domingo 25 de octubre de 2020
Cielo claro 30.5ºc | Posadas

Juntada entre amigos terminó con disparos y seis lesionados

martes 22 de septiembre de 2020 | 2:00hs.
Pablo resultó con heridas en la pierna.
“Dimos dos pasos, escuché otraexplosión y sentí que me quemaban las piernas, tenía mucho dolor”, relató Pablo G., aún exaltado por el momento de terror y nerviosismo que le tocó vivir.

Es que el joven junto a otros cinco amigos fueron atacados a tiros en plena madrugada del domingo por dos desconocidos, en un sector de parquizados cercano a la tercera trocha de la ruta nacional 14, en la localidad de San Pedro.

El confuso hecho ocurrió a pocos metros de Terciados Paraíso, en un espacio verde donde a pesar de que en la Capital de la Araucaria no están habilitadas las reuniones al aire libre, los jóvenes se reúnen casi todos los fines de semana.

Según las primeras averiguaciones, los disparos habrían sido efectuados con una escopeta por parte de dos personas que se movilizaban en una motocicleta y que hasta ayer por la noche no habían podido ser identificados por la Policía.

Además de Pablo, quien recibió nueve impactos de perdigones en ambas piernas y en la espalda, los otros heridos fueron identificados como Jorge S., Matías E., Nahuel M., Camila A. y Florencia R.

Incluso estas dos últimas aún permanecen internadas en el Hospital Samic de Eldorado, como consecuencia de las lesiones sufridas en las piernas.

Según pudo reconstruir este matutino, los heridos fueron los últimos en llegar al lugar, pasada la medianoche del domingo.

“Sentí mucha incertidumbre porque no sabía que pasaba, nosotros llegamos, escuchamos un sonido como de caño de escape, mire hacia atrás y vi como un fuego. Después nos dimos vuelta, dimos dos pasos y junto al ruido del otro disparo ya me comenzó a doler las piernas y vi que mis compañeros también estaban heridos”, agregó Pablo.

Además detalló: “Yo estaba con una de las chicas que fue la más herida, traté de tranquilizarla porque lloraba y sentía mucho dolor. El disparo nos llegó por la espalda y por ello no vimos quiénes fueron los responsables”.

Según el relato del muchacho, el pánico se agravó aún más debido a que el espacio donde estaban no cuenta con mucha iluminación. Entre la oscuridad y la nula iluminación que provenía de los automóviles o linterna de los celulares, los jóvenes que estaban en la zona intentaron brindar asistencia y contener a los heridos. Y cuando se percataron de que se trató de disparos de arma de fuego,abandonaron de inmediato el lugar.

Por otra parte, fueron los mismos involucrados quienes, por medios propios, llegaron hasta el hospital de Eldorado, desesperados por el estado de salud de Florencia.

“Pensamos primero que alguien tiró alguna botella, pero cuando vimos el tipo de heridas nos dimos cuenta de que era de arma de fuego. Nos preocupamos y asustamos porque una de las chicas estaba bastante mal. Yo con la pierna herida vine manejando hasta el hospital, así como lo hicieron los demás, nos sorprendió mucho a todos”, agregó por su parte Matías E., otro de los chicos afectados por el repentino ataque.

Siguiendo con el relato de los entrevistados, ese mismo domingo se congregaron primero en un espacio verde ubicado entre la colectora y la ruta nacional 14, en el acceso a San Pedro.

Sin embargo, más tarde decidieron trasladarse hasta la tercera trocha, ubicada a más de 15 kilómetros de la zona urbana, a pocos metros de Terciados Paraíso y donde interviene la comisaría Primera local.

Si bien no están permitidos este tipo de reuniones por el contexto epidemiológico del coronavirus, no existen controles estrictos en dicha zona. Precisamente este domingo, la aglomeración de autos con sonidos fuertes y personas en la colectora de San Pedro terminó con un control policial.

Todo esto luego del reclamo realizado por vecinos que se mostraron indignados de que este tipo de encuentres se realicen en el momento en que aumentan la cantidad de contagios por Covid-19.

Ataque desconocido

Sobre los responsables de la agresión, Pablo sostuvo que “fueron dos disparos, creo que vinieron desde una moto que estaba cerca y después de girar en U se fueron. Pero no vimos quienes eran ni nada de eso, cuando llegamos ya había gente. No sé si antes había pasado algo entre los que ya estaban o qué”.

Sobre el estado de salud de los heridos, los cuatro varones recibieron el alta, mientras que Florencia y Camila permanecen en observación en el Samic, aguardando el resultado de estudios clínicos que determinen la ubicación de los plomos que ingresaron por sus espaldas.

“Mi hija tiene seis perdigones en el cuerpo, uno en la zona de un riñón y otro sobre la columna vertebral, son los más comprometidos, y otros cuatro en la pierna derecha. En las próximas horas los cirujanos deciden si pueden sacarle esos restos”, comentó Gladis C., madre de Camila.

“Una vez que se recuperen, estuvimos hablando ya con el padre de Florencia, veremos qué hacer porque no podemos dejar esto así nomás, vamos a tomar todas las medidas. Hoy pasó con nuestras hijas, gracias a Dios no están muertas, pero podría ser peor sólo porque a alguien se le ocurre salir a los tiros nomas” aseguró Gladis.
Te puede interesar
Ultimas noticias