martes 22 de junio de 2021
Nubes 13ºc | Posadas

Literalmente a los saltos

Fue un año en el que la pandemia sacó a relucir la imaginación del atleta Jonathan Avellaneda, que hasta improvisó saltando sobre la mesa de su casa pensando en llegar a los Juegos de Tokio

sábado 26 de diciembre de 2020 | 5:00hs.
Literalmente a los saltos
A sus 26 años, Jony busca participar en sus segundos Juegos y está cerca de conseguirlo. Foto: prensa Ministerio de Deportes
A sus 26 años, Jony busca participar en sus segundos Juegos y está cerca de conseguirlo. Foto: prensa Ministerio de Deportes

“Fue un año difícil, pero veo lo positivo y tuve más tiempo para planificar muchas cosas”. Con esta frase el atleta Jonathan Avellaneda dio su primera impresión de este 2020 en el que la pandemia marcó a fuego el calendario de los deportistas, sobre todo de los olímpicos, ya que Tokio tuvo que ser reprogramado para el año entrante y debieron acomodarse a un contexto en el que hubo meses sin poder entrenar con normalidad.

En el caso de oriundo de Colonia Mado, al inicio de la cuarentena improvisó en su casa saltando cajones y hasta la mesa sirvió de parámetro para dar saltos en alto. “Entrenaba en mi casa, ponía unos cajones para saltar arriba de la mesa, utilizaba todo lo que había para poder estar en movimiento, fue difícil entrenar así”, repasó Jony, actual quinto del mundo en salto en alto, en atletismo adaptado.

En junio volvió a la “normalidad”
Recién en junio el misionero tuvo su primer contacto con los elementos necesarios para hacer salto, en el polideportivo Islas Malvinas, con su protocolo correspondiente.

“El parate me dio más tiempo para pensar mejor y planificar bien lo que se viene. Ahora principalmente trataré de buscar una buena perspectiva de saltos y tener continuidad en esto para poder seguir a ritmo porque lo perdimos bastante. Desde que la cuarentena empezó estuve como tres meses sin hacer nada, me movía un poco en casa, pero no era lo mismo, después todo se fue normalizando”, explicó.

Pero, pese a que desde junio volvió a saltar en su contexto habitual, para un atleta de elite, y sobre todo los de deportes adaptados, la competencia fue casi nula este año. “La falta de torneos pasa factura y cuesta mantener una marca; de todas maneras, en los últimos saltos anduve bastante bien, entre los 1,60 y los 1,66 metros, pero anteriormente eran picos altos y bajos”, señaló el mejor atleta de la provincia en la especialidad.

Con sus marcas, ya estaría prácticamente clasificado a Tokio, aunque aún hay que esperar la confirmación por parte del equipo nacional de atletismo adaptado, ya que hay cupos y el ranking es decisivo. “Estoy casi adentro, tengo que revalidar las marcas y esperar los cupos que se le dan a cada país. En ese aspecto estoy bien, en el ranking a nivel mundial estoy quinto y tercero en América”, reflexionó.

En principio los tres primeros del mundo ya tienen su plazas, en el caso de Jony, al estar quinto, habrá que ver si tiene la chance de estar en sus segundos Juegos Paralímpicos, ya que estuvo en Río de Janeiro en el 2016 y logró un gran octavo lugar. “Estoy quinto, pero soy el único argentino bien posicionado en salto en alto y si Dios quiere, iré a Tokio”, añadió.

Recientemente el misionero dijo presente en el test evaluativo llevado adelante en la pista del Cepard, en Posadas, y va acelerando motores para esa cita tan esperada.

“Con Leo -José Ibarra su entrenador- le estamos metiendo a full, hoy por hoy nos enfocamos principalmente en revalidar la marca en cualquier torneo que haya. En principio habría dos competencias en febrero, pero sin fecha confirmada aún”, adelantó.

Además de ser un atleta paralímpico, a sus 26 años, Jony asumió también otro desafío, el de compartir su conocimiento y su experiencia personal y deportiva, como secretario de Deportes de Colonia Mado, siendo el más joven en ocupar este lugar, empatizando con sus vecinos que lo vieron crecer y desarrollarse como uno de los mejores atletas de la provincia.

“Por mi trabajo es un poco complicado llevar una vida plenamente de deportista, pero le pongo todo para seguir”, compartió Jony sobre su día a día.

Y además, adelantó que “en este momento quiero llegar Tokio y después a París, y después ver qué hacer. A los Juegos de Francia -en el 2024- llegaría con el máximo nivel y experiencia”, sentenció.

A los 4 años, a Jony le amputaron la pierna derecha al ser picado por una yarará, pero eso no le impidió salir adelante y ser hoy uno de los atletas de primer nivel internacional en salto en alto.

Inició su carrera deportiva en los Juegos Evita, allí desplegó condiciones en varias disciplinas, pero se destacó en salto en alto y desde allí demostró que para los sueños no hay techo. Tiene títulos argentinos, top ten en citas mundialistas, podios en torneos internacionales y fue 8º en los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro en el 2016, aún sueña con dos Juegos más y de uno ya está muy cerquita.

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias