miércoles 28 de octubre de 2020
Cielo claro 31ºc | Posadas

Juicio a Ovando, entre alegatos y la posibilidad de una nueva Cámara Gesell

jueves 15 de octubre de 2020 | 20:05hs.
Foto: Franco de Olivera

El debate oral por los abusos sexuales perpetrados en perjuicio de una hija y una nieta de María Ovando (44) continuó ayer a la mañana en el Tribunal Penal Uno de Eldorado con el aporte de al menos cinco testigos de la causa y para hoy está previsto la realización de la ronda de alegatos, pero esta etapa casi decisiva podría ser postergada en virtud de un pedido de la fiscalía que aún se encuentra bajo estudio.

De acuerdo a lo consignado por fuentes consultadas por El Territorio, antes de comenzar con la ronda de alegatos se debe definir una cuestión solicitada por el fiscal Federico Rodríguez de realizar una nueva audiencia de cámara Gesell a una de las víctimas y para ello se aguarda que profesionales del Cuerpo Médico Forense del Poder Judicial se expidan al respecto.

En detalle, las fuentes indicaron que el pedido de la fiscalía  surgió a partir de la declaración brindada como testigo en la audiencia del martes por Euvarta Godoy Villa, denunciante y quien tiene la guarda de las víctimas.

Es que en un fragmento de su declaración testimonial la mujer aseguró que una de las niñas tiene intenciones de declarar y ante ello la fiscalía solicitó la realización de una nueva Cámara Gesell, para lo cual los magistrados del tribunal solicitaron que los profesionales médicos se expidan al respecto de viabilidad de esta posibilidad.

Según indicaron las fuentes, el panorama ante esta situación es complejo, debido a que una nueva declaración significaría exponer a la menor a una revictimización, pero también podría servir para aportar mayor claridad a los hechos investigados, más aún después de conocerse la existencia de una denuncia por abuso en contra de las mismas víctimas, pero hacia un familiar de Euvarta Godoy Villa.

Esa otra denuncia surgió en el debate durante la propia declaración de la mujer, quien antes las partes reconoció que mientras tenía a las niñas bajo su cuidado, un familiar suyo intentó abusar de las menores. Según precisaron, esa denuncia fue radicada en Puerto Iguazú, pero nunca fue profundizada.

La situación favorece a la defensa de los acusados, quienes desde el comienzo vienen planteando que en la causa contra Ovando y los otros dos muchachos enjuiciados, Marcos Iván Laurindo (23) y Lucas Sebastián Ferreira (23), no se avanzó en hipótesis alternativas.

En este contexto, las fuentes  fueron claras e indicaron que el avance del proceso depende ahora de la opinión de los profesionales médicos y en el horizonte asoman dos panoramas: que se rechace la nueva Gesell y se inicien los alegatos; o que se acepte  otra declaración de una de las víctimas y para ello se tengan que arbitrar nuevas audiencias.

Más testimoniales

En la jornada de ayer, en tanto, se desarrolló otra audiencia  con toma de testimoniales. La misma fue a puertas cerradas por tratarse de un hecho de índole sexual.

Fuentes consultadas por este matutino indicaron que en la audiencia declararon tanto la psicóloga que llevó adelante la Cámara Gesell que obra en el expediente, como así también una profesional de la misma ciencia que intervino como perito de parte en la causa.

También declararon dos vecinos y otra psicóloga que en su momento analizó a uno de los muchachos acusados. Esta última  testimonial fue tomada por videoconferencia.

El debate

Tal como publicó El Territorio, el nuevo comenzó formalmente en la jornada del martes, instancia en la cual además de la declaración de Euvarta Godoy Villa también las partes procedieron a realizar los mismos planteos preliminares que habían solicitados en el inicio del frustrado debate comenzado el 21 de septiembre.

En este contexto, el fiscal Rodríguez volvió a solicitar una ampliación de acusación para que los imputados sean juzgados por el delito de corrupción de menores agravado por el vínculo, pero la novedad fue que en esta ocasión también pidió que se incorpore el expediente del proceso anterior contra Ovando, causa en la cual finalmente la mujer terminó siendo absuelta.

En esa misma jornada, el defensor oficial de los dos jóvenes imputados, Rodrigo Torres Muruat, también insistió con sus planteos del juicio que se suspendió el mes pasado y solicitó la nulidad del proceso por entender que la fiscalía no determinó en su acusación cuestiones elementales de cómo y cuándo ocurrieron los hechos, ni tampoco se avanzó sobre hipótesis alternativas u otros sospechosos.

Según la investigación, las víctimas tenían entre 6 y 9 años y 5 y 6 años, respectivamente, cuando ocurrieron los hechos, aunque no hay precisiones al respecto. Las niñas ratificaron los padecimientos que sufrieron en audiencias de Cámara Gesell, señalando a los tres implicados -cada uno en sus roles-, como los responsables. Se trata de una prueba clave para este tipo de investigaciones.

Sin embargo, las defensas argumentan que esos relatos fueron inducidos e insisten en que no está especificado cuándo y dónde ocurrieron los hechos, advirtiendo que podrían haberse sucedido cuando las menores no estaban al resguardo de Ovando, que estuvo dos años detenida. Sobre esta cuestión se centra el proceso.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias