa termina siendo sólo un trapicheo con los fotógrafos locales “autorizados” por Parques para realizar su labor, quienes además, ya en el colmo de las arbitrariedades, tienen reservados exclusivamente para ellos los mejores rincones con las mejores vistas del paseo en Cataratas, con cadenas que lo delimitan y carteles que advierten a los visitantes sobre esa exclusividad y la prohibición de entrar en ese sector.

Todo un abuso no sólo respecto al resto de los fotógrafos, sino hacia todos los turistas que la visitan, que no pueden sacarse fotos en esos espacios sin pagarles a los privilegiados fotógrafos amparados por la administración del parque.
Por todo ello, urge que se revea esa normativa y su abusiva aplicación -que sólo redunda en beneficio de unos pocos y crea cotos privados dentro de un parque nacional que es de todos-, y se avance hacia una democratización y federalización del patrimonio natural.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias