martes 22 de junio de 2021
Muy nuboso 17ºc | Posadas

Opinión

Argentina con 10 desafíos para el 2021

domingo 27 de diciembre de 2020 | 6:04hs.
 Argentina con 10 desafíos para el 2021

La imagen del presidente Fernández, megáfono en mano, en las rejas de la Casa Rosada, tratando de ¿controlar?, ¿ordenar? a la multitud en el velorio de Diego Maradona disparó un sinnúmero de análisis y críticas. En lo personal, primero prestamos especial atención a lo simbólico, a esa idea de voluntarismo presidencial que tenía una idea de lograr contener los desbordes. Y pensamos que ese era el signo de una gran parte de la política del gobierno nacional, desde que dispusiera la cuarentena temprana.

Pero también nos propusimos indagar un poco más sobre el sistema de la comunicación del gobierno como un todo, encontrando un sinnúmero de conclusiones, a saber: el gobierno comunica básicamente a sus votantes, utiliza conceptos con los que no acuerda su propia base electoral, “Argentina Unida”, es desaprobada por el 70% de los entrevistados en nuestra última encuesta de noviembre a nivel nacional, y por casi el 50% de los votantes de Alberto Fernández en 2019. La improvisación y la falta de inclusión en los mensajes fueron destacados por los encuestados a la hora de evaluar la comunicación presidencial. Como ejemplo de esto podemos citar el famoso “segundo semestre” de Mauricio Macri o las 10 millones de vacunas del actual gobierno.

Entonces, para tratar de evaluar el primer año de gestión, nos propusimos realizarnos la pregunta: ¿Cómo saber si un gobierno comunica mal o comunica bien?

Esta pregunta, que pareciera de simple respuesta, en realidad es un gran desafío tanto para la academia como para los profesionales de la opinión pública: la profesionalización de la comunicación política nos plantea el desafío de profundizar en el rol de la comunicación de los gobiernos y su impacto en la ciudadanía para legitimar, justamente el proyecto político.

En parte, comunicar es fundar la realidad tal cual es y el trabajo del gobierno consiste en lograr que el mensaje que transmiten se perciba como realidad. Su estrategia es la elección de las palabras adecuadas con las que argumenta para su defensa y su causa. Todo gobierno, a la hora de comunicar, debe tener un proyecto general, es decir, un modelo de itinerario socialmente aceptado, o por lo menos debe encargarse de instalarlo para evitar caer en el cortoplacismo y salir así de la trampa de la inmediatez de las demandas impostergables.

Pero la clave es que la política se presenta en formato comunicacional, por lo tanto, consideramos un error importante, además de una comodidad intelectual, responsabilizar de los errores autoinfligidos a la comunicación del gobierno. Es la política la que fija las estrategias a seguir y dispone de los recursos para comunicar su proyecto de gobierno, con narrativas pedagógicas y comprensibles. Eso lo vivimos en este inolvidable 2020 que pareciera no querer irse y para arrancar el 2021, deberíamos prestar atención a los siguientes temas:

1) Cierre con el FMI, que puede darle previsibilidad y forma al plan económico del ministro de Economía, Martín Guzmán, y todo el gobierno.

2) El eventual rebrote del Covid-19, que se está dando en el Latinoamérica más temprano de lo previsto y que pone en tensión la credibilidad de los gobiernos y la capacidad de aprendizaje de la sociedad y su dirigencia.

3) ¿Será con rebote o con crecimiento? La economía argentina tiene una enorme capacidad ociosa y si bien pueden verificarse mejoras en rubros como construcción y servicios, la gran duda viene de la mano de la recuperación de la economía informal, que tiene un impacto profundo en las economías regionales. Además de que ya sabemos que la pobreza en este año, se proyecta en porcentajes inéditos en la historia argentina moderna.

4) La política debe trabajar para evitar el desacople entre la agenda de los problemas de la sociedad argentina, que básicamente se compone de pobreza, desocupación, salud, inseguridad, frente a la agenda de la dirigencia política, que, salvo alguna excepción, se compone de suspender las Paso y analizar las elecciones del 2021 y 2023.

5) Y ya que hablamos de elecciones, veamos qué desafíos tiene cada espacio político. El actual oficialismo nacional, en 2017, presentó una triple personería política: Unidad Ciudadana 21%, PJ Nacional 14% y el Frente Renovador de Massa, 5%. Hoy con la personería unificada, debería hacer una elección igual o superior a ese 41% que obtuvo cuatro años atrás.

6) En cambio, la oposición nucleada en Juntos por el Cambio, tiene que defender su mejor elección, en donde obtuvo casi un 43% nacional y una cantidad récord de diputados y senadores nacionales. Al menos hoy, el caudal de ese espacio estaría unos 10% por debajo.

7) La ultraderecha conservadora, mal llamada libertarios o liberales, tiene hoy una interesante posición en el tablero electoral: todos los votantes que, por imperio de la polarización electoral, sacrificaron su voto a Espert por el de Mauricio Macri, hoy podrían darle una suerte de voto “reválida” a este espacio que pareciera copiar las estrategias de los sectores fascistas españoles de Vox. Si este espacio aumenta su porcentaje electoral, sería una muy mala noticia para Juntos por el Cambio.

8) Para finalizar, no sabemos si vamos a votar con las Paso suspendidas. Tampoco si vamos a votar con un protocolo sanitario ante el evidente retraso de la campaña de vacunación anti Covid-19. Sí sabemos que es poco probable que el gobierno pierda la mayoría que cuenta hoy en la Cámara de Senadores y que es altamente probable que pueda lograr una mayoría propia en Diputados. Eso significaría un alivio importante para el gobierno.

9) A veces, el manejo de las expectativas no es el fuerte de los gobiernos. Macri tuvo enormes problemas vinculados a ese manejo y lo que vimos en este año de Alberto Fernández nos hace pensar que es muy difícil de resistir el dar o tratar de dar buenas noticias en contextos críticos. El problema es que la falta de credibilidad y confianza que siguen a esas acciones imprudentes son muy difíciles de recuperar.

10) Por eso, creemos que no es del todo malo para el actual gobierno que las expectativas de la sociedad argentina respecto de la economía del 2021 sean bajas. Siempre es mejor sorprender al que poco espera y no dar muy poco al que mucho aguarda.

 

La salud y la economía del país están atadas a la efectividad de la vacuna El gobernador destacó que la sinergia con la sociedad ayudará al desarrollo El 2021, con múltiples desafíos para lograr la recuperación Comercios y pymes prevén un nuevo escenario con la apertura de fronteras Privados vaticinan un año con notable crecimiento económico Confianza y productivismo, los ejes a trabajar el año que viene Escuelas con esquema mixto de presencialidad para el 2021 El sector turístico apuntará a reacomodarse ante el nuevo mundo que deja la pandemia Índice de pobreza y la clave para reducirla atada a la economía La ayuda social del 2021 se basará en crear fuentes laborales, afirma Arroyo Misiones aplicará las primeras 2.600 dosis desde el martes

Por Gustavo Córdoba. Director de Zubán Córdoba y Asociados

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias