martes 19 de enero de 2021
Cielo claro 19.5ºc | Posadas

Nuevos contagios en el entorno de Donald Trump suman preocupación a la Casa Blanca

miércoles 07 de octubre de 2020 | 9:10hs.
Nuevos contagios en el entorno de Donald Trump suman preocupación a la Casa Blanca
Uno de los cinco ayudantes militares del presidente estadounidense Donald Trump dio positivo en coronavirus este fin de semana. Este nuevo caso se suma a los de la secretaria de prensa Kayleigh McEnany y dos de sus asistentes, confirmados el lunes. De esta forma, ya son al menos 14 las personas del entorno del mandatario que contrajeron la enfermedad. Hay preocupación y temor a contagiarse entre el personal de la Casa Blanca.

El fin de semana, la cadena CNN informó el contagio de una persona cercana al mandatario. Se trata de uno de los cinco ayudantes militares, quienes están en representación de las Fuerzas Armadas, y siguen de cerca al presidente y se alternan en llevar el llamado “football”, el portafolio con los códigos de emergencia para el lanzamiento de un ataque nuclear.

Este lunes, McEnany indicó a través de su cuenta de Twitter que se había contagiado: “Tras dar negativo constantemente en los tests, incluido cada día desde el jueves, este lunes di positivo en COVID-19, aunque no experimento ningún síntoma”. Más tarde, varios medios estadounidenses informaron que dos de sus asistentes en la oficina de prensa de la Casa Blanca, Chad Gilmartin y Karoline Leavitt, también habían contraído la enfermedad.

La secretaria de prensa anunció su diagnóstico menos de 24 horas después de haber dado una breve conferencia de prensa sin usar tapabocas desde el jardín delantero de la Casa Blanca, en la que respondió a las preguntas de los periodistas durante alrededor de un minuto.

Con el contagio del ayudante militar, McEnany y sus asistentes, ya son al menos catorce las personas del círculo de Trump que dieron positivo en coronavirus. Entre ellas, siete que se encuentran en la residencia presidencial.

Contagios en el círculo del Presidente
Las siete personas contagiadas de coronavirus que se desenvuelven en la Casa Blanca son la primera dama Melania Trump; la asesora presidencial Hope Hicks; el asistente personal del mandatario Nick Luna y ahora el ayudante militar, McEnany, Gilmartin y Leavitt.

Además, otras siete personas cercanas a Trump dieron positivo. Se trata del jefe de la campaña de reelección Bill Stepien; la exasesora Kellyanne Conway; la presidenta del Comité Nacional Republicano (RNC) Ronna McDaniel; los senadores republicanos Mike Lee, Thom Tillis y Ron Johnson y el exgobernador de Nueva Jersey Chris Christie.

Al menos seis de ellos, incluida la secretaria de prensa McEnany, estuvieron en un acto en la Casa Blanca el 26 de septiembre, en donde Trump anunció a su nominada para el Tribunal Supremo, la jueza Amy Coney Barrett, quien dio negativo hasta ahora.

Otro de los invitados a ese acto, el presidente de la Universidad de Notre Dame John I. Jenkins también dio positivo, aunque no forma estrictamente parte del círculo cercano a Trump.

El positivo de McEnany podría desencadenar una serie de contagios entre los periodistas que estuvieron en contacto con ella: hasta ahora, al menos tres trabajadores de prensa que cubrieron recientemente actos del presidente dieron positivo en coronavirus, según la Asociación de Corresponsales de la Casa Blanca (WHCA, en inglés).

Preocupación en la Casa Blanca
La decisión de Trump de dejar el hospital militar donde lo atendían tras dar positivo en coronavirus pone en una situación incómoda a la gente que lo rodea, que podría contagiarse si él no respeta los estrictos protocolos de aislamiento que deben seguir los pacientes infectados.

A lo largo de la pandemia, los guardias, escoltas, el personal de la cocina y los miembros del servicio secreto siguieron cumpliendo con sus trabajos en lo que es ahora un foco de posibles contagios, con más de una docena de nuevos casos en solo una semana.

Trump, que todavía puede contagiar a otros, llegó a la Casa Blanca el lunes por la noche y se sacó el tapabocas para posar ante las cámaras en un balcón. Poco después se lo vio rodeado de gente mientras grababa un mensaje en el que pidió a los estadounidenses que no le tengan miedo al virus que ya dejó más de 210.000 muertes en los Estados Unidos.

El vocero de la Casa Blanca Judd Deere afirmó que se estaban tomando “todas las precauciones” para proteger no solo a Trump y a su familia, sino “a todo el personal que trabaja en la residencia presidencial”. Aseguró que muy poca gente tendrá contacto físico con el mandatario y que todos podrán acceder a equipos protectores.

Sin embargo, varios trabajadores de la Casa Blanca temen haber estado expuestos al virus, según indicó la agencia AP. Hay malestar en torno a los informes contradictorios sobre la salud del presidente y la falta de información a nivel interno.

Mientras tanto, el Servicio Secreto se negó a revelar cuántos de sus empleados dieron positivo o tuvieron que aislarse. La vocera Julia McMurray aseguró que la agencia “toma todas las medidas” necesarias para proteger a su personal.

Trump y su esposa Melania permanecen en la parte residencial de la Casa Blanca. Generalmente, los atienden unas 100 personas entre personal de limpieza, cocineros, jardineros y cinco o seis mayordomos, pero desde que comenzó la pandemia se redujo la cantidad de trabajadores al nivel mínimo indispensable. Varios de ellos manifestaron temor en diálogo con AP ante la política de la residencia presidencial en torno a los barbijos y la distancia social.
Te puede interesar
Ultimas noticias