martes 19 de octubre de 2021
Cielo claro 20.7ºc | Posadas

Los procedimientos con las epidemias en los pueblos de guaraníes

domingo 21 de junio de 2020 | 6:00hs.
Los procedimientos con las epidemias en los pueblos de guaraníes
Alfredo Poenitz

Por Alfredo Poenitz Historiador

La atribución de las causas de las enfermedades de transmisión social a las bacterias y virus recién comenzó a tener difusión en el mundo médico a fines del siglo XIX, coincidente con la Segunda Revolución Industrial que permitió, entre otros grandes adelantos, avances en las ciencias de la salud.
En las Misiones Jesuíticas, donde hubo epidemias muy graves, especialmente de viruela, pero también de otras enfermedades como el sarampión, que provocó grandes mortandades, se utilizó en algunos pueblos, como iniciativa de algunos sacerdotes, el método de la cuarentena, que ya tenía una larga historia en Europa. En una de las más graves epidemias de viruela, a principios de la década de 1630, las Cartas Anuas informan que en el pueblo de San Nicolás, “…por la industria y solicitud del Padre Silverio Pastor que la tuvo a su cargo… hizo levantar media legua fuera del pueblo unas chozas acomodadas donde hacía llevar con grande diligencia todos los que se sentían tocados y enviándoles un Alcalde del pueblo que siempre les asistiese y diligentes enfermeros que les sirviesen y diesen aviso al Padre de todas sus necesidades espirituales y corporales. Puso gran cuidado que ninguno otro aunque fuesen de sus parientes les visitase por ser el mal tan contagioso…”
En el período misional, tres epidemias consecutivas diezmaron la población guaraní durante la década de 1730. La propagación de ellas no fue sólo una consecuencia de falta de procedimientos eficaces para combatir esas epidemias, sino también la rápida extensión de las enfermedades en pueblos que estaban muy comunicados a partir de rápidas vías como las fluviales. Del mismo modo el traslado de soldados guaraníes a defender guarniciones españolas tornaba insostenible el avance de las enfermedades.
En general durante todo el período jesuítico el tratamiento de las enfermedades se hacía en base a las teorías de húmero y miasma. La teoría del húmero sostiene que la enfermedad es una consecuencia de los desequilibrios en los cuatro humores básicos (sangre, flema, cólera y melancolía). La teoría de los miasmas sostenía que las pestes eran una consecuencia de la emanación de gases tóxicos de los cuerpos en descomposición. Por ello, el remedio utilizado era el de enterrar lo más profundamente posible los cuerpos. El método de la sangría también era común. Consistía en extraer sangre para reducir la fiebre, considerando que la fiebre era una manifestación de sangre caliente y podría paliarse mediante su extracción.
La inoculación por variolación fue un método muy eficaz pero comenzó a utilizarse a fines del siglo XVIII, cuando ya los Jesuitas habían sido expulsados de estas tierras. Era un método derivado de prácticas populares en China y el Medio Oriente. Consistía en sacar pus de una pústula de viruela, e inyectarlo en el cuerpo de un individuo sano para provocar una infección leve. Fue utilizado con singular éxito inicialmente en las Misiones de la Baja California, mientras que en las Misiones de Guaraníes se utilizó este método en la grave epidemia de 1785. Diez años más tarde, en 1796, un médico en Yapeyú inoculó 126 guaraníes en San Borja, muriendo quince de los inyectados, pero por complicaciones de otras enfermedades como las venéreas.
En 1798 el médico inglés Edward Jenner logró descubrir una nueva vacuna contra la viruela. Jenner había observado que, durante una epidemia de viruela en Inglaterra, las mujeres que ordeñaban las vacas no habían contraído la viruela vacuna, por lo que dedujo que habían sido contagiadas con una infección leve en el contacto con la leche de las vacas, adquiriendo inmunidad. Los primeros experimentos se realizaron en 1796 con singular éxito. Introducida en América en 1803, la vacuna de Jenner prácticamente terminó con el problema de la viruela en las comunidades indígenas del continente. El método consistió en inocular pus de las pústulas de la viruela de las vacas, desarrolladas en brazos de niños traídos desde Europa a niños indígenas.
A pesar del eficaz método del doctor. Jenner, recién la viruela fue erradicada del mundo en 1977, siendo los últimos casos aparecidos en Somalía.
Durante los siglos XVII y XVIII la viruela, el sarampión, las enfermedades venéreas habían contagiado y matado a miles de guaraníes en las misiones del Paraguay, y las técnicas utilizadas para combatir la enfermedad fueron generalmente ineficaces.
Te puede interesar
Ultimas noticias