miércoles 27 de octubre de 2021
Cielo claro 22ºc | Posadas

Los que le ponen el pecho al fuego

domingo 29 de noviembre de 2020 | 1:33hs.
Los que le ponen el pecho al fuego

Un combo mortal. La falta de lluvias, la sequía, la poca humedad, el viento y -como en la mayoría de los casos-, el factor humano desencadenaron una de las peores catástrofes ambientales de la provincia de Misiones.

Los incendios que arrasaron  áreas protegidas como la Reserva de Biósfera Yabotí, el Cuñá Pirú y el Teyú Cuaré llevaron con su paso vegetación nativa de cientos de años y ocasionaron la lamentable pérdida de innumerables animales que habitaban en su poblada superficie. Hubo además más de 50 focos de incendio en toda la provincia y fueron más de diez los municipios que se vieron afectados por las llamas y varias familias tuvieron que ser evacuadas porque sus casas corrían peligro.

Al frente de la batalla, cara a cara con el fuego, estuvieron siempre ellos, los bomberos voluntarios que combatieron incansablemente para evitar que las llamas siguieran su curso y se salieran de control. A su lado, cientos de vecinos de las localidades se unieron en la peligrosa hazaña para salvar la selva misionera.

Asimismo, dotaciones de Bomberos y móviles de otros municipios se sumaron a los camaradas de las zonas más calientes, como en el Yabotí donde llegaron a trabajar codo a codo más de 300 personas.

Combatir un fenómeno tan hostil como el fuego requiere de una logística y organización bien trazada que en Misiones se desarrolló en conjunto entre Protección Civil y Bomberos Voluntarios. La administración de los móviles, materiales de trabajo, división de los grupos de tareas para cubrir las áreas afectadas y hasta proveer de hidratación del personal son fundamentales, sobre todo porque el trabajo es permanente.

Además, se puso en funcionamiento el avión hidrante que tiene base en Apóstoles -que se descompuso y permanece inactivo en la pista de El Soberbio- y otros dos que llegaron desde Córdoba para los ataques y sofocamiento desde el aire.

Aún no se conoce con certeza las hectáreas que fueron arrasadas en la provincia dado que se está llevando adelante un relevamiento satelital, según indicaron desde el Ministerio de Ecología. Pero en la Reserva de la Biosfera Yabotí, por ejemplo, fueron al menos unas 400 las hectáreas de selva virgen arrasadas.

En las páginas de este informe se encontrarán las historias en primera persona de aquellos que arriesgaron sus vidas para frenar el fuego. Historias de héroes que dejarán de ser anónimos, que debieran convertirse en el objeto de los aplausos y el reconocimiento del pueblo misionero y de las autoridades.

Asimismo, se podrá conocer acerca de las líneas de acción que se ponen en funcionamiento al momento de hacerle frente a un fenómeno de estas características.

 

Los guardianes de la naturaleza y el esfuerzo contra los incendios

“Seguimos en peligro mientras no llueva suficiente para el monte"

Afirman que habrá escasez de precipitaciones hasta febrero

Selva adentro, la planificación de los ataques frente a las llamas

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%