sábado 05 de diciembre de 2020
Algo de nubes 28.5ºc | Posadas

Fue encontrado cuando reparaban una calle al lado de la reducción

Empezaron a estudiar al Cristo jesuítico hallado en Candelaria

Los especialistas en restauración y madera buscan determinar si se trata de una talla que se salvó del incendio de la reducción y el año en que fue confeccionado.

jueves 22 de octubre de 2020 | 6:00hs.
Empezaron a estudiar al Cristo jesuítico hallado en Candelaria

Un grupo de especialistas del Laboratorio de Anatomía de la Madera de la Facultad de Ciencias Forestales de la Universidad Nacional de Misiones (Unam), entre ellos la rectora Alicia Bohren, visitó el Centro de Conservación y Restauración de San Ignacio Miní para analizar la escultura de madera hallada el 27 de agosto en Candelaria y poder determinar su origen y antigüedad.

Bohren, que es ingeniera forestal, fue invitada en calidad de docente de la cátedra de Anatomía de la Madera y estuvo junto a Marcos Radins, docente universitario y trabajador del Centro y Estela Garma, restauradora y museóloga.

Los especialistas fueron convocados por Andrés Sansoni, encargado del Centro y luego de ver la pieza acordaron pasos a seguir referidos a diversos análisis que las instituciones aportarán para develar la procedencia del objeto.

Por otra parte, están en marcha otros estudios de laboratorio gestionados ante el Instituto de Materiales de Misiones (Imam) que depende de la Unam y el Conicet.

“El hallazgo de esta enigmática pieza es una oportunidad más para trabajar conjuntamente en el cuidado y revalorización del patrimonio misionero”, sostuvo Sansoni, director del espacio que depende de la Subsecretaría de Gestión Estratégica provincial.

Fortuito

En su edición del pasado 13 de septiembre, El Territorio dio a conocer este hecho. La pieza apareció de manera fortuita a finales de agosto, cuando una máquina municipal realizaba mejoras en una calle terrada lindante al predio de la reducción, algo la trabó y salió a la luz el elemento litúrgico.

“El Cristo fue encontrado por un empleado municipal, este señor informó de lo que encontró y desde la Municipalidad se pusieron en contacto con la arqueóloga de la Subsecretaría de Gestión Estratégica, que son quienes están a cargo de las ruinas jesuíticas de la provincia”, había contado Zulma Pittau, subsecretaria de Revalorización Cultural y Museos.

“Afortunadamente la máquina no la dañó y este señor tuvo la conciencia suficiente para darse cuenta de que se trataba de una obra arqueológica, porque en este caso estamos hablando de un objeto que dataría de finales del 1700 o principios del 1800”, comentó.

El Cristo está en excelente estado de conservación, mide 79 centímetros y por los signos que presenta se cree que sobrevivió a las invasiones portuguesas en la zona. “La pieza es preciosa, está muy bien conservada y es increíble que haya estado bajo tierra y tenga ese estado de conservación. Tiene rastros de que sufrió en algún aspecto quemaduras”, en la zona de los pies.

Ahora la pieza que habría servido para ceremonias o rituales cristianos de la Semana Santa en el pueblo de Candelaria está a resguardo en San Ignacio. “Aparentemente es una obra jesuítica que se salvó del incendio de las reducciones”, habían anticipado y ahora esperan poder confirmar o descartar esa teoría.

Sobre el uso y a quién pudo haberle pertenecido, dijeron: “En esa época muchos tenían altares familiares, por eso las tallas más pequeñas que se encuentran solían pertenecer a familias. Pero en este caso la pieza tiene un tamaño importante y el hecho de que tenga los brazos reticulados hace considerar que podría haberse tratado de una obra de la iglesia. Porque las familias por lo general tenían objetos de menor tamaño o más simples”.

En tanto, el historiador Esteban Snihur, reflexionó que se trata de: “Un Cristo que logró salvarse del saqueo de las invasiones paraguayas y portuguesas que asolaron la región. Un Cristo que logró salvarse del incendio del pueblo en 1817. Tallado seguramente por algún anónimo escultor guaraní en los talleres de la reducción de Candelaria. Por sus características, entre ellas el hecho de que sus brazos eran articulados, se trataría de un Cristo yacente, especialmente venerado el Viernes Santo, luego del descendimiento de la Cruz”.

Y agregó: “Ello nos permite ubicarlo en las multitudinarias celebraciones que se realizaban durante la Semana Santa en las reducciones, en este caso en la reducción de Candelaria”.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias