lunes 19 de octubre de 2020
Cielo claro 32ºc | Posadas

Una prueba piloto que homenajeó las raíces

lunes 07 de septiembre de 2020 | 7:00hs.
Por las restricciones, algunas colectividades como la polaca tuvieron que reconvertirse desde lo gastronómico y con novedades en sus exposiciones. Ayer concluyó Oberá Inmigrante.
‘Oberá Inmigrante, viví el parque’ se llevó a cabo este fin de semana con un gran homenaje a los inmigrantes. Y, aunque la celebración debió adecuarse a la nueva normalidad que conlleva la pandemia por coronavirus, las colectividades pudieron agasajar a quienes llegaron a esta tierra desde distintas partes del mundo pero con un mismo objetivo: forjar un futuro mejor.

El evento fue considerado como una prueba piloto de lo que podría ser la gran fiesta en caso de que se realice en noviembre. Y, más allá del ánimo y el entusiasmo que reinaron durante los tres días de festejo, el balance económico final varía de acuerdo a las actividades de cada casa.

Algunas colectividades abrieron sus restaurantes para trabajar mediante reservas previas y de esa manera lograron costear los gastos generados. Otras casas abrieron sus kioscos y puestos de comida al paso, pero no lograron buenas ventas. Ello debido a la poca concurrencia de público en el Parque de las Naciones.

De todas maneras, los números todavía no están cerrados y esta semana se reunirá Federación de Colectividades con los representantes de las casas para redondear un balance final.

En ese sentido, Juan Hultgren, presidente de Federación de Colectividades, destacó a El Territorio: “Creo que se realizó un buen trabajo. Se cumplió con los controles y protocolos necesarios y en ese sentido fue un evento muy positivo”.

Sin embargo, el número de visitantes fue menor a lo esperado. “La concurrencia fue mínima, esperábamos hasta 500 personas, pero no llegamos a esa cifra. De todas formas, creo que fue un buen paso para seguir trabajando con los protocolos para la posible realización en noviembre”, continuó.

El balance de cada colectividades varía de acuerdo a las actividades que planificaron para este fin de semana. Algunas casas decidieron ofrecer espectáculos en vivo y reservas anticipadas.

La alemana, por ejemplo, aseguró un balance positivo tras la buena venta de chopps de cerveza artesanal y platos típicos.

Algo similar sucedió en la casa de República Checa. “Desde hace un tiempo venimos apostando a las peñas y eso fue lo que decidimos hacer esta vez. La casa trabajó bien, con el espectáculo de Pablo y su Grupo, agregamos un día más de show con venta de tarjeta y completamos todas las mesas”, manifestó Rosalía Stynka, presidenta de la colectividad.

En tanto, las colectividades que apostaron a los kioscos no tuvieron buena experiencia con las ventas. “No vendimos lo que deseamos y tampoco llegamos a cubrir lo que se gastó. Si no contamos con el apoyo de los visitantes, no creo que podamos planificar y costear el evento en noviembre”, reflexionó Alejandro Quesini, presidente de la colectividad árabe.

“Tuvimos visitas de una familia de Posadas y dos de Oberá, pero no vendimos nada. Los socios tuvimos que absorber los gastos del kiosco. Pensamos que el día del desfile iba a llegar mucha gente al parque, pero lamentablemente no fue así”, manifestó, por su parte, Gloria Miguel, presidenta de la colectividad portuguesa.

Ayer, en su última jornada, las colectividades apostaron a los almuerzos reservados, como los que se realizaron en las casas rusa, nórdica, española, checa, alemana y ucraniana.

Ahora resta esperar que federación y colectividades participen de una reunión en conjunto para evaluar cómo continúan en la planificación del evento de noviembre próximo.
Ultimas noticias