jueves 29 de octubre de 2020
Cielo claro 24.5ºc | Posadas

OTC y el desafío de sacar provecho del contexto

lunes 21 de septiembre de 2020 | 5:00hs.
Leandro Hiriart no fijó objetivos, pero sí prioridades para su OTC versión Liga Nacional.
Diego Vain

Por Diego Vain [email protected]

Del contexto adverso que presenta la pandemia de coronavirus se puede sacar algo bueno. En medio de la crisis, también está la chance de sacar provecho. En ese lugar se pone Leandro Hiriart, mientras prepara su versión de OTC para la Liga Nacional.

El entrenador del Celeste no quiere quejas. Tampoco busca atenuantes. El rosarino espera sacarle el jugo a una situación que igualará a todos los equipos de la elite del básquet argentino.

“Es difícil planificar o fijar un objetivo. Va a ser un torneo nuevo para los 20 equipos. Si bien la primera temporada para los equipos que inician es de adaptación, dada la coyuntura, la forma de juego, del torneo, los otros rosters (planteles), el valor del dólar y otros factores, hacen que hoy sea difícil definir el objetivo. Sí, como algo general e integral, queremos hacer pie en la categoría para que sea algo el inicio de un camino largo”, reflexionó Hiriart.

El entrenador de OTC va poniendo las fichas en su lugar, de a poco, pero sin pedir minuto y con contundencia: “Lo que necesitamos es adaptarnos, sin quejarnos”.

“A partir del contexto de competencia, en este marco de dificultades, que son externas y que nadie elige, adaptarnos de la mejor manera para que en algún momento, este contexto extraordinario termine generándonos ventajas a nosotros en la competencia y no frustraciones”, analizó.

“Son un montón de variables que vamos a tener que contemplar. Muchas será nuevas y si estamos fuertes, preparados y con la motivación ganándole a las adversidades, en algún punto, no solamente una vez, va a ser ventaja en este contexto sobre otros equipos”, ahondó el santafesino, que apuesta por las virtudes de su equipo.

En condiciones normales, es decir sin Covid-19, sin pandemia, sin cuarentena, para OTC hubiese sido un año de desventajas respecto de los equipos que llevan años jugando la Liga Nacional y que fueron mejorando su estructura interna. Pero el destino quiso que este 2020 sea, pese a las condiciones externas, un año de mucha alegría para el Celeste y también de oportunidades únicas.

Por eso, más allá de lo físico, habrá un punto que será vital. Prepararse para los infinitos escenarios que se presentarán cuando la delegación de OTC se meta en la burbuja sanitaria de Córdoba, donde se jugará de noviembre a diciembre una primera etapa de la Liga Nacional.

“La cabeza va a jugar un rol fundamental. Son, inicialmente, 18 partidos en 38 días, sin vida social (por la burbuja sanitaria), sólo de equipo, con resultados deportivos prácticamente a diario y con una convivencia sin factores externos. Entonces, va a ser muy importante la preparación no solamente antes, sino después del partido. Sabiendo que no habrá mucho tiempo de recuperación y que, rápidamente, habrá que poner la cabeza en el siguiente encuentro. Lo mental, al igual que lo físico, va a ser preponderante”, aseguró Hiriart, quien se imagina en esa burbuja.

Gestionar la realidad

En un año lleno de incertidumbres, OTC trató de generar más certezas que dudas. Por eso la continuidad de Hiriart. Por eso el armado desde hace ya varias semanas del plantel. Por eso también desde el club buscaron jugadores a nivel de Liga Argentina y Liga Nacional. Para ver si todo eso rindió sus frutos habrá que esperar, pero el que mejor adapte la cabeza a la nueva normalidad será el principal beneficiado.

“Nadie eligió este contexto y nadie elegiría jugar de esta manera. Pero podemos encontrar falencias o lamentarse por las condiciones en las que se va a desarrollar la competencia o asumir la realidad y gestionarla”, expresó Hiriart y valoró el esfuerzo dirigencial para volver a jugar: “No se elige. Es lo que se puede hacer en un contexto de pandemia, en el que se está tratando, bajo todos los medios, con todas las gestiones, de poder jugar, de volver a la competencia. Los dirigentes están haciendo todo lo posible. Por supuesto que no es lo ideal”.

En medio de esas condiciones, el entrenador ve lo positivo: “A nosotros nos pagan el sueldo para gestionar la realidad. En base a eso no solamente tenemos que gestionarla, sino también aprovechar alguna ventaja”.

“Al ser nuevos, en un contexto nuevo, va a terminar siendo al menos positivo para nosotros. Todos vamos a tener que sufrir, de alguna forma, el tener que adaptarnos a algo que nunca vivimos”, analizó en referencia al resto de los equipos.

En cuanto a lo que significará pasar de la Liga Argentina a la Liga Nacional, Hiriart enumeró ciertos puntos que para él son clave y que definirán el rumbo de su equipo y la manera de planificar una temporada que será histórica.

“A priori, con el cambio de categoría ya no vamos a poder jugar igual. En segundo lugar, el componente físico y táctico va a ser más elevado, porque la categoría lo presenta. En tercer lugar, no sólo por la categoría y por cómo se va a jugar, con tantos partidos en tan poco tiempo, tener a doce jugadores que puedan entrar a la cancha va a ser fundamental. El año pasado, aún siendo otra categoría, el equipo era más corto”, explicó el entrenador

Lejos de poner excusas o de sentirse inferior por llegar desde la Liga Argentina, Hiriart redobla la apuesta. Quiere convertir el contexto adverso en una virtud para superar ese tiempo de adaptación. Mientras espera completar su plantel y el día de inicio de la Liga Nacional, el rosarino se prepara e imagina todos los escenarios para dar pelea.
Te puede interesar
Ultimas noticias