miércoles 02 de diciembre de 2020
Muy nuboso 32.5ºc | Posadas

El hecho se produjo ayer por la mañana en la zona industrial de San Pedro

Destrucción total en un aserradero

El aserradero Madereras Los Pinos resultó con millonarias pérdidas como consecuencia de un feroz siniestro cuyas causas aún no fueron determinadas por los investigadores.

miércoles 28 de octubre de 2020 | 5:03hs.
Destrucción total en un aserradero

Ayer no fue una jornada más para todos aquellos que forman parte del aserradero Madereras Los Pinos, en la localidad de San Pedro. Y es que un incendio de grandes proporciones, cuyas causas aún son materia de investigación, dejó prácticamente sin su fuente de trabajo a siete familias y a los propietarios del emprendimiento con pérdidas millonarias entre infraestructura y materia prima que se perdió.

Según pudo reconstruir este matutino, el siniestro se inició pasadas las 5 de ayer cuando el lugar aún estaba fuera de servicio ya que la jornada laboral comienza a las 7. En esta oportunidad el fuego despertó a todos, para una vez más, poner de manifiesto la unión y la fuerza en momentos difíciles.

El establecimiento se ubica a unos mil metros de la ruta nacional 14, en la Zona Industrial. Dentro del mismo predio también está la vivienda de Elizabeth Anton Vasty y su pareja Aníbal Galarza -propietarios del aserradero-, que se despertaron con los estruendos del fuego.

“Desconocemos la causa del incendio, son varios años de trabajo que ves que se te van en unos segundos. Cuando nos dimos cuenta de lo que estaba pasando ya las llamas estaban abarcando la mitad del aserradero. El fuego comenzó en el medio donde no hay ningún interruptor, foco o algo que hable de un cortocircuito, se trabajó mucho pero no pudimos salvar nada. Millones y millones de pesos perdidos”, indicó Aníbal a El Territorio.

Una vez constatada la existencia de las llamas, se intentó salvar algo de madera. Aunque el fuego no dio tregua en ningún momento.

Fueron los bomberos quienes cerca de las 5.30 iniciaron una incansable labor para controlar el siniestro, aunque a los 15 minutos de intervención el techo del tinglado se vino abajo por completo.  

Horas después, ya controlada la situación, los bomberos iniciaron los trabajos para remover los hierros y las maderas que quedaron destruidas.

Dicha labor se extendió hasta la tarde de ayer y, según trascendió, los encargados del lugar no lograron precisar cuánto dinero aproximado se perdió como consecuencia del ígneo.

Reinvención

El emprendimiento estaba en etapa de repunte y era llevado adelante con esfuerzo y entusiasmo. Si bien se estableció en la localidad en 1992, estuvo sin funcionar por un tiempo y justo con la pandemia surgió el auge de la demanda por machimbre.

Fue aquí cuando se reinventó el emprendimiento, ya que anteriormente trabajaban con madera nativa.

Las primeras pericias indican que el fuego carbonizó un estimativo de cinco mil metros de madera de pino listos para machimbrar, un stock de madera nativa y paraíso.

Y por otra parte, un tinglado dividido, en una parte de 15 por 20 metros, una ampliación de 20 por 4 metros y el sector de afilación de 10 por 5 metros.

Además fueron afectados varias  sierras, una canteadora, una despuntadora, una cepilladora, máquina de recupero, molinetes, laminadoras, afiladoras, entre otras equipamientos. Solamente se salvó parte del secadero de madera.

“Era un emprendimiento familiar que llevábamos adelante con mi esposa. Con la pandemia nos reinventamos y comenzamos a trabajar con madera implantada. Estábamos con siete empleados que son siete familias que dependían del aserradero. Tristemente hoy se quedan a la expectativa, no vamos a abandonar a nadie, saldremos adelante, el ahorro que teníamos en madera se nos fue y quedamos en cero”, aseguró esperanzado Aníbal confiando en que recibirán ayuda para arrancar de cero ya que no contaban con un seguro contra este tipo de siniestros.

En medio de la desesperación, la valentía, entrega y dedicación de los bomberos voluntarios fue digno de destacar. El trabajo voluntario evitó que el daño fuera aún mayor.

“Fue muy riesgoso, en un momento casi se les cae un poste encima, es un servicio digno de destacar, sentimos dolor, tristeza, no podemos describir lo que sentimos al ver cómo quedó todo, pero sin duda nos fortalece el apoyo emocional que estamos recibiendo de los vecinos, amigos, familia y agradecer a todos, en especial a los bomberos”, reconoció conmocionado. 

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias