lunes 30 de noviembre de 2020
Lluvia moderada 20.6ºc | Posadas

Libertadores: Tigre empató de local con Bolívar y quedó complicado en el Grupo B

martes 22 de septiembre de 2020 | 21:45hs.
Fútbol
Tigre se jugaba una parada importante ante Bolívar en Victoria por el Grupo B de la Copa Libertadores, y a pesar de arrancar en ventaja, igualó 1-1 debido a un insólito error de su arquero, Gonzalo Marinelli.

El ex River intentó salir jugando, y a pesar de tener opciones, su remato impactó en el cuerpo del argentino Marcos Riquelme, delantero rival, para terminar en la igualdad.

Párrafo aparte para el arquero visitante que voló sobre su izquierda, tanto que pareció Superman. Se suspendió en el aire, tocó la pelota con la punta de los dedos de su mano derecha, ella dio en el travesaño y salió. Un rato después, volvió a lanzarse sobre su izquierda, esta vez abajo, para taparle un penal a Magnin. Javier Rojas, en tiempo de descuento, le cerrara definitivamente las puertas a Tigre. Figura absoluta, fue el máximo responsable del empate que dejó al Matador virtualmente sin chances de acceder a octavos de final. Una parda que, además, tampoco le sirvió de mucho a Bolívar. Mucho menos luego de haber hecho méritos para meter algún tanto más.

Una noche, además de un arquero infranqueable, hubo otro Riquelme, en cancha del Matador, este caso fue Marcos. También argentino, pero no justamente de buena manera... Porque el hombre, argentino, fue otra pieza influyente en los dolores de cabeza del local. Primero, al aprovechar el blooper de Marinelli en la salida. El Pelado le causó sustos varios a Tigre. Y si los bolivianos no fueron más lejos en la chapa, esto se debió a que Marinelli, protagonista del error grosero, también tuvo atajadas importantes.

Más allá de individualidades, los dos tuvieron sus momentos para desnivelar. Al conjunto boliviano se lo vio mejor armado, sin especular pese a su condición de visitante y con una superioridad marcada en el primer tiempo; estrelló dos tiros en los palos, se puso mano a mano con el arquero de enfrente. Y cuando aceleraba, destapaba fragilidades defensivas desde los pies de Rey, Arce. Saavedra y el mencionado Riquelme. Equipo directo, con facilidades sobre su izquierda en los ataques. La falta de efectividad lo privó de llevarse algo más de la Argentina, pero méritos hizo.

Tigre mejoró después del descanso. El ingreso de Melivillo le dio frescura agresividad ofensiva. Los de Gorosito se soltaron, encontraron profundidad y estuvieron a punto de ponerse en ventaja. Nada alcanzó porque Rojas, el mismo que había dado rebote en el gol de Magnin, se hizo impenetrable.

Los dos se fueron con un punto que no les sacó una sonrisa. Tejieron acciones interesantes en un duelo entretenido, aunque sin obtener réditos en el marcador.
Te puede interesar
Ultimas noticias