jueves 21 de enero de 2021
Muy nuboso 24ºc | Posadas

Luego de que ambos prestaran declaración indagatoria

Liberaron a los acusados por la muerte de Da Silva en El Porvenir

Su hijo y un amigo fueron imputados por homicidio preterintencional por el juez Ricardo Balor. La Justicia considera que no hay riesgo de que entorpezcan la causa

domingo 10 de enero de 2021 | 5:30hs.
Liberaron a los acusados por la muerte de Da Silva en El Porvenir

Finalmente, en la jornada de ayer se concretaron las audiencias indagatorias en el marco de la causa que investiga la muerte de Luis Benito Da Silva (51) en el barrio El Porvenir I de Posadas. Ambos detenidos, uno de ellos su hijo, decidieron dar su versión de los hechos y luego fueron liberados por el juez que entiende en el causa, Ricardo Balor.

Según pudo saber este medio en base a fuentes con acceso al expediente consultadas, el magistrado imputó a ambos el delito homicidio preterintencional,  por lo que considera -mediante las pruebas incorporadas a la causa hasta el momento- que más allá de una agresión o un episodio de violencia, el fin no era matar por parte de ellos.

Esta carátula, que tiene penas mucho menos gravosas que un homicidio simple o un homicidio agravado por el vínculo, explica la liberación de los acusados, identificados como Gonzalo (24) -hijo de la víctima- y su amigo  Maximiliano A. (26). También se determinó que no existe riesgo procesal debido a que toda la prueba está resguardada y no hay posibilidades de que entorpezcan la investigación.

De todas formas, se trata de una calificación provisoria, que podría modificarse con el avance de la instrucción. Una prueba fundamental es el informe completo de la autopsia, que determinó en primera instancia que Da Silva presentaba costillas rotas, traumatismos internos y un fuerte golpe en la cabeza.

Sobre las declaraciones de los imputados, trascendió que ambos negaron haber golpeado a la víctima. Gonzalo, incluso, manifestó que las discusiones con su padre -relatadas por el vecindario- siempre habían sido verbales y nunca había pasado “a las manos”. El joven fue quien llevó a su padre el domingo 3 -el hecho se reportó a la madrugada siguiente- al hospital de Fátima.

Como informó El Territorio en la víspera, se reconstruyó que el médico que atendió a Da Silva la noche antes de morir contó que el hombre había llegado a la guardia alcoholizado y agresivo -a tal punto que tuvo que intervenir la Policía-, cuadro bajo el cual no colaboró con su propia atención. Le dieron medicamentos y lo mandaron nuevamente a su casa.

El caso

Desde entonces, lo que se sabe. En primera instancia, cerca de las 3 de la madrugada del lunes, fue requerida una ambulancia en el Lote 120 del barrio El Porvenir, donde vivía la víctima. Luego, al constatar el fallecimiento, el equipo de salud dio aviso a la Comisaría Decimocuarta, dependencia que lleva adelante el sumario.

El hombre yacía en su cama y al ser consultada su mujer expresó que  padecía alcoholismo y era diabético, por lo que probablemente eso había causado el deceso. A su turno, su hijo añadió que el domingo había tenido una caída y que producto de eso se atendió en el Hospital de Fátima, como se comprobó.

Sin embargo el panorama empezó a cambiar cuando el médico policial revisó a Da Silva. Ya eran cerca de las 4.30 y el profesional advirtió un hematoma en su boca -labio superior-, además de sangrado en nariz y oído. Es por eso que se solicitó la correspondiente autopsia, que fue aprobada por el mencionado magistrado interviniente, titular del Juzgado de Instrucción Seis.

Finalmente, la necropsia realizada por el Cuerpo Médico Forense arrojó los primeros resultados. Benito tenía seis costillas izquierdas rotas, además del fuerte golpe en la cabeza y contusiones internadas, lo que descartó una muerte por causas naturales.

Ante la novedad, el equipo del juez Balor y varias comisiones policiales, como la Dirección de Criminalística, volvieron al lugar para la realización de pruebas de rigor. En el lavadero los pesquisas hallaron una bermuda color beige con manchas de sangre que fue incautada.

La Dirección de Cibercrimen, en tanto, secuestró dos teléfonos celulares que serán peritados.

Sobre los detenidos, las fuentes consultadas expresaron que los vecinos reportaron una fuerte pelea entre ambos ocurrida el domingo.

El hecho ocurrió entre las 14 y las 17, cuando padre e hijo compartían bebidas alcohólicas con un tercer joven y empezaron a pelearse. Hasta ayer no estaba claro el origen de esa pelea.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias