sábado 05 de diciembre de 2020
Cielo claro 20.5ºc | Posadas

Abigail cumplió 5 años, se arrastra por no poder caminar y duerme sobre un ropero en Puerto Iguazú

jueves 29 de octubre de 2020 | 14:23hs.
Abigail cumplió 5 años, se arrastra por no poder caminar y duerme sobre un ropero en Puerto Iguazú

Hace dos días Abigail cumplió 5 años. Nació con hidrocefalia y mielomeningocele (espina bífida) que fue corregida con una cirugía pocos días después de su nacimiento, pero los nervios afectados inmovilizaron definitivamente sus miembros inferiores.

También posee una válvula que ayuda a liberar la presión generada por el líquido cefalorraquídeo que se acumula en el cerebro y la médula espinal. Por medio de una sonda urinaria hace pis, y además usa pañal.

Si bien en principio -a criterio médico- sus esperanzas de vida eran mínimas, en este tiempo logró vencer la mayoría de las dificultades al punto que aprendió a desplazarse utilizando sus manos, arrastrando el cuerpo.

Se convirtió en una niña despierta, inteligente y carismática.

Su condición de salud requiere un espacio habitacional adecuado para poder desarrollar su independencia, además de evitar infecciones o lastimaduras. Pero eso justamente le falta.

Las carencias son tantas que desde hace algunas semanas la pequeña duerme en una improvisada cama sobre un ropero, que su mamá armó en la casa donde hace cuatro meses viven de prestado, en el barrio Belén de la ciudad de Puerto Iguazú.

Para que no duerma en el piso la mujer tumbó el armario, lo dio vuelta y sobre la pared de atrás tendió unas mantas que le dan cobijo. Es la única comodidad que tiene.

No se queja, pero necesita asistencia.

“Somos cuatro. Los hermanos de Abigail tienen 8 y 2 años. Dormimos todos en la única cama que tenemos pero es chica, y tenemos miedo de lastimarla sin querer al darnos vueltas. Por eso decidí dar tumbar en el piso el ropero y acomodarla a ella ahí para que tenga espacio y no corra riesgos”, se justificó Roxi Peña, asegurando que “como puedo busco que todos estemos bien porque la realidad es que en este momento no tenemos nada”.

Casa prestada

La pequeña Abigail, su mamá y los hermanos viven actualmente en una casa que le cedió a modo de “préstamo sin condiciones” una conocida del barrio, que se llama Corina.

“Antes de instalarnos acá vivíamos en la casa que cuidábamos, pero sus dueños regresaron y tuvimos que desalojar. No nos quedó otra alternativa más que salir”, explicó y en paralelo agradeció el gesto de “la vecina que nos permitió acomodarnos viendo que no teníamos a dónde ir”.

La casa es chica, pero sirve para que por ahora duerman bajo techo, porque la nena necesita una vivienda amplia con las condiciones acordes a su discapacidad.

“Limpieza constante porque como se arrastra, corre riesgo de infecciones o al igual que cuando hacemos cambios de sondas, tenemos que tener mucho cuidado”, explicó la madre, angustiada porque casi todos los elementos que utiliza tienen que estar esterilizados y no lo está pudiendo lograr.

“Pocos trabajos puedo hacer porque ella requiere atención constante, pero lo que gano haciendo changas se va en pañales, alimentos y últimamente no me está alcanzando para nada. Los chicos ayudan pero se está haciendo cuesta arriba para los cuatro”, lamentó.

Más allá de la cama, tampoco tiene heladera, cocina, utensilios, mesas y sillas, menos sábanas y colchas suficientes. “No quiero pedir, pero en este momento necesito darle una mejor calidad de vida a mis hijos. Me emociona que haya personas interesadas en darnos una mano y sepan que siempre les vamos a agradecer”, dijo.

La madre no tiene teléfono celular pero la vecina que compartió su casa, que la ayuda diariamente, también ofreció su número para quienes deseen colaborar: 3757-570613.

 

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias