lunes 25 de enero de 2021
Muy nuboso 25ºc | Posadas

Ñande Reko Rapyta (Nuestras raíces)

Rudecindo Roca y los ñoquis

"Nuestras raíces"; la traducción del título es un aporte de José Fernández “Karaí”, gracias a los oficios de la licenciada Liliana Frías, ambos de Tekoa Arandú, Pozo Azul; a partir de hoy la propuesta es recorrer momentos de nuestra historia misionera, sin itinerario previo.

viernes 13 de noviembre de 2020 | 5:00hs.
Rudecindo Roca y los ñoquis

En diciembre de 1881, el Congreso Nacional aprobó la creación del Territorio Nacional de Misiones; era Presidente entonces Julio A. Roca, quien designó como Gobernador a Rudecindo Roca, uno de sus hermanos; ostentó este cargo desde el 1 de enero de 1882 hasta el 13 de abril de 1891.

En el último tramo de su gestión una acusación por abusos y defraudación al fisco en la Gobernación de Misiones sacudió a la sociedad, el 21 de abril de 1888 Juan Bautista Romero inició una demanda contra Roca ante el Ministerio del Interior de la Nación.

En marzo del año siguiente, la reiteró ante la Justicia del Territorio de Misiones e incluyó en ella al secretario de la Gobernación, al juez de Paz de Santa Ana y al sargento de Policía de la misma localidad; como no prosperaban, acompañado por Gaudencio Cortés, realizaron una tercera denuncia ante el Ministerio de Hacienda de la Nación del mismo tenor que las anteriores y publicaron un folleto - en Buenos Aires- con el argumento de la acusación y un fuerte reproche hacia el gobierno nacional por su postura de “el ruido pasa y el provecho queda en casa”.

En el opúsculo se aclaró el faltante de documentación oficial en los años 1883, 1884 y 1886                      para la investigación llevada a cabo y se lo dividió en dos partes, “Malversación por falsedad” y “Estafas”, basadas en las remesas asignadas por el gobierno nacional y sin revisar lo recaudado por Misiones; en la primera parte se detalló el abuso cometido con los fondos recibidos, por ejemplo, al pagar cuatro años de sueldo al Capellán Benjamín Paz cuando sólo estuvo seis meses en funciones y a su vez abonar por la misma tarea y en el mismo período a los señores  Betineti, Bernardi y Guinea.

La designación de Vicente R. de Olivera como médico cirujano de la Gobernación, el 1° de enero de 1884, sin título habilitante, quien ejerció como secretario privado de Roca hasta enero de 1887, agregaron que Emilio Baliño recibió dinero -en 1882- para construir una escuela en Santa Ana y la obra no se concretó; también la creación de la Mesa Topográfica que sólo realizó la copia del plano del pueblo y chacras de San Javier y un puente sobre el arroyo Garupá, sumado a los sueldos abonados al Ingeniero Carlos Lencisa cuando era agrimensor, situación similar con Alfredo Hamelle sin título habilitado en nuestro país y que los dibujantes Emilio Guarnes, Gaudencio Cortés y Crisóstomo Rivero ejercieron como escribientes de la Gobernación, gastos de oficina, exploración y peonada falsos por trabajos nunca realizados.

Similar ocurrió con la Maestranza, cuyos empleados trabajaban en el ingenio azucarero de Roca y cobraban sueldos oficiales, en tanto se usaron los buques de la Armada “Gambetta” y “Cornejo” para acarrear materiales de construcción al establecimiento particular del gobernador, con cargo al fisco.

En otro punto los denunciantes se ocuparon de la “venta de la Casa de Gobierno” a la Nación por $40.000; haciendo figurar como propietario a Eladio Guesalaga cuando en realidad había sido construida por Roca, con materiales comprados con fondos nacionales y el personal de maestranza.

Recibos de sueldos con firmas falsificadas en clara referencia a la inexistencia de ese personal; en la misma línea, el pago de sueldos al comisario de Posadas Francisco Garrido desde enero de 1884 cuando había asumido sus funciones recién a mediados de 1885, situaciones similares para sueldos abonados al juez de Paz José Reyes, receptor de Rentas y otros empleados que no estaban en funciones, con la salvedad que el juez trabajaba como Oficial 1° de la Gobernación, pero cobraba como magistrado; en tanto el designado Escribiente de la Policía Félix Tornería se desempeñaba como mayordomo en el ingenio azucarero.

García nombrado como escribiente de la Gobernación cobraba sueldos, pero no ejercía funciones, situación parecida a la de Emilio Baliño que era secretario rentado del Consejo Escolar de Posadas, pero cobraba como auxiliar del Registro de Marcas y Estadísticas.

En otro punto detallaron sobre la Policía, el pago de sueldos a jefes, alquileres de casas y gastos de oficinas en los pueblos de Paggi, Corpus, San Pedro, San José, Apóstoles y Yerbales donde no existían destacamentos habilitados entonces, algo similar se hizo con el pago de haberes al personal del Juzgado y Receptoría de Candelaria previo a sus altas en julio de 1886. Y para concluir la primera parte, el doble cobro de sueldos de Roque Caussat como secretario del Juzgado Letrado y escribiente de la Gobernación, cargos incompatibles entre sí.

En la última parte, se consignó el pago de trabajos de albañilería, carpintería y herrería en la casa del gobernador, alquiler de casa para el mandatario -después de ser vendida a la nación-, compra de medicamentos, uniformes para la Policía y carbón fraudulentas.

Como respuesta al escarnio, la Justicia del Territorio Nacional de Misiones inició un proceso criminal contra los denunciantes.

El 1° de febrero de 1890 el expediente iniciado por Romero dos años antes fue remitido a Posadas, el Gobernador Roca estaba en Buenos Aires; el secretario de la Gobernación José Reyes informó al mandatario sobre lo recibido y se lo reenvió a su domicilio particular en la Capital Federal.

Cuando Rudecindo regresó a Posadas, en abril, escribió al Ministerio del Interior e informó que recién se había anoticiado de las diligencias por ausencia justificada del Territorio; a fin de año Roca dejó la Gobernación a cargo del secretario Reyes y ya no volvió a Misiones, su gestión finalizó el 13 de abril de 1891.

¿Cómo terminó la denuncia de Romero y Cortés?... en el mes de enero de 1891, Reyes escribió una esquela a Roca con una frase misteriosa “el Sr. Cortés es un prófugo de la cárcel de Posadas”.

Hasta el próximo viernes.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias