miércoles 28 de octubre de 2020
Cielo claro 31.5ºc | Posadas

Que sea con altura

martes 13 de octubre de 2020 | 5:00hs.
Que sea con altura
El seleccionado argentino visitará hoy a Bolivia, un equipo atravesado por una crisis institucional y futbolística, en la altura de La Paz con la idea de despejar las dudas del debut y afirmarse en el camino hacia el Mundial de Qatar 2022.

El partido correspondiente a la segunda fecha de las Eliminatorias Sudamericanas se disputará desde las 17 en el estadio Hernando Siles de la capital boliviana, ubicada a poco más de 3.600 metros de altura sobre el nivel del mar, con arbitraje del peruano Diego Haro y transmisión de la TV Pública y TyC Sports.

Luego del debut con triunfo sobre Ecuador por 1-0, con gol de penal de Lionel Messi en La Bombonera, Argentina cerrará la primera doble fecha del año en la temida altura de La Paz con la intención de mejorar el funcionamiento del debut y volver a sumar para el objetivo de la clasificación.

Bolivia fue goleado por Brasil (5-0) en San Pablo y en medio de una profunda crisis institucional y futbolística buscará recomponer la imagen en casa, sin la presencia de público por la pandemia de coronavirus.

Un triunfo en un escenario históricamente adverso para Argentina serviría como espaldarazo para un equipo que necesita dejar atrás la etapa de recambio y conformar una identidad.

La última victoria de Argentina en La Paz lo tuvo como protagonista a Lionel Scaloni como jugador y fue en marzo de 2005 por 2-1 en el marco de la clasificatoria al Mundial de Alemania 2006.

El presente del combinado de Bolivia es caótico y la esperanza de un buen resultado se aferra cada vez más a los efectos que la altura puede provocar en los visitantes.

Por la gran diferencia de jerarquía que existe entre ambos equipos no debería haber equivalencias en el juego pero Lionel Messi y compañía deberán romper con el factor altura para transformarlo en un resultado positivo.

Para afrontar esta difícil misión, Scaloni cambió el habitual ritual de viajar a La Paz el mismo día del partido y decidió que la delegación se instale por dos noches.

Con respecto al ajustado triunfo del jueves, el joven entrenador nacional analiza introducir dos cambios en el equipo.

Los cambios posibles
En la defensa, Juan Foyth, quien fue transferido a Villarreal, de España, para tener la continuidad que había perdido en Tottenham, ingresaría por Gonzalo Montiel.

El ex Estudiantes de La Plata, habitual zaguero, le rindió a Scaloni en el lateral derecho durante la Copa América pero también genera dudas su inactividad dado que la última vez que completó un partido oficial fue el 11 de diciembre pasado.

El otro cambio será por Marcos Acuña, quien debió ser reemplazado ante Ecuador por una molestia muscular y no llegó a recuperarse.

Las opciones para entrar podrían ser Exequiel Palacios como volante “interno”, Eduardo Salvio por derecha o en caso de elegir un extremo podrían ser Alejandro Gómez, también de buena pegada de afuera del área, o Joaquín Correa.

En ofensiva seguirán Lautaro Martínez y Messi, quien buscará convertir su primer gol en su tercera aventura en La Paz.

El capitán estuvo en el 1-6 de 2009 bajo la conducción de Diego Maradona y también jugó en el empate 1-1 con el equipo de Alejandro Sabella en 2013.

Bolivia, por su parte, presentará un equipo distinto al que jugó el viernes en San Pablo ya que el entrenador venezolano preservó a tres de los únicos cinco futbolistas citados que no juegan en equipos bolivianos: el histórico delantero Marcelo Martins, segundo máximo goleador de la selección, Alejandro Chumacero y el joven atacante Jaume Cuéllar, quien a pesar de sus 19 años ya juega en el fútbol italiano (SPAL, serie B) y se prepara para debutar en la “Verde”.

La crisis institucional en la Federación Boliviana tras el fallecimiento del presidente César Salinas por coronavirus en julio pasado también afectó las pocas opciones de jugadores convocables que tenía Farías ya que por un conflicto político Bolívar, The Strongest, Oriente Petrolero y Jorge Wilstermann fueron algunos de los clubes que se negaron a ceder a sus futbolistas.

El venezolano Farías asumió en septiembre del año pasado luego de la Copa América de Brasil y además del complicado objetivo de llevar a Bolivia a un Mundial luego de 28 años también buscará cortar una racha de tres años sin victorias en partidos oficiales siendo que el último festejo fue en 2017 por las eliminatorias a Rusia 2018 cuando derrotó a Chile por 1-0 en La Paz.

La frase exagerada de Scaloni: “Bolivia, de local, es de las mejores del mundo”

El duelo ante el combinado del altiplano impone una gran preocupación en el cuerpo técnico liderado por Scaloni.
”La dificultad es máxima. Acá, Bolivia es de las mejores del mundo. Pierde poquísimo. Es importante que el jugador sepa eso para salir más concentrado. Buscaremos tener la pelota y cuando sea necesario ser profundo”. Lionel Scaloni, en un tramo de la conferencia de prensa que brindó ayer en La Paz, ponderó el trabajo del rival de Argentina de este martes cada vez que juega en los 3.640 metros del estadio Hernando Siles. Igualmente, la frase del DT argentino sonó exagerada y generó polémica en las redes. Bolivia y la altura de La Paz.

Si se toman en cuenta las últimas tres Eliminatorias (para los Mundiales 2010, 2014 y 2018), el seleccionado boliviano fue local en 26 partidos. De esa cantidad ganó 11 y perdió 7, empatando los 8 restantes. Es decir que sacó 41 puntos sobre un total de 78 posibles lo que le da un promedio de un 53%. A diferencia de años anteriores, Bolivia y el fantasma de la altura ya no es tan decisivo y un escollo insuperable para los rivales. Si el rival de Argentina de este martes hubiese ganado sus nueve partidos como local en las tres últimas Eliminatorias Sudamericanas, habría sacado el pasaje para cada respectivo Mundial. Hubiera sumado 27 puntos y Perú, el quinto clasificado a Rusia 2018 tras acceder al repechaje, obtuvo 26.

“Ahogar se van a ahogar todos”
Para la selección argentina sí es un karma visitar La Paz. En los últimos 23 años apenas cosechó un triunfo: en el 2005, con Scaloni presente como jugador del equipo que dirigía José Pekerman. Y se trajo varios golpazos: el 2-1 en el 97 con el famoso corte en el pómulo de Julio Cruz en aquella selección dirigida por Daniel Passarella y el 6-1 al seleccionado de Diego Maradona en el 2009.

Para esta ocasión, Scaloni no eligió llegar a La Paz horas antes del partido como es recomendado sino dos días antes. Sobre esto, explicó: “En principio es una decisión pensada en todo lo que estamos atravesando, en lo que significaría viajar el día del partido con todos los protocolos que hay que cumplir. Vimos que otros equipos vinieron un par de días antes y entrenaron el día anterior en la altura y pensamos que es positivo. Es una nueva experiencia que puede ser interesante. Mascherano, Enzo Pérez y Acuña. Messi debe hablarles hasta en otro idioma”.



Te puede interesar
Ultimas noticias