miércoles 02 de diciembre de 2020
Cielo claro 22.1ºc | Posadas

Intentan llegar a los responsables de la usurpación de tierras en Santo Tomé

lunes 19 de octubre de 2020 | 16:31hs.
Intentan llegar a los responsables de la usurpación de tierras en Santo Tomé

 

El propietario de los terrenos ubicados en el sector más comprometido por las tomas ilegales sobre la costa del río Uruguay, en la localidad de Santo Tomé (Corrientes), se acercó en la mañana de hoy al predio cuya parte donó hace algunos años para ser usado como reserva natural, para hablar con las personas que se asentaron hace pocos días.

Se encontró con que el espacio fue cercado con tacuaras y construyeron puentes para acceder con motos o caminando en función de que, por orden judicial, se había realizado zanjones a los costados para impedir el ingreso de vehículos. Incluso armaron huertas, dijo.

Se habla de alrededor de 60 familias las que se habrían instalado, al norte del paseo costero La Islita.

La toma se concretó el último martes dando paso a la intervención judicial a instancias de la denuncia del propietario. A fines de la semana pasada tomaron las primeras declaraciones indagatorias a las personas que serían cabecillas y también hubo allanamientos, se informó.

Es que se cree que varios de los sindicados usurpadores no son personas en situación de calle, como argumentan, sino que en algunos casos se trataría de un abogado, un médico, un policía y hasta un odontólogo.

En declaraciones a la prensa, el fiscal Facundo Cabral dijo que "muchos avivados se aprovecharon de unos pescadores que tenían campamento ahí; corrieron una colonia de monos y diversas aves, destruyeron la reserva desmontando".

“Se constató la construcción de puentes, abrieron algunos caminos”, lamentó.

“Entraron por mi campo”

Ángel Celestino Correa, propietario del área intrusada, habló sobre la situación.

“Hay, por partes, cerco, un zanjón que impide el ingreso de vehículos por orden judicial, pero sí pueden ingresar motos y a pie”, describió.

Para ubicarse, es hacia el norte de la casilla que funciona como cantina en el paseo La Islita. Allí se acercaron hoy unas doce personas (intrusos) a intentar interiorizarse de la situación.

Correa dijo: “Me acerqué con los papeles, títulos y planos. Yo quiero que se respete, esa parte yo dejé para reserva (natural), para que disfrute la gente del pueblo. Por eso no lo alambré. La zona de costa no tengo nada que ver, eso únicamente Prefectura. Pero ellos ingresaron por mi campo, y empezaron a alambrar, hacer casas. Eso no lo voy a permitir”.

En cuanto a la reunión de hoy, explicó que se puso “de acuerdo con ellos, y entendieron. Yo hablé con la gente, les mostré los papeles, el título, el plano. Hay un dueño acá. Yo no alambré este lado del arroyo para que la gente disfrute. Le recalqué a la gente que no pueden hacer casas, ni alambrar por los árboles. Pero que no pase de ahí, no pueden hacer casas. No pueden hacer eso de ingresar a una propiedad ajena, y hacer su casa”.

Contó que hay un sector que él ocupa, que está alambrado, y el otro sector que no, que es para que la gente disfrute, es una reserva. Él siempre supo que ese sector no era para construir, que es inundable por partes, y que se limpia para que la gente pasee, pero nada más.

“Hay que respetar los mojones. Si vamos por la ley, lo que dice el papel, es hasta los mojones. Yo no alambré este lado del arroyo justamente para que la gente disfrute eso”, afirmó.

De palabra

Hace dos años y tres meses vive allí, en la costa del río Uruguay, don Antonio Isidoro González.

Tiene su huerta, vive con su mujer y su hijo discapacitado.

Señalado como uno de los “vendedores” de lote, don Antonio sufrió una descompensación en la jornada del domingo. Pero debido al zanjón que impide el ingreso por orden judicial, la ambulancia no pudo acceder a buscarlo.

El hombre dice que le “regalaron de palabra” ese sector donde vive hace algunos años. Todos los que se instalaron después no tendrían ningún permiso para ello.

“Hay una acusación de que yo estoy vendiendo. Que les pregunten a las personas si yo vendí. Yo jamás vendí. Yo soy consciente que esta parte es del Estado. Yo planto para mí y para una escuela, para una iglesia, y donamos también muchos plantines”, dijo Antonio.

Los vecinos lo auxiliaron el domingo, y pudo llegar hasta la ambulancia.

“No somos delincuentes, como están diciendo. El viernes tengo una citación, y para abril (del año próximo) tengo otra citación. Somos honrados, no tenemos ninguna sociedad, ni hacemos nada ilícito”, señaló.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias