viernes 22 de enero de 2021
Muy nuboso 28ºc | Posadas

Negrito, el narco que trabajaba con Rojas y sigue prófugo de la Justicia

lunes 30 de noviembre de 2020 | 1:35hs.
Policiales

“Yo no sé con qué clase de gente vos te manejás, pero conmigo no te vas a manejar así ni a palos, porque yo me chiflo y te mando a matar hasta el perro, me entendés?”. El mensaje, enviado en forma de audio el 27 de octubre desde la cárcel de Ezeiza, pertenece a Néstor Fabián “Negro” Rojas. Fue recibido en Garupá por uno de sus laderos, Roberto G., alias Negrito, hoy prófugo en el marco de la megacausa que investiga a la organización narcocriminal que el propio Rojas bautizó como Primer Comando de Frontera (PCF).

Estas y otras amenazas son un muestrario de la violencia con la que controlaba a sus subordinados, pero también evidencian otros aspectos de la estructura como el capital económico y sus innumerables contactos en el submundo del narcotráfico. A Roberto G. Rojas le había dado 27.000 dólares destinados a la compra de vehículos para mover toneladas de marihuana, pero el retraso de esas adquisiciones - que luego se hicieron- desataron su ira.

Con condicional y autonomía

Sobre Negrito, El Territorio pudo reconstruir en base a fuentes de la investigación y documentación de la causa que empezó a operar para la banda de Rojas el 12 de septiembre. De la pesquisa hecha por los uniformados de Gendarmería Nacional en base a intervenciones telefónicas, seguimientos y búsquedas en la web surgió que desde el 28 de junio gozaba de libertad condicional por una condena por narcotráfico y que para ello estableció domicilio en Garupá.

No es una pieza más, ni un elemento fungible y eso quedó plasmado en sus conversaciones y antecedentes. La causa por la que purgó parte de su condena es de 2016. Por el hecho recibió una pena de cinco años de prisión por ser condenado como “autor penalmente responsable del delito de asociación ilícita en carácter de jefe y organizador y como autor penalmente responsable del delito transporte de estupefacientes, todo en concurso real”.

“Escuchame, porque no hablás bien con el Negrito, explicale bien el tema cómo es (…), viste que él está empapado en el tema”, le dijo Rojas a Walter Eris Gómez, un hombre detenido en la Unidad Penal VI, desde donde coordinaba los movimientos de la droga en Misiones. Y fue así que Roberto G. empezó a operar con Rojas, con quien tenía un diálogo directo.

Mediante las conversaciones, el 20 de septiembre el capo narco le ordenó al ahora fugitivo la compra de un camión volcador para trasladar un cargamento de marihuana que iba a ser ingresado desde Paraguay por San Ignacio. Rojas había adquirido 13 toneladas de marihuana y quería moverlos en ese vehículo hasta Garupá, donde la organización -mediante gestiones de Walter Gómez - había alquilado un galpón.

El movimiento se iba a hacer en dos viajes, pero nunca llegó a concretarse debido a que el cargamento fue incautado por la Senad en Encarnación el 23 de octubre. Al detalle, fueron secuestrados 10.039 kilogramos que estaban siendo movilizados en un camión detenido en la zona de Pirapó.

También Negrito, según los pedidos de Rojas, se iba a hacer cargo de montar una empresa que serviría como pantalla del movimiento de la droga y el lavado de dinero ingresado por esa actividad ilícita. Incluso le dijo que si quería ingresar estupefacientes al país que le avise a él para que los panes sean agregados a los cargamentos que le pertenecían e iba a mover desde Paraguay por el río Paraná.

“Si vos allá del otro lado tenés algo y vos querés tirar arriba de lo que yo tengo allá del otro lado, tirale, yo me hago cargo ahí de todo el coso, no hay problema (...) Lo que es para vos, entonces vos te evitás el gasto del agua, me entendés? Y viene con lo mío, mandá a marcar bien nomás, marcá bien y ya está”, le expresó. Como se dijo en párrafos anteriores, no se trata de una persona que sólo cumplía órdenes, sino que también estaba habilitada para operar con autonomía.

Pero pasó el tiempo y Roberto Negrito G. no rindió los 27.000 dólares que Rojas le había dado para la compra de los vehículos. Eso generó la desconfianza del múltiple asesino, quien mandó un mensaje propio de los diálogos de la serie El Patrón del Mal, que relata la vida del nacotraficante Pablo Emilio Escobar Gaviria.

“Escuchame hermano, ¿cómo andás? Sabés qué? devolveme toda mi plata, ya se terminó esto, no va más así loco, hace días que te están buscando por todos lados, así no se puede laburar, devolveme nomás la plata loco… encima vos me dijiste tres cosas, me mostraste un camión mediano, me mostraste un camión grande y me mostraste la camioneta, entendé? No, no quiero saber más nada, si no se va a pudrir todo y se va a pudrir mal, te estoy avisando. Así no se puede, nos estás tomando de gil, no? estás re loco, dame mi plata nomás, si no mañana voy a ir a levantar, te juro, no quiero hablarte pavada, te levanto a tu vieja, a la secretaria ahí del local, tu vieja, tu hija, todo, yo no quiero terminar mal con vos, de en serio te digo, sabés que no me conocés nada, nada, loco”, se reproduce en el dictamen de Procuraduría de Narcocriminalidad (Procunar) al que tuvo acceso este medio.

Sin embargo, los dos implicados volvieron a hablar y zanjaron las diferencias para después organizar el traslado de más de 400 kilogramos de marihuana que tenían como destino final a la organización criminal Bala Na Cara, en Brasil. El cargamento iba a salir por Panambí, pero nunca llegó a destino.

Es que el 30 de octubre, en un procedimiento de Gendarmería sobre la ruta provincial 5, Gendarmería Nacional detuvo a una camioneta Mitsubishi que transportaba droga. El conductor del rodado escapó del control, pero abandonó la camioneta kilómetros más adelante. Después Sergio Mario Rolón, el chofer, fue ubicado, pero su acompañante escapó y estuvo prófugo hasta el día que desbarataron la banda de Rojas con 12 allanamientos en Misiones y Buenos Aires, el martes 16 de noviembre.

Desde entonces, sin embargo, Roberto Negrito G. sigue oculto entre las sombras.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias