lunes 18 de enero de 2021
Cielo claro 26ºc | Posadas

Por el Covid-19, suspendieron la tradicional celebración por el Gauchito Gil en Corrientes

jueves 03 de diciembre de 2020 | 8:53hs.
Por el Covid-19, suspendieron la tradicional celebración por el Gauchito Gil en Corrientes

Cada ocho de enero se recuerda la muerte del Gauchito Gil. Los fieles peregrinan hasta el histórico santuario ubicado en el cruce de las rutas 119 y 123, en Mercedes, provincia de Corrientes. Para evitar la propagación del coronavirus, suspendieron los próximos festejos presenciales.

En su edición 2021, la multitudinaria celebración que convoca anualmente a decenas de miles de fieles provenientes de todo el país y de países limítrofes, será virtual.

Así lo anunció el intendente Diego Caram, quien detalló que el próximo ocho de enero, la Comisión Predio Cruz Gil, realizará un espectáculo de fuegos artificiales en la zona del santuario que será transmitido por Internet.

Rojo liberal, para venerar al Gauchito Gil.
Además, agregó que “a las seis se celebrará una misa organizada por la parroquia Nuestra Señora de las Mercedes”, de la que también se podrá participar de modo online.

El intendente Caram dispuso también asueto municipal “con el objeto de minimizar la circulación y aglomeración de personas”.

Tras pedir el cierre total o parcial de los comercios, el jefe comunal señaló que “en forma conjunta debemos lograr la menor circulación de personas y el menor impacto en la salud de nuestros ciudadanos”.

Quién fue el Gauchito Gil
Se sabe poco del gaucho Antonio Mamerto Gil Núñez. Nació en Pay Ubre, cerca de Mercedes, en la provincia de Corrientes. Fue en algún momento del siglo XIX. Para algunos, era un cuatrero, un gaucho alzado, un fugitivo culpable de todos los delitos sin resolver. Para otros, era “Robin Hood”, gaucho justiciero, vengador de paisanos.

Dicen que lo condenaron por desertor, en la época de las guerras entre colorados y celestes. Tal vez lo fusilaron, o lo degollaron y lo dejaron colgado por los pies de un algarrobo.

Antes de morir, le dijo al sargento que lo ejecutaría: “No me mates, que te va a llegar una carta que dice que soy inocente”. El verdugo respondió: “No te vas a salvar” y el Gauchito dijo: “Cuando llegue la carta vas a recibir la noticia de que tu hijo está enfermo y morirá; rezá en mi nombre y tu hijo se va a salvar”.

Después de matarlo, el sargento volvió a su casa y encontró a su hijo enfermo. Rezó por él al Gauchito Gil y su nene se curó.

Desde entonces, el lugar donde murió se convirtió en santuario de peregrinación. Allí, año a año miles de personas se acercan para rendirle homenaje y dejar sus ofrendas: oraciones, velas y cintas rojas.

Pero no es el único templo. Los devotos fieles del Gauchito Gil ya diseminaron otros miles de santuarios por las rutas del país, desde Jujuy hasta Ushuaia.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias