jueves 13 de mayo de 2021
Cielo claro 11.2ºc | Posadas

Trabajan para evitar el faltante del líquido

domingo 11 de octubre de 2020 | 6:00hs.
Trabajan para evitar el faltante del líquido
En el departamento de San Pedro y el municipio de Pozo Azul, cientos de familias se encuentran con dificultades al momento de acceder al agua, tanto en la zona urbana como rural, poniendo en riesgo actividades agrícolas y ganaderas. La escasez de lluvia secó vertientes y pozos perforados, por lo que las autoridades se encuentran trabajando y destinando recursos a fin de luchar contra las consecuencias de la sequía.

En San Pedro, la prestación del servicio de agua está a cargo del Instituto Misionero de Agua Saneamiento (Imas), que realiza trabajos con la Municipalidad a fin de atender la alta demanda, sobre todo en asentamientos irregulares que se tornaron grandes barrios como San Miguel, Zona Industrial y colonias con zona urbana como Terciados Paraíso, Cruce Caballero y Tobuna. La zona urbana de San Pedro es abastecida en un 90% por la planta potabilizadora, mientras que el 10% restante depende del buen funcionamiento de perforaciones.

Estas últimas presentan inconvenientes que de forma permanente dejan a las familias sin agua, pese a que en Terciados Paraíso además de los pozos cuenta con una planta potabilizadora. Sin embargo, no responden a la demanda siendo necesario una inversión importante en nuevas plantas, proyectos que se encuentran en tratamiento.

Durante la última semana, uno de los inconvenientes se originó en barrio Cristo Resucitado, donde uno de los pozos presentó problemas y mediante la ayuda de bomberos y sus camiones hidrantes, lograron cargar el tanque de 41.000 litros, mientras realizan trabajos para poner en funcionamiento un nuevo sistema de bombeo, según indicó Favián Franke, del Imas San Pedro.

En cuanto a Pozo Azul, el panorama es más preocupante por las condiciones geográficas, tanto que se declararon en emergencia hídrica y agropecuaria ya que el problema se extiende con fuerza en zona rural. El municipio no tiene red de agua potable y la zona urbana se abastece mediante perforaciones, mientras que en las colonias las familias consumen agua de vertientes. Con la falta de lluvias, en varios puntos las napas de agua se secaron, poniendo en riesgo al sector productivo. “Nos preocupa la actividad agrícola, en partes falta agua para los animales y riego. En cuanto a los barrios y comunidades aborígenes, estamos asistiendo con agua que llevamos en tanques”, señaló el intendente Edgar González.
Ultimas noticias