jueves 28 de enero de 2021
Muy nuboso 23ºc | Posadas

“Él fue, es y será una piedra angular de nuestra familia”

miércoles 02 de diciembre de 2020 | 0:30hs.
“Él fue, es y será una piedra angular de nuestra familia”
La víctima tenía una despensa en la esquina de las calles El Ceibo y Félix de Azara, en el barrio Ñu Porá. Foto: Natalia Guerrero
La víctima tenía una despensa en la esquina de las calles El Ceibo y Félix de Azara, en el barrio Ñu Porá. Foto: Natalia Guerrero

A cuatro días del asesinato de Clemencio Medina, un conocido comerciante de 80 años del barrio Ñu Porá de Garupá que fue ultimado dentro de su propia vivienda tras recibir una gran cantidad de golpes en la cabeza con un objeto contundente, los investigadores aguardan los resultados de una serie de informes periciales para intentar determinar si tuvieron  o no algún tipo de responsabilidad en el hecho los dos detenidos que tiene la pesquisa hasta el momento.

Pero en paralelo a los posibles movimientos que pueda registrar en las próximas horas el expediente llevado adelante por el Juzgado de Instrucción Dos de la capital provincial, Silvio Medina (55), uno de los hijos de la víctima, publicó una sentida carta en su cuenta personal de la red social Facebook, en donde contó el “indescriptible dolor y oscuridad” que padece desde el sábado pasado junto a su familia luego de que desconocidos arrebataran salvajemente la vida del comerciante.

Para describir a su padre, Silvio utilizó sentidas palabras que resumen lo que para él significó Clemencio durante toda su vida. Durante la carta, el familiar calificó a su padre como “un hombre bueno: su generosidad no tenía límites; perdonador de todos sus deudores; alegre; fácilmente amigo de las personas. Un trabajador desde que era muuuuy joven: empleado de la construcción, con sus manos, su sacrificio levantó su familia: fue un padre dadivoso y perdonador: nos educó sin jamás levantarnos la mano, ni diciéndonos muchas cosas: nos educó con su ejemplo”.

También añadió: “Nos han quebrado el corazón, pero desde ese pedacito de corazón que aún hoy nos late, quiero decirles que no lo mataron, porque ese pedacito que late: es Él en nosotros”.

Por otro lado, utilizó la misiva para agradecer en nombre de sus hermanos y su madre a la gran cantidad de familiares, allegados y colegas de Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales Unam en donde cumple funciones como docente por los distintos gestos de apoyo y acompañamiento que tuvieron durante los últimos días  ante semejante pérdida.

Por último, pidió “entender el silencio de toda su familia” por lo ocurrido ya que consideró que no existen palabras que puedan explicar o describir los sentimientos que recorren en cada uno de los seres queridos.

“Él fue, es y será la piedra angular de nuestra familia, aunque la hayan quebrado. Les pedimos que nos acompañen con ese silencio: nada nos repara lo que hemos perdido: ha muerto lo mejor de nosotros este fin de semana, pero mientras uno de nosotros viva mi padre vivirá, en su esposa, sus hijos, e hija, sus nietos, nieta, y la bisnieta que él deseaba tanto conocer... y está en camino. Con inmenso dolor y desolación”, finalizó la carta que contó con gestos de solidaridad y apoyo de muchos lectores.

Investigación

En relación a lo que se tiene hasta el momento en la pesquisa, el magistrado Juan Manuel Monte, titular del Juzgado de Instrucción Dos, aguarda por los resultados de las muestras dactilares y de la palma de los pies que se hicieron a los dos únicos sospechosos que tiene el caso.

Se trata de una mujer de 43 años que trabajaba como empleada para la víctima y cuya implicancia en el caso se debe a una serie de contradicciones que tuvo al momento de declarar como testigo ante efectivos policiales.

En torno a esto trascendió que en un primer momento manifestó que tenía un vínculo sentimental con el anciano, aunque luego lo negó. 

En tanto que el otro apuntado por estas horas es un hombre que sería pareja de la empleada y que según comentaron voceros de la investigación, tiempo atrás, mantuvo ciertas asperezas con el octogenario ya que este último lo acusó de haber robado mercaderías de su negocio.

Es por ello que resulta importante determinar si los pies de los demorados son coincidentes con las marcas de pisadas que fueron encontradas en la escena del crimen.

Si las marcas son coincidentes con alguno de ellos, ambos serán llamados a declaración indagatoria ante el juez.

Esto, sumado a la extracción de muestras de ADN de la víctima en busca de vestigios genéticos ante una posible acción de defensa ante el ataque de sus agresores, marcarán el futuro procesal de los demorados.

Por otro lado, según añadieron las fuentes, tras una requisa en las viviendas de los sospechosos los investigadores no encontraron elementos que los vinculen con el hecho.


Sangriento hallazgo
Clemencio Medina (80) fue encontrado sin vida el último sábado, cerca de las 6 de la mañana, por su hijo Silvio, quien al ir a visitar a su familiar con la idea de tomar mate, lo halló en medio de un charco de sangre, en el sector de la cocina-comedor del inmueble. 

El cuerpo presentaba lesiones cortantes tanto en el rostro como en los brazos y piernas. Y tras el informe preliminar del examen forense se estableció que la víctima padeció reiterados golpes con un objeto contundente que le provocaron fractura de cráneo y de zona maxilar. Incluso se añadió que el elemento utilizado para llevar adelante el homicidio pudo haber sido un hierro macizo. Tras las primeras averiguaciones se estableció que Clemencio conocía a sus agresores, ya que la puerta de ingreso tiene trabas y las mismas no fueron violentadas. Además, dentro de la propiedad, se encontró en un cajón 48.000 pesos en efectivo que eran parte de la recaudación del negocio y ahorros que tenía la víctima.

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias