lunes 29 de noviembre de 2021
Nubes dispersas 25.7ºc | Posadas

El anciano de 80 años fue brutalmente golpeado en la cabeza

Ya no hay detenidos por el asesinato de Medina en Garupá

La Justicia decidió ayer la liberación de su empleada doméstica y el concubino de ésta, debido a que las pisadas de sangre en la escena no coinciden con sus muestras

miércoles 23 de diciembre de 2020 | 6:03hs.
Ya no hay detenidos por el asesinato de Medina en Garupá
La viviendo de Medina queda justo en la esquina de Ceibo y Félix de Azara de Garupá. Foto: Natalia Guerrero
La viviendo de Medina queda justo en la esquina de Ceibo y Félix de Azara de Garupá. Foto: Natalia Guerrero

Los dos detenidos por el crimen de Clemencio Medina (80), ocurrido el 28 de noviembre en el barrio Ñu Porá Garupá, fueron liberados por la Justicia, según señalaron a El Territorio fuentes ligadas al proceso. Se trata de una empleada doméstica y su concubino, quienes de todas formas seguirán ligados al proceso.

Según los voceros consultados, la novedad surge a partir de la incorporación del informe una prueba central en la instrucción: las pisadas con sangre halladas en la escena del crimen. Es que las marcas no fueron coincidentes con las muestras plantares que se le tomó a la pareja.

Se trata, según se aclaró, de un informe preliminar. Sin embargo, ante la carencia de elementos contundentes contra los demorados, el juez Juan Manuel Monte, titular del Juzgado de Instrucción Dos de Posadas, decidió su soltura en horas de la mañana de ayer.

“No se sabe si pudieron estar en el lugar sin dejar huella, pero tampoco hay algo que los vincule de esa manera. Se sigue analizando  y comparando con las muestras de las demás personas a quienes se hizo registro”, detalló un investigador sobre los pasos a seguir. Es decir, no se descartó aún la participación de los dos implicados.

La aprehensión de ellos se debió, dijeron fuentes en ese entonces, a una serie de contradicciones que la mujer habría tenido al momento de dar su testimonio ante la Policía, en tanto que sobre su pareja hay algunos testigos que apuntaron que ya había tenido inconvenientes con Medina porque le robaba mercaderías.

Cuando fueron llevados a la Justicia, ambos decidieron abstenerse de declarar.

Como viene informando este medio, los trabajos en la casa de Medina pudieron reconstruir el recorrido del homicida en el lugar. Se sabe que la persona que estuvo allí caminó sobre “sangre fresca”, pero además se registraron movimientos con las pruebas de luminol.

El asesino primero pisó el charco de sangre que rodeaba a la víctima en el suelo, en tanto que luego caminó en dirección hacia la habitación de Medina y finalmente avanzó hasta la despensa conectada a la vivienda.

Los rastros se pierden justo debajo de una ventana que da a la calle y allí los investigadores estiman que la persona se colocó un calzado que pudo haber sido alguna de las alpargatas que Medina vendía o de alguna otra forma se protegió el pie para no seguir dejando marcas.

Para los pesquisas, el recorrido evidenciado por las huellas demuestra que si la persona actuante tenía intenciones de robo podía haberlo hecho, dado que estuvo en la habitación donde Medina guardaba 48.000 pesos en un mueble sin mucha seguridad pero en ningún momento lo tomó.

Al respecto, esta hipótesis  perdió fuerza desde un momento, teniendo en cuenta que en la vivienda ni siquiera había espacios comunes o muebles revueltos, mientras que el ingreso al lugar tampoco había sido forzado. Es decir, Medina estaba junto a su homicida o al menos le abrió la puerta. Lo conocía.

Clemencio residía en una vivienda ubicada exactamente en la esquina de las calles Ceibo y Félix de Azara del barrio Ñu Porá, donde además tenía una despensa que atendía hace aproximadamente 20 años. El crimen fue descubierto el sábado 28 de noviembre a la mañana, cerca de las 6. El hijo de la víctima iba todos los días a esa hora a compartir mate, pero entonces lo halló bañado en sangre.

El examen de autopsia practicado esa misma tarde estableció que el anciano padeció reiterados golpes con un objeto contundente que le provocaron fractura de cráneo y de zona maxilar. Por las características de las marcas, se estima que el elemento utilizado para llevar adelante el crimen pudo haberse tratado de un hierro macizo. 

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias