sábado 16 de octubre de 2021
Nubes 16.7ºc | Posadas

Docentes de la Escuela 613

Misionero del año: “La educación es esperanza de algo mejor”

sábado 12 de diciembre de 2020 | 3:04hs.
Misionero del año: “La educación es esperanza de algo mejor”

El ciclo lectivo 2020 tuvo un giro inesperado; desde el 13 de marzo las escuelas cerraron sus puertas por la emergencia epidemiológica por dengue y coronavirus. Este cierre sólo se notó en lo edilicio porque puertas adentro, en la casa de cada docente se construyó un aula, un aula virtual representando un enorme desafío para quienes enseñan en la ruralidad, que debieron caminar por una decena de kilómetros y realizar un esfuerzo enorme, imprimiendo y acercando a cada alumno el material educativo.

Así transcurrió el año lectivo de los docentes de la escuela de jornada completa 613 de Tobuna, a 33 kilómetros de San Pedro. El ejemplo de la comunidad educativa de la 613 representa al de la mayoría de los establecimientos, que realmente asumieron el compromiso y llevan día tras día la enorme responsabilidad de impartir conocimientos y darles las herramientas necesarias para crecer. Así lo recalcó Sonia Jardín, maestra de primer grado: “Para mí la educación es esperanza, yo me gano el pan de cada día trabajando en la escuela y tengo que dar lo mejor de mí para que el día de mañana ellos no pasan las necesidades por las que muchas personas pasan, ese es mi propósito, ayudarles, abrirle una puertita de un futuro mejor”.

En este caso, gran parte de los docentes dejaron su vida en otros puntos, como Corrientes y Leandro N. Alem y hace más de 15 años residen en Tobuna, llevando adelante su labor con orgullo y poniendo mucho amor, cuidando cada detalle.

Este ciclo particularmente, complicó un poco el panorama porque los primeros meses de pandemia no contaban con una antena de telefonía móvil que brinde el servicio 4G; solo llegaba el servicio inalámbrico, del cual no todos disponían.

La falta de conexión fue uno de las principales dificultades a la que le hicieron frente caminando casa por casa de aquellos alumnos cuyas familias no contaban con conexión a internet. “Siempre con los cuidados pertinentes. El trabajo fue arduo, caminamos mucho pero lo hicimos con gusto”, señaló Ramón González, maestro de séptimo grado.

El compromiso de la comunidad educativa se nota también en el ámbito social, con un importante aporte a la zona donde viven, llevando adelante proyectos como “El Loro Pecho Vinoso”, propuestas con la fundación Conciencia a fin de cuidar el medio ambiente, apuntando a alternativas sustentables. Asimismo, hasta octubre entregaban el almuerzo a varias familias y hasta la semana última, una bolsa con mercadería, que corresponde al comedor escolar. En tanto, la maestra Sonia Brambilla, lleva adelante un merendero en su casa para que poco más de 80 niños reciban pan dulce con chocolatada.

“Cuando se suspendieron las clases, lo primero fue pensar en los niños, tanto en que puedan seguir estudiando como que reciban la merienda. Son aportes que hacemos de corazón porque esos niños son como nuestros hijos. La escuela es todo para mí”, dijo emocionada Sonia Brambilla. 

La noticia de estar nominados al Misionero del Año la recibieron por parte de El Territorio luego de que finalizaron el acto de colación de séptimo grado: “Estar seleccionados nos hace sentir que nuestro esfuerzo ha sido reconocido, nos enorgullece representar así a los docentes en nuestras mismas situaciones”.

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Ultimas noticias